Urbanismo táctico

Barcelona aprueba la modificación de la ordenanza para las terrazas en calzada

  • Tras el 'sí' de la Comisión de Urbanismo y Movilidad, el texto estará un mes en exposición pública y se prevé que el pleno lo apruebe antes de que acabe el año para que las modificaciones entren en vigor el 1 de enero

Terraza ampliada del restaurante Sagardi de Muntaner, 70, creada por Urbadis-Microarquitectura.

Terraza ampliada del restaurante Sagardi de Muntaner, 70, creada por Urbadis-Microarquitectura. / Simone Boccaccio (EPC)

2
Se lee en minutos

La consolidación de las terrazas en la calzada de las calles barcelonesas ha dado un nuevo paso esta tarde con la aprobación por la comisión de Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona de las modificaciones en la ordenanza. Se habilita, por lo tanto, ese nuevo emplazamiento como espacio donde colocar mesas y sillas y que, además, establece que sea la ubicación prioritaria. La solución se implantó como apoyo a la restauración durante la pandemia y no sin polémica por el uso de los bloques de hormigón y pivotes de color amarillo.

La modificación ha contado con los votos favorables del gobierno municipal de BComú y PSC, Cs, PP, BarcelonaXCanvi y la concejala no adscrita Marilén Barceló, y las abstenciones de ERC y JxCat. Ahora el texto estará un mes en exposición pública y se prevé que el pleno lo apruebe antes de que termine el año para que las modificaciones entren en vigor el 1 de enero de 2022.

A partir de esa fecha, entre otros requisitos, todas las terrazas en calzada deberán disponer de una de las plataformas homologadas por el ayuntamiento, situada en cordones de aparcamiento o carriles de circulación que garantice la accesibilidad, la visibilidad, el paso de servicios y el acceso a equipamientos y parkings.

Los permisos excepcionales

Desde mayo de 2020, el consistorio ha concedido 3.668 licencias para nuevas terrazas y ampliaciones excepcionales que han salvado al menos 1.875 puestos de trabajo, según un estudio de la Universidad de Barcelona. Del total de nuevos permisos, 1.588 se han dado en espacios como cordones de aparcamiento, carriles de circulación y chaflanes. La vigencia de los permisos excepcionales de nuevas terrazas y ampliaciones caduca el 31 de diciembre, pero la nueva regulación prevé prorrogarlas automáticamente el 1 de enero y fija un plazo de dos meses desde la entrada en vigor del texto para que los restauradores puedan pedir su continuidad.

Para las implantación definitiva de las nuevas terrazas, el ayuntamiento codiseñó cuatro prototipos de plataformas de ampliación de acera. Los prototipos se han probado este verano en el Eixample, Ciutat Vella y Nou Barris y como resultado se han homologado siete modelos que se adaptan a un chaflán o cordón de aparcamiento. A partir de junio de 2022 los restauradores que quieran mantener las terrazas en calzada que les autorizaron por la pandemia deberán disponer de estas plataformas tanto si la ubican total como parcialmente.

Noticias relacionadas

La instalación de las nuevas plataformas se hará de forma progresiva y a petición de los restauradores, que se podrán acoger a la línea de subvenciones municipal para el cambio. El objetivo que tiene el ayuntamiento es que a lo largo del próximo año desaparezcan de las calles de la ciudad de forma definitiva los bloques de hormigón.

Entre las nuevas especificaciones de los cambios, que se han trabajado en colaboración con el Gremi de Restauració de Barcelona, se determina que el uso de plataformas será obligatorio cuando la terraza se ubique total o parcialmente en la calzada. También se ha regulado la colación de sombrillas (no podrá haber ninguno de sus elementos a menos de 20 cm del límite de la plataforma) y no estará permitido el uso de elementos para frenar el viento. Tampoco se podrán ubicar jardineras entre la plataforma y la acera.