01 nov 2020

Ir a contenido

SEGURIDAD VIAL

La fiscalía investiga los bloques de hormigón que instaló Barcelona en la calle

Un abogado denuncia el peligro que supone estos elementos para los motoristas y ciclistas

El consistorio barcelonés instaló estos improvisados bancos para ampliar espacio para los peatones

J. G. Albalat

Los bloques de hormigón instalados en la calle de Consell de Cent.

Los bloques de hormigón instalados en la calle de Consell de Cent. / FERRAN NADEU

La fiscala de seguridad vial de Barcelona, Isabel López Riera, ha abierto unas diligencias de investigación para esclarecer si los bloques de hormigón instalados por el ayuntamiento de la capital catalana en la calzada de la calle de Consell de Cent (son usados como bancos por los ciudadanos) suponen un peligro para la circulación de los vehículos de motor, tal y como sostiene un informe pericial redactado por un ingeniero de caminos e incorporado a la denuncia presentada por el abogado Daniel Vosseler.

El letrado considera que los hechos podrían ser constitutivos de un delito de prevaricación o contra la seguridad vial, a la vez que subraya que estos bloques deberían ser retirados de su posición actual y ubicados en las aceras existentes o, en su defecto, ser protegidos mediante un sistema de contención que evite el impacto de los vehículos.

El consistorio barcelonés presentó el pasado mes de abril una de las medidas estrella para que el desconfinamiento tras la etapa más dura de la pandemia del covid no impidiera mantener en la calle la distancia de seguridad. La prioridad era que la vuelta al trabajo no conllevara el hacinamiento en la hora punta en el transporte público y evitar en lo posible la vuelta al uso del coche como principal sistema de movilidad. La alcaldesa Ada Colau decidió, de esta manera, la ampliación de aceras en algunas calles, pero no con la señalización con pintura en el suelo de la calzada de los nuevos espacios para transeúntes.

Bancos improvisados

Las tres calles elegidas para esta remodelación viaria fueron las de Consell de Cent, Girona y Rocafort, donde quedó un único carril de tráfico rodado y otro para peatones. Para dividir un espacio y otro se colocaron los ahora polémicos bloques de hormigón que algunos ciudadanos hacen servir como bancos. La oposición de Junts per Catalunya y el PP salieron en tromba para denunciar su peligrosidad. "Retírelo inmediatamente antes que debamos lamentar un accidente, tanto de una motocicleta, una bicicleta o un peatón", exigió Elsa Artadi.

La denuncia presentada ante la fiscalía por Vosseler, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, expone que la ubicación de estos bloques en la calzada en Consell de Cent supone "un obstáculo peligroso para la circulación de vehículos de motor", en concreto para los conductores de motos y bicicletas, "por ser estos los más vulnerables". Esta contundente afirmación se sustenta en un dictamen elaborado por Andrés Luís Romera Zarra, un ingeniero de caminos y auditor de seguridad vial.

Su informe detalla que el reglamento general de circulación de vehículos de motor y seguridad vial señala  que "no se instalará en vías y terrenos objeto de aplicación de la legislación sobre tráfico" ningún "aparato, instalación o construcción", como, a su entender, son los bloques de hormigón de Consell de Cent. En todo caso, si son bancos deberían haber sido ubicados en las aceras, según una orden estatal que regula la utilización de los espacios públicos urbanizados. Sin embargo, la intención municipal era delimitar el carril de circulación de vehículos y el espacio para los peatones. El perito precisa que al no existir normativa a nivel autonómico ni local, debe aplicarse la estatal.

Espacio delimitados

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona, que no tiene constancia de la denuncia, aseguran que los bloque de homigón están situados en un espacio que, todo y estar en la clazada, está claramente diferenciado con la señalización como zona de peatones. Y en este sentido, añadieron que la presencia de estos elementos también ayuda a delimitar el espacio de circulación de vehículos y el de los transuntes.

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez. 

Suscríbete

Desde el consistorio precisaron que donde se han instalado estos bloques, el límite de velocidad es de 30 kilómetros, lo que implica unas mejores condiciones de seguridad viaria y una menor probabilidad de accideentes. Estos elementos, insitieron, incorporan, además, dos aspectos que minimizan los posibles siniestros: las esquinas que están en el lado del carril de coches están redondeadas y tienen elementos reflectantes que mejoran la visibilidad en el horario nocturno.