Movilidad urbana

Barcelona sumará 32 kilómetros de carril bici y llegará a los 272

  • Entre las nuevas intervenciones figuran demandas como la de extender la red ciclable en la plaza de Catalunya o el paseo de Maragall

  • El conjunto de obras estará listo entre finales de año y 2023, y cuenta con un presupuesto de 30,8 millones de euros 

Imagen del carril bici del paseo de Sant Joan, ayer viernes.

Imagen del carril bici del paseo de Sant Joan, ayer viernes. / Elisenda Pons

3
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

El número de usuarios de la bicicleta lleva años en aumento en Barcelona, pero la pandemia ha ayudado a dar un salto importante: el pasado setiembre el uso de los carriles bici durante los días laborables supuso un crecimiento del 22,4% respecto a épocas pre-covid. Solo contando los abonados al servicio público, Bicing, la cifra llega ya a los 135.000 usuarios, un 10% de los residentes. Así que, con estas cifras, el ayuntamiento sigue apostando por la movilidad sobre dos ruedas y presenta un nuevo paquete de carriles ciclables: 32,6 kilómetros a añadir a la red actual -240 kilómetros- con intervenciones tan largamente reivindicadas por los ciclistas como la de la plaza de Catalunya o el paseo de Maragall. El primero, imprescindible para comunicar Ciutat Vella y el Eixample; el segundo, para llegar a Horta. Y ambos todavía en estudio pues no se ejecutarán hasta 2022.

Pero no habrá solo crecimiento sino que también habrá arreglo en 11,7 kilómetros ya en funcionamiento. El objetivo de la renovación es claro: “Mejorar la convivencia entre los ciclistas, los peatones y los que utilizan otros medios de transporte, público o privado”, a juicio de Laia Bonet, la nueva teniente de alcalde de Movilidad. Para ello se bajarán de la acera a la calzada -actuación que todos los colectivos exigían- tramos importantes de la Diagonal y de la Gran Via con carriles segregados del tráfico rodado. Entre ellos, el que une la plaza de Espanya y la plaza Cerdà. El carril en cuestión separa el espacio peatonal de los bancos de descanso y es un auténtico suplicio –y peligro- para los vecinos. Por otro lado, en calles como Urgell y Calabria los carriles bidireccionales se desdoblarán. Ello significa que se convertirán en unidireccionales –siguiendo el sentido mar-montaña de la vía- y se crearán corredores nuevos en Villarroel y Viladomat para circular en sentido montaña-mar. La idea es, con el tiempo, acabar con todos los carriles bicis que permiten circular en ambos sentidos y suponen un riesgo para peatones, ciclistas y resto del tráfico.

Del Clot a Sants

Noticias relacionadas

El paquete de actuaciones tiene un recorrido de dos años, desde finales de 2021 hasta 2023, y cuenta con un presupuesto de 30,8 millones de euros. Entre los nuevos corredores figura también la creación de un carril en la calle de Mallorca que permitirá conectar el Clot con la estación de Sants y que  reforzará la conexión Besos-Llobregat que ya realizan los corredores para las dos ruedas de València, Consell de Cent, Diputació, Gran Via y Aragó. En este último,  construido en 2020 y con una media de paso de 2.200 ciclistas diarios, se mejorará la señalización de los giros a la izquierda de algunas confluencias de riesgo, como la de Pau Claris. Con todo lo previsto la malla del centro de la ciudad se dibujará bastante completa pero aún quedará mucho campo por recorrer en los barrios de montaña.

En la zona alta se actuará en arterias como la Via Augusta, que permitirá conectar Sarrià con el Eixample con dos carriles bici unidireccionales; Fabra i Puig, que cruzará la Meridiana para enlazar el casco antiguo de Sant Andreu con la plaza de Virrei Ama, y la avenida de Vallcarca. Esta última forma parte de otro tipo de intervenciones, las que permiten empalmar tramos ya existentes de carril bici y dan unidad y coherencia a la red ciclabe. En este caso el nuevo ramal unirá la plaza de Lesseps con el viaducto de Vallcarca. Y en la Ronda de Sant Pere se alargará el trecho ciclable que ahora discurre entre el Arc de Triomf y la calle de Girona hasta plaza de Urquinaona, y con el tiempo, posiblemente, pase a tener continuidad con la Ronda Universitat y la plaza de Catalunya. En total se actuará sobre 44, 3 kilómetros, 32,6 nuevos y 11,7 ya existentes.