HISTORIAS METROPOLITANAS... 16

La lucha por el (poco) espacio en L'Hospitalet

La plataforma Salvemos Cosme Toda critica la construcción de 32 nuevos bloques (casi 1.400 pisos) en una de la ciudades más densas de Europa y con mayor necesidad de zonas verdes

L'Hospitalet de Llobregat 09/03/2022 Barcelona Historias metropolitanas (16): 'La lluita de Cosme Toda contra la massifiació de L'Hospitalet' o la llucha de Cosme Toda contra la masifiación de L'Hospitalet, construyen pisos en edificios de 9 plantas, en los terrenos de la antigua boveda ( C/ Enric Prat de la Riba, 56) y fabricas de debajo la via del tren. Vecinos protestan, por la masificación y ausencia de zonas verdes. FOTO DE RICARD CUGAT

L'Hospitalet de Llobregat 09/03/2022 Barcelona Historias metropolitanas (16): 'La lluita de Cosme Toda contra la massifiació de L'Hospitalet' o la llucha de Cosme Toda contra la masifiación de L'Hospitalet, construyen pisos en edificios de 9 plantas, en los terrenos de la antigua boveda ( C/ Enric Prat de la Riba, 56) y fabricas de debajo la via del tren. Vecinos protestan, por la masificación y ausencia de zonas verdes. FOTO DE RICARD CUGAT / RICARD CUGAT

Helena López

Helena López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los contrastes habituales en cualquier gran ciudad muestran en este rincón de L'Hospitalet una especial dureza. Por debajo, a escasísimos metros, los vecinos de ocho de los conocidos como bloques Ciutat Comtal viven en viviendas apuntaladas por serias deficiencias estructurales. Puntales que pueden verse desde la calle, por sus pequeños balcones, tras el imposible 'tetris' de bicicletas y la ropa tendida. Por encima, igual de cerca pero en la otra dirección, los famosos bloques de La Florida, una de las zonas más empobrecidas del área metropolitana de Barcelona, escenario de las canciones de Morad. En medio, tras la nave central de la vieja (y bella) fábrica de cerámica Cosme Toda, altísimas grúas han empezado a levantar los primeros de los 30 edificios de hasta 14 plantas previstos en el plan urbanístico de la zona; un plan que, cuando esté terminado, supondrá la llegada de casi 4.000 vecinos -son 1.400 nuevos pisos-, en una de las ciudades más densas, más duras y menos verdes de toda Europa.

"A L'Hospitalet nos está llegando todo aquello que las políticas de Barcelona están intentando frenar. Nos hemos convertido en el paraíso de los especuladores", reflexiona Silvia Cubet, una las vecinas que forma parte de la plataforma Salvem Cosme Toda-Stop Masificación. Pasea tras tras la vieja fábrica (declarada Bien Cultural de Interés Local), junto a los impresionantes hornos al descubierto por las obras, una suerte de informal (y precario) museo fabril al aire libre. "Cosme Toda es obra de Ramon Puig i Gairalt, durante años el arquitecto municipal de L'Hospitalet. Este edificio y su historia son un tesoro, cualquier otra ciudad iría loca por convertirla en el museo de la cerámica", señala Eulàlia Panyella, compañera de lucha de Cubet.

Cosme Toda

Bloques y grúas en L'Hospitalet, hace unos días. / RICARD CUGAT

A ojos de los vecinos que forman parte de la plataforma, el plan urbanístico ya en marcha significa "enterrar una oportunidad única para crear un gran parque en L'Hospitalet", ciudad con 264.657 habitantes en la que viven 21.343 personas por kilómetro cuadrado y que durante el confinamiento perimetral lo pasaron realmente mal. "Han seguido la misma lógica de siempre. Pisos y más pisos. La reconversión de los antiguos terrenos industriales eran una gran ocasión para transformar estos terrenos en un gran parque urbano, una de las grandes necesidades de esta ciudad, concebida como la ciudad del tocho", subraya Cubet.

