Sector resucitado

Los cruceros con aforo limitado remontan el vuelo en Barcelona

  • El sector recupera la confianza de los viajeros tras detectarse un porcentaje de casos muy residual en las travesías reiniciadas a final de junio

  • Grandes navieras estadounidenses regresan a la ciudad a partir de este domingo, con la exigencia de vacunación para los pasajeros adultos

El ’MSC Seashore’, que llegó por primera vez a Barcelona la semana pasada, en plena navegación.

El ’MSC Seashore’, que llegó por primera vez a Barcelona la semana pasada, en plena navegación. / ©Fiippo Vinardi

5
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Sin ninguna prisa, pero también sin pausa, los cruceros afianzan día a día los primeros pasos que empezaron a dar a finales de junio en el caso de Barcelona. Las compañías que comenzaron a operar entonces, MSC Cruceros y Costa Cruceros, han registrado un porcentaje "residual" de positivos en covid-19, informa el Port de Barcelona, lo que ha insuflado confianza a todo el sector. Hasta el punto de que grandes navieras estadounidenses regresarán a Europa y en concreto al puerto catalán a partir de este domingo, cuando llega el gigantesco 'Harmony of the Seas' de Royal Caribbean. Del resurgir de las vacaciones en el mar, que en 2019 sumaron 3,2 millones de cruceristas en la ciudad, da fe también el estreno del nuevo barco de MSC, el modernísimo 'Seashore', que desde la semana pasada y hasta noviembre saldrá todos los viernes de la capital catalana.

La zona de golf del 'Harmony of the Seas', en una imagen de archivo de una anterior visita a Barcelona.

/ ALBERT BERTRAN

El buque insignia de la compañía italiana simboliza el avance hacia la normalidad de antes de la pandemia, cuando anualmente se inauguraban buques cada vez más sofisticados. El 'Seashore' será el único recién construido que navegará este verano en España, destaca el director general de MSC Cruceros en el país, Fernando Pacheco, que constata el "compromiso" de la naviera con Barcelona, donde también contará en 2024 con una terminal. Signo de los nuevos tiempos es el hecho de que entre las muchas virguerías que integra la nueva nave, destaca la "tecnología de vanguardia de saneamiento del aire Safe Air, con lámparas UV-C para eliminar virus y bacterias para garantizar un aire limpio y seguro a bordo", se destaca en la ficha del barco.

Esa prioridad de las garantías sanitarias mantiene la restricción de aforos en torno al 70 o 75% como máximo, lo que no deja de ser una ventaja añadida para el viajero, que puede disfrutar de más ratio de espacio del que sería habitual a bordo. La responsable de Cruceros del puerto, Mar Pérez, destaca que los protocolos de las navieras, desarrollados hace meses y la regulación específica del Gobierno para cruceros con ruta internacional se han ejecutado "muy bien" y con buenos resultados, con casos muy residuales de coronavirus. Las tripulaciones están vacunadas y los pasajeros se someten a test antes, durante y tras la travesía, lo que minimiza las incidencias. No obstante, las compañías Royal Caribbean y Norwegian Cruise Line (que vuelve con el 'Epic' en septiembre) exigirán a los mayores de 18 años tener la pauta de vacunación completa, y a los menores un test previo negativo.

Actividad creciente

Desde la próxima semana, Barcelona contará semanalmente como mínimo durante la temporada estival y en algunos casos hasta final de año con los buques 'MSC Grandiosa' y 'MSC Seashore', 'Aida Perla', 'Harmony of the Seas', 'Costa Smeralda' y 'Mein Schiff 2'. Tanto como punto de inicio o final de ruta, como en escala. En septiembre se sumarán el 'Epic', entre otros, e incluso alguna escala de pequeños cruceros de lujo. Las previsiones, no obstante, son casi imposibles. Aunque el sector siempre contrataba sus escalas con más de un año de actividad para programar las ventas con gran antelación, la pandemia ha sacudido todas las operativas y en la actualidad de un día para otro se solicitan llegadas para las siguientes semanas, explica Pérez.

Si todo va bien, no solo irá en aumento la cifra de escalas durante las próximas semanas, sino también de pasajeros, sin sobrepasar nunca el aforo establecido. La jefa de Cruceros aplaude la "línea ascendente" que registra la ciudad, pero a un ritmo suave y controlado. Da por hecho que 2022 aún será un año de recuperación progresiva. De momento, la mayoría de rutas en la zona de Mediterráneo occidental se desarrollan entre España, Francia e Italia.

Un barco homenaje a Nueva York

El barco más novedoso que recalará estos meses en Barcelona, el 'MSC Seashore', que inicia la clase Seaside EVO y se abre más al mar, destaca por su tecnología para "minimizar la huella medioambiental y garantizar emisiones atmosféricas más limpias". Pero también incorpora muchas sorpresas para los adeptos a los megacruceros. Entre las más destacadas, una zona comercial y de entretenimiento llamada Times Square, que como el resto de áreas comunes rinde homenaje a Nueva York. Allí se despliega una pared de leds de 8,5 metros de altura que abarca cuatro cubiertas con proyecciones del skyline de esta parte de Manhattan, cambiante según la hora del día. Convive con una estatua de la libertad de cuatro metros y ambientaciones musicales que cambian a diario.

La zona comercial Times Square del 'MSC Seashore'.

/ Ivan Sarfatti

Esta ciudad flotante de 339 metros de eslora cuenta con seis piscinas, incluida una Infinity que se asoma al océano, y un tobogán de realidad virtual en el parque acuático. Suma 13.000 metros cuadrados de espacio al aire libre, 18 bares y restaurantes, zona infantil con 98 horas de entretenimiento en vivo durante cada crucero, espectáculos originales y otros muchos reclamos. Todo se reserva con aplicaciones y pantallas táctiles con antelación.

Noticias relacionadas

Piscina Infinity del nuevo 'MSC Seashore', que sale los viernes de Barcelona.

/ Ivan Sarfatti

En el ámbito de la sostenibilidad, presume de un sistema híbrido de limpieza de los gases de escape (reducción del 98% de las emisiones de dióxido de azufre); reduce un 90% las de óxido de nitrógeno; permite la conexión eléctrica a tierra en los puertos para minimizar el uso de los motores en los muelles; tiene sistemas avanzados de depuración de aguas residuales; un diseño que minimiza el impacto acústico subacuático de cara a la fauna marina; cuenta con un centro de gestión para siete categorías de residuos, y maximiza la eficiencia energética.