Barceloneando

La plaza más bonita de Barcelona

  • Aquí te da el mismo subidón que a la nueva factura de la luz. La plaza de Sant Gaietá está en los ránkings de “lugares más bonitos” de Pinterest

  • Hace años que los tiestos floridos de una vecina se fotografían con devoción turística. Así conviven los residentes con 'instagramers' y curiosos

Algunos vecinos de la plaza de Sant Gaietà posan delante de los tiestos en flor de Maruja. De izquierda a derecha, Roser y Manel (de pie), María y su hijo Albert, Maruja, Enrico y María con sus dos hijos, Alejandro y, al fondo, Mercè.

Algunos vecinos de la plaza de Sant Gaietà posan delante de los tiestos en flor de Maruja. De izquierda a derecha, Roser y Manel (de pie), María y su hijo Albert, Maruja, Enrico y María con sus dos hijos, Alejandro y, al fondo, Mercè. / LAURA GUERRERO

Se lee en minutos
Ana Sánchez
Ana Sánchez

Periodista

ver +

Aquí te da el mismo subidón que a la nueva factura de la luz. Entras en un callejón sin salida y en unos pocos pasos acabas en un rincón más florido que si hubieras quedado con Blancanieves. A poco que esperes, 10 minutos como mucho, verás asomar al menos un par más de cabezas con disimulo de espía de serie B. Son dos veinteañeras que han venido a hacerse fotos para una marca de moda. “Vienen con ropa y se van cambiando”, dice Maruja con deje rutinario. Hace años que los tiestos de esta vecina de Sarrià se fotografían con devoción turística.

Cómo llegar a la plaza más bonita de Barcelona.

Plaza de Sant Gaietá. Es un nombre que te dirá de carrerilla cualquier 'instagramer' bien informada. La incluyen en los ránkings de “lugares más bonitos” de Pinterest. “La plaza más bonita y desconocida de Barcelona”, la han condecorado en internet. Se extiende por las redes como “el raconet”. El rinconcito. “Uno de los secretos mejor guardados del barrio de Sarrià”. Carnaza para selfis.

El cartel que indica la plaza solo se ve si se camina sin prisas por la calle de Pare Miquel de Sarriá. La callejuela está a unos pocos metros del mercado. Entras con pudor: “¿Se puede pasar?”. Parece un patio privado. Los curiosos suelen pedir perdón a los vecinos más que Jordi Pujol en su último libro. Ojos parpadeantes, la boca abierta. No te la esperas: una plaza minúscula, pavimento a la italiana, flores y flores y flores coloridas. Habrá ¿100 tiestos? “¿Qué más da? El número es lo de menos”. La voz sale de una de las puertas de al lado. Es Maruja. “Yo soy la sufridora”, se presenta.

Maruja busca una flor que cortar. Suele regalar a los curiosos "un puñadito".

/ LAURA GUERRERO

Maruja Alonso. Es la que siempre tiene a mano unas tijeras de podar. 77 años. Habla con el reprís de quien tiene mucho que contar. Vive en la plaza desde hace 34, 35 años, calcula de memoria. “El baño estaba todavía en el patio”, resopla al recordarlo. Cuando ella se mudó, la plaza aún era de tierra. “Estaba sucia y por la noche venían a pincharse”, pone los ojos en blanco. La pavimentaron poco después. “Y empecé a poner plantas. A hacerme un caminito para tener más seguridad”, justifica su afán florido.

En el mini patio de su casa plantó una buganvilla que ya llega hasta el tejado. Enseguida expandió sus tiestos en flor a la plaza pública. “Fui añadiendo más, añadiendo más…”. Ya no sabe ni cuántas plantas tiene. “Este año, como he estado más en casa, he gastado más dinero”, dice. “Rosales, protunias, calibrachoas, lobelias, geranios, begonias”. Te las va enseñando, cortando aquí y allá. Todos los curiosos que se la encuentran en la plaza se van con un “puñadito”, que dice ella. ¿Su secreto? Maruja menea la cabeza. “Cuando me dicen: ‘¿Las hablas?’, yo digo: ‘No, no las castigo –se ríe-. Ya castigo a los demás, que hablo mucho. Yo las cuido”.  

La plaza de Sant Gaietà ha pasado a tener estatus turístico. “Según el aforo establecido semanalmente por Maruja”, bromea Enrico, otro de los vecinos. Suelen toparse con turistas, 'instagramers', curiosos con pose de “pa-ta-ta”, personas mayores de ruta urbana. Aun ahora que tienen una fachada en obras. Da igual, no molesta para los selfis. “Muchos colegios con niños pequeñitos se sientan aquí por la mañana a pintar las flores”, añade Roser. “Y pintores de verdad”, apunta Alejandro. “Una vez vino una pareja a hacerse la foto de boda”, cuenta Maruja. Pero no, los vecinos aún no tienen que salir de casa a lo Kardashian esquivando fotógrafos. “No es todavía una cosa incómoda”, se ríen.

30 años de vecinos

Hoy se han juntado en la placita una decena de vecinos para esta crónica. Sus reuniones se intuyen más entretenidas que las de 'La que se avecina'. Algunos se conocen desde hace 30 años. “Son casas pequeñas - se ríe Mercè-. Te oyes un poco”. Durante el confinamiento se hablaban por los tejados.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

“Cuando nosotros vinimos –Mercè lleva 28 años en la plaza-, venían a fumar los de los coles de aquí al lado”. Y a comer pipas. “Y yo les sacaba la escoba para que barrieran”, se ríe. "En Halloween vienen niños a pedir caramelos -cuenta María junto a su hijo Albert-, les hace gracia poder llamar a tantas puertas". Ellos llevan aquí 15 años.

Aparece Amelia, la madre de Roser. “Desde el año 60 aquí viviendo”, suspira. Tiene 86. Ha visto de todo. “De todo”. Y te agarra del antebrazo, que es como se confían los mejores recuerdos. “¡Mira!”. Te lleva a su puerta. “Hasta aquí llegaba la nieve”, indica un metro holgado. Aquí vivió la nevada del siglo: la del 62.

La plaza de Sant Gaietà, en los años 60.

/ JOSEP MARIA ROIG

“Nosotros somos los más antiguos –detalla Roser-. Esta es una casa reedificada en 1800 –señala su edificio-. Y hay escrituras que han encontrado de 1400. Somos la 13ª generación de la misma familia que vivimos aquí”.

Ahora entra en la placita una nonagenaria en silla de ruedas. “María Jesús Aguado”, se presenta con nombre y apellido. Vecina de Sarrià de toda la vida. “¡Lo cambiada que está esta plaza!”, resopla entre recuerdos con arrugas. Maruja le va cortando una rosa.

Detalle de algunas flores de la plaza.

/ LAURA GUERRERO

Noticias relacionadas

“Yo tengo flores porque me gustan, y me gusta que las disfruten también los demás –se encoge de hombros la jardinera de la plaza-. Es como el arte en un museo, que es para todos. Pues lo mismo”. ¿Una artista de las flores? “No –puntualiza-, trabajadora”.

Un gato callejero se desliza con familiaridad entre los tiestos. Ahí en medio de las plantas tiene su comedero. “El gato no es mío –se ríe Maruja-. Me ha adoptado él a mí”. ¿Que qué le dan las plantas? “Calidad de vida –sonríe ella-. Es que es mi bienestar también. Ahora cuando florezca la buganvilla, desde dentro de casa parece que viva dentro de un árbol”.