04 jul 2020

Ir a contenido

a la espera de la fase 2

Dos de cada tres locales con terraza de Barcelona seguirán cerrados

La restricción al 50 % de su aforo hace que la apertura no sea viable económicamente

3.300 negocios de restauración sin espacio al aire libre mantienen la persiana bajada

Efe

Preparativos de la terraza de la pizzería Sant Antoni, en la calle de Guitert de la Barceloneta.

Preparativos de la terraza de la pizzería Sant Antoni, en la calle de Guitert de la Barceloneta. / SERGI CONESA

Dos de cada tres locales con terraza de Barcelona permanecerán cerrados durante la fase 1 de desconfinamiento, que empieza este lunes en la ciudad, por la falta de viabilidad que supone abrir con el aforo reducido.

Según el Gremio de Restauración de Barcelona, la mayoría de establecimientos esperarán a reabrir cuando la ciudad pase a la fase 2, cuando también se permitirá el consumo en el interior de los establecimientos.

La restricción de las terrazas al 50 % de su aforo hace que la apertura no sea viable económicamente, según el gremio, que apunta que siete de cada diez terrazas se pueden volver a instalar hoy con dos mesas y ocho sillas, únicamente.

Por otra parte, aproximadamente 3.300 locales de restauración sin terraza seguirán cerrados y, teniendo en cuenta que el censo comercial fija en 8.887 el número de bares y restaurantes, la cifra de negocios que han reabierto hoy apenas supera el 20 %.

El director del Gremio de Restauración, Roger Pallarols, considera que, aunque podemos hablar de una "todavía tímida" vuelta a la actividad, es "positivo" avanzar en la desescalada.

"La ciudad no podía continuar estancada económicamente", ha explicado Pallarols, que cree que esta fase 1 servirá para "calentar motores" de cara a la fase 2, donde sí se vivirá una reapertura masiva y ha celebrado que se empiece a ver "la luz