Movilidad y coronavirus

El AMB juzga voluntarias las mascarillas que TMB impone a conductores de bus

  • La normativa depende de la empresa que se encargue de las línea de transporte correspondiente

  • Dos chóferes de vehículos distintos pueden ir por Barcelona sin y con protección sin incumplir la norma

Un conductor de autobús conduce con mascarilla FPP2 a finales de abril en Barcelona.

Un conductor de autobús conduce con mascarilla FPP2 a finales de abril en Barcelona. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

La imposición de restricciones y precauciones por la crisis sanitaria del coronavirus ha marcado el último año de nuestras vidas de una manera que ninguna serie de plataforma de 'streaming' podría haber previsto. Del confinamiento al gel hidroalcohólico, del toque de queda a las mascarillas, será difícil que olvidemos los objetos y las prácticas que la pandemia trajo a nuestras vidas.

En el caso de los conductores de autobús del Área Metropolitana de Barcelona, el efecto covid puede tener, o no, una consecuencia práctica en su día a día. Los que dependen de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) están obligados a llevar una mascarilla FFP2 desde el pasado mes de enero. Hasta entonces se consideraba suficiente medida de protección las pantallas de metracrilato que separan a los profesionales del pasaje.

Pero tras un análisis de la situación, TMB modificó su criterio e impuso la FFP2 a partir de inicios de año, al tiempo que vetó las de tela y las quirúrgicas, que sí son aceptadas en otros empleos de la empresa de transporte pero no en la conducción de autobuses. Algunos conductores protestaron y pidieron emplear las quirúrgicas. Argumentaron problemas en la piel, ansiedad. La empresa los emplazó a pedir la baja.

El tuit de la AMB

Pero más allá de estas quejas, algunos conductores se sorprendieron el viernes al leer un tuit que emitió la cuenta de la red social del Canal de Comunicació de Mobilitat i Transport de l’Àrea Metropolitana de Barcelona. Era la respuesta a un usuario que denunciaba que el conductor del bus 544, de la línea M19, circulaba con la mascarilla por debajo de la nariz en la parada Av. Vents - Gregal en sentido Can Ruti, en Badalona.

La cuenta de movilidad de AMB contestó a Nico, que así se llama el titular de la queja, pocos minutos después, a las 15.27: “Hola, Nico. De acuerdo con las autoridades correspondientes y la normativa vigente, se ha determinado que no es obligatorio el uso de la mascarilla por parte del personal de conducción siempre que se encuentre dentro del espacio protegido por la mampara”.

El desconcierto asaltó a varios profesionales, aunque en TMB sostienen que nada tiene de particular, que cada empresa gestiona como quiere las medidas de seguridad sanitaria. Pero es inevitable imaginar a dos conductores cruzándose, uno con la FFP2 encastada y el otro sonrisa en ristre, porque trabaja para otra línea, es decir, para otra empresa.

Dice Pascual Hermosilla, delegado sindical de la Asociación de Conductores de Transporte Urbano de Barcelona (ACTUB) en TMB, que en una reunión del comité de seguridad y salud de la empresa, celebrado el viernes, se instó a iniciar una desescalada en el uso de las mascarillas en sintonía con la relajación de otras medidas, como el confinamiento comarcal, y que se permita de forma inmediata el uso de las quirúrgicas para conducir.

La respuesta de AMB

Noticias relacionadas

A una pregunta de este diario, el Área Metropolitana de Barcelona responde sobre su criterio acerca de las mascarillas, el tuit y los autobuses. Fuentes del AMB subrayan que en el ámbito del transporte público, la interpretación de la normativa corresponde a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM). Esta interpretación concluyó que la legislación aprobada en julio no obligaba a los conductores a llevar mascarilla si disponían de mampara de protección. Y de hecho así condujeron los de TMB hasta enero.

El AMB precisa que las empresas operadoras del Bus Metropolitano, tanto TMB –pública- como el resto –privadas, de gestión indirecta- han instado a los profesionales a llevar mascarilla en el vehículo. Cada empresa precisa el tipo de mascarilla. En definitiva, no ha existido un criterio global para los conductores de bus y, a la vista del contexto general, probablemente el tiempo y la vacunación se acaben llevando esas protecciones por delante sin que haya mucho tiempo para debates al respecto.