Regulación polémica

Clamor de la restauración de Barcelona contra la prohibición de fumar en terrazas

El sector cree que son espacios de convivencia entre fumadores y no fumadores y destaca que las incidencias son anecdóticas

Clientes fumando en una terraza de bar de Barcelona.

Clientes fumando en una terraza de bar de Barcelona. / ELISENDA PONS

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La confirmación de que la Conselleria de Salut prohibirá fumar en las terrazas de bares y restaurantes en 2023 abre una nueva trinchera en el caso de la restauración de Barcelona, que ya mantiene una guerra con el ayuntamiento contra los recortes horarios y por la denegación mayoritaria de las terrazas extraordinarias que se autorizaron durante la pandemia. Para los más de 10.000 negocios de la ciudad, supondrá una nueva limitación a su actividad, que en un 88,2% de los casos (según una encuesta sectorial) contemplan como perjudicial o muy perjudicial para ellos.

El sondeo realizado a instancias del Gremi de Restauració de Barcelona, parte de cuyos resultados ya avanzó este diario, incluye varias preguntas sobre el tabaco y las terrazas. El 92,4% de los 738 entrevistados (a través de una empresa externa) opinan que las terrazas al aire libre son precisamente un espacio de convivencia entre fumadores y no fumadores. Solo un 4,2% mantienen lo contrario.

Preguntados sobre si han registrado incidencias entre los dos perfiles de clientes en sus veladores, un 92% aseguran que no, mientras que un 5,6% apuntan que sí de forma anecdótica, mientras que solo un 0,1% las califica de habituales.

La posición de la Generalitat, que se reafirma en su idea de prohibir el tabaco en estos espacios a la fresca ha sentado mal a los operadores. Solo un 0,1% lo ven positivo, frente al 8,4% que lo cree irrelevante, el 33,1% que piensan que será perjudicial para su actividad, y el 55,1% que claman que será muy perjudicial, en un momento en que estos espacios son clave para su facturación, desde la crisis sanitaria.

Rechazo a los recortes

La patronal ha aprovechado la ocasión para testar el parecer de los afectados respecto al horario de las terrazas, que se está recortando en las llamadas 'zonas tensionadas' como Enric Granados o plazas de Gràcia. En este sentido, perder una hora de actividad es considerado perjudicial o muy perjudicial por el 90,6% de los empresarios, que cierran filas en torno a este tema. Cabe recordar que el sondeo se ha realizado en los 10 distritos, y que la gran mayoría (95,8%) de encuestados tienen un local, frente al 3,7% con dos, y el 0,5% con más de tres.

El director del gremio, Roger Pallarols, recuerda que en un sondeo realizado entre clientes en octubre de 2021, la mayor parte (77%) también consideraban los veladores como un espacio de convivencia no problemático. "Si ni restauradores ni clientes son partidarios de que se prohíba fumar en las terrazas, ¿no es la opinión de los usuarios la que se debería tener en cuenta?", sugiere. Sin cuestionar los efectos nocivos del tabaco, este representante opina que el veto perjudicará a la marcha de los negocios.

Paralelamente, una vez más, insiste en reclamar al consistorio que cumpla con los compromisos adquiridos sobre los horarios generales para las terrazas en la ordenanza consensuada con Colau y que escuche también la voz de los miles de clientes que utilizan cotidianamente estos espacios en las calles y plazas de la ciudad.