Semana Santa bulliciosa

Barcelona resurge de la pandemia con un 'boom' de turistas

Miles de extranjeros vuelven a llenar las calles, los monumentos y las terrazas de la ciudad

Turistas en la Sagrada Família, el pasado abril.

Turistas en la Sagrada Família, el pasado abril. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
Alba Casanovas Torre
Alba Casanovas Torre

Periodista

ver +

La Barcelona turística ha vuelto. La de calles abarrotadas, la de fotografías por doquier y la de las terrazas llenas. La Barcelona que no se veía desde el 14 de marzo de 2020, cuando se decretó el confinamiento por el covid. La ciudad ha vuelto a brillar con la llegada de miles de turistas durante esta segunda mitad de la Semana Santa. Una multitud llena los puntos céntricos y claves de la urbe, hasta el punto de que la Sagrada Família y el Park Güell han agotado las entradas para este viernes a primera hora y apenas queda un puñado a la venta para el sábado. La reactivación turística en Semana Santa será la antesala de una primavera extraordinaria en Barcelona.

El trantrán de las maletas ha sido el despertador de este viernes, junto con algún que otro grito victorioso de los aficionados del Eintranch de Frankfurt que aún seguían de fiesta por el centro de la ciudad. “Acabamos de llegar de Miami. Hemos subido caminando por la Rambla y ha sido un paseo precioso”, han explicado Roberto Pérez y Mercedes Pedraja antes de coger el bus turístico que les descubriría “todo lo que dé tiempo” de la ciudad.

Como ellos, Marcus Linnen está disfrutando de Barcelona desde el lunes y lo hará con su familia hasta el sábado. Eso sí, el motivo de su visita fue el partido de la Europe League que enfrentó el jueves al Eintrach contra el Barça. “Nos ha sorprendido la gastronomía de Barcelona”, relata mientras luce la camiseta del equipo alemán. “Es la primera vez que visitamos Barcelona. Hemos planificado casi todos los días con diferentes planes y actividades”, añade mientras busca cómo llegar al Park Güell.  

Manda el turismo extranjero

Aunque los turistas extranjeros tiñen la ciudad, los nacionales también se dejan ver. Es el caso de Cristina Torres, que convenció a su familia para pasar estos días festivos en Barcelona y no en otro lugar. Junto con su marido y sus hijos, de 14 y 12 años, ha visitado la Sagrada Família. Llegaron el jueves desde Zaragoza y disfrutan del “trato genial” que les está ofreciendo la ciudad hasta el domingo, han comentado.

Noticias relacionadas

En el monumento de Gaudí había gente a raudales y los buses turísticos acumulaban colas de pasajeros que tenían que esperar al siguiente turno. Aun así, tampoco han recuperado el ritmo de antes de la pandemia. “No tenemos la frecuencia habitual. Antes de 2020, pasaba un bus cada 10 minutos. Ahora pasan cada 15 y 17 minutos. Además, los trabajadores discontinuos de la empresa salimos del erte hace apenas dos semanas”, explica Alex, promotor turístico de la empresa Barcelona City Tour, que cifra el volumen de pasajeros durante estos días en un 80% respecto a la prepandemia.

Menos ventas pese al bullicio de gente

Pese a la multitud, los comerciantes de la zona aseguran que no han recuperado las vendas de antes de la crisis sanitaria. Las tiendas y paradas de suvenires de la zona que han sobrevivido a dos años sin turismo aseguran que esta Semana Santa venderán entre un 30% y un 50%  respecto al volumen de negocio que tuvieron en 2019.  “Hay mucha gente, sí, pero está estresada y preocupada”, observa Stanislav, que vende abanicos e imanes a los pies de la Sagrada Família.