Picnic reivindicativo

Pese a que la construcción de los nuevos bloques es ya una realidad imparable, la plataforma sigue activa. Este fin de semana tenían previsto realizar un (irónico) picnic reivindicativo -aplazado una vez más por la lluvia- en el lugar para denunciar "lo duro de la hipotética zona verde ganada". Ciertamente, son árboles plantados y plantas plantados en medio del cemento.

El primer teniente de alcalde de la segunda ciudad catalana, Francesc Josep Belver, defiende la polémica operación poniendo sobre la mesa algunas cifras. Necesario contexto, lo define. "El 100% de estos terrenos eran privados. La ciudad aquí no tenía un palmo de tierra. Tras hablar con los propietarios para negociar su transformación, la ciudad ha ganado 9.000 metros cuadrados de equipamientos y 15.000 de zona verde. Con esta operación pasamos de cero metros a 15.000 de zona verde, aquí no hay debate", afirma el edil.

L'Hospitalet de Llobregat 09/03/2022 Barcelona Historias metropolitanas (16): 'La lluita de Cosme Toda contra la massifiació de L'Hospitalet' o la llucha de Cosme Toda contra la masifiación de L'Hospitalet, construyen pisos en edificios de 9 plantas, en los terrenos de la antigua boveda ( C/ Enric Prat de la Riba, 56) y fabricas de debajo la via del tren. Vecinos protestan, por la masificación y ausencia de zonas verdes. FOTO DE RICARD CUGAT

Algunos de los activistas de la plataforma vecinal Salvem Cosme Toda hace unos días. / RICARD CUGAT

Desde la plataforma niegan que no haya debate, partiendo de que su concepto de "zona verde" es, aseguran, completamente diferente al del concejal. "Mientras nosotros reivindicamos parques y jardines urbanos donde la naturaleza sea el eje central, el ayuntamiento apuesta por zonas de paso cementadas con la mínima expresión de árboles y plantas. Cosme Toda es el reflejo de una oportunidad perdida para un gran parque urbano real", responden desde Salvemos Cosme Toda-Stop Masificación.

En cuanto a los 9.000 metros cuadrados de equipamientos ganados con la operación, el vecindario organizado critica también las "dos velocidades del proceso". "Mientras los pisos avanzan rápido, la cesión de los equipamientos sigue sin firmarse mientras el patrimonio se deteriora. Tenemos tanto la nave central de Cosme Toda, como la casa del director, Can Batllori y Can Llopis tapiados y cada día en peor estado, sin un proyecto claro", denuncian.

Cosme Toda

Nave desalojada hace unas semanas en la que vivían decenas de personas sin hogar en cuyos terrenos se levantarán más pisos. / RICARD CUGAt

Necesidad de vivienda pública

Otro de los argumentos que Belver esgrime para defender la construcción de los nuevos bloques es la necesidad de ampliar el parque público de vivienda. "Uno de cada tres nuevos pisos tendrá algún tipo de protección", señala orgulloso el edil, quien recuerda también que el plan se aprobó en los años 2006 y 2007, momento en el que "incluso ICV-EUiA y ERC votaron a favor", y contó también con el visto bueno de la asociación de vecinos de Sant Josep.

Sobre la altura de los macrobloques, otro de los temas, el teniente de alcalde defiende que los bloques altos, construir en vertical, permite ganar más espacio público, una de las grandes demandas de la ciudadanía. "Si construyo en altura libero suelo. Esta ciudad si tiene una falta es la de lograr suelo. No es una equivocación, es un plan, hay una intención", concluye recordando que la transformación urbanística prevé también una reserva de suelo para el reivindicado CAP de Sant Josep -ya pactado con la Generalitat-, y para una Escola Bressol Municipal, un Institut Escola y una residencia para personas mayores para los que no hay fecha.