Conflicto reabierto

La hostelería denuncia la denegación del 99% de 'terrazas covid' en Ciutat Vella

  • El Gremi de Restauració critica que en el conjunto de la ciudad se estén rechazando el 80% de los veladores autorizados durante la pandemia

  • El gobierno municipal se comprometió a la consolidación de la mayoría de ellas, sobre todo si estaban situadas en la calzada

Uno de los prototipos de nuevas terrazas de Barcelona que sustituyen los bloques de hormigón, en Portal Nou, 23, creada por Urbadis Microarquitectura.

Uno de los prototipos de nuevas terrazas de Barcelona que sustituyen los bloques de hormigón, en Portal Nou, 23, creada por Urbadis Microarquitectura. / JORDI OTIX

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

El temor expresado por el sector de la restauración hace varias semanas, cuando comenzaron a trascender decenas de denegaciones para la continuidad de las llamadas 'terrazas covid', autorizadas o ampliadas excepcionalmente durante la pandemia, se está confirmando con cifras. El Gremi de Restauració de Barcelona denuncia que el ayuntamiento las está rechazando de manera "masiva": En el conjunto de la ciudad hasta ahora se habrían tramitado cuatro de cada 10 (sobre un total que más de 2.800), con un el porcentaje del 80% descartadas. El conflicto se agrava en el distrito central, en Ciutat Vella, donde con la mayoría de expedientes resueltos el suspenso alcanza al 99% hasta ahora, subraya. Fuentes municipales han replicado que cuando finalice el proceso la proporción de será menor.

La patronal pone énfasis a que solo un 6% de las terrazas denegadas se ubica en las consideradas “zonas saturadas” por el consistorio, donde no se mantendrá ninguna de las permitidas extraordinariamente, al considerar que hay una excesiva concentración de mesas y sillas. Por contra, estiman que más del 70% de las descartes se deberían a una "aplicación incorrecta de la ordenanza". Por ejemplo, para "hacer creer que la terraza no puede sobrepasar los límites de la fachada del local cuando, en realidad, la normativa es flexible y sí lo permite de manera exprés".

El Gremi afirma que tras tener acceso a los datos oficiales aprecian incumplimientos en los compromisos "inequívocos" adquiridos por el ayuntamiento. En Ciutat Vella, con un 85% de los expedientes resueltos, la denegación resulta prácticamente sistemática pese a que en su día los pemisos extra ya fueron "muy restrictivos". Su director, Roger Pallarols, recuerda que la modificación de la ordenanza al respecto ha supuesto también homologar cuatro modelos de plataforma y "animar al sector a pedir la regularización".

A su juicio, en el último año, "el gobierno ha alimentado con constantes promesas públicas una expectativa que los restauradores han acogido con esperanza. Denegar sistemáticamente y sin justificación, como se está haciendo, significará haber engañado el sector".

Flexibilidad "desvirtuada"

Ciutat Vella no puede permanecer al margen del compromiso político que han asumido la alcaldesa y los dos primeros tenientes de alcaldía. No puede ir por libre", agrega respecto al territorio que tripula el concejal Jordi Rabassa. "Hemos pedido al gobierno, por escrito, que reconduzca la catastrófica situación actual, en toda la ciudad y muy especialmente en Ciutat Vella".

La entidad afirma que luchará para que en todos los distritos se apliquen los criterios técnicos "de forma homogénea" y "coherente con la flexibilidad que proclama la ordenanza”. El colectivo sospecha que las denegaciones en la zona del centro son sistemáticas porque en lugar de argumentarse en base a un análisis concreto de cada caso --como se anunció--, "se está utilizando lo mismo escrito para todos los casos, una justificación calculadamente ambigua que prescinde por completo de las particularidades de cada lugar", dice Pallarols, quien cree que se ha "desvirtuado" esa prometida flexibilización.

Consideran, además, que "el ejercicio de la potestad discrecional por parte de la administración no exime de motivar adecuadamente el sentido de la resolución, especialmente cuando es denegatorio". "Es una mala praxis arbitraria, contraria a los principios democráticos que tienen que presidir la actuación de los poderes públicos", argumentan sus servicios técnicos.

Desde el ayuntamiento han replicado que estos días Ciutat Vella está comunicando tanto aprobaciones como denegaciones, tras lo cual los interesados pueden alegar. Aunque no darán cifras definitivas hasta el final del proceso, avanzan que las rechazadas al final serán "menos del 99%".

Operativa cuestionada

Noticias relacionadas

Otra cuestión que ha hecho desenterrar el hacha de guerra al sector, como ya sucediera en el anterior mandato de Colau, es el proceso iniciado por el gobierno municipal para modificar el Manual operativo vinculado a la ordenanza de terrazas que fue revisada y aprobada en 2018. Dicho elemento habría quedado desfasado y debía reformularse, pero el sector de la hostelería local mantiene que "se está aprovechando la ocasión para introducir restricciones que de facto contradicen la ordenanza". La patronal aprecia que ello choca con el posicionamiento del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que, " en varias sentencias recientes, ha declarado que el Manual no tiene rango normativo" sino organizativo y didáctico.

En este sentido, Pallarols ve "completamente antidemocrático" ese proceder. "El gobierno, probablemente animado por el funcionariado más reaccionario, está intentando desautorizar el pleno municipal". Cree que "se está intentando recuperar, entre otros, el régimen de las distancias, rígido e inflexible", lo que "aboca de nuevo al conflicto entre el gobierno y el sector de la restauración en bloque". Si el equipo de Colau no rectifica, anuncian que lo impugnarán ante la justicia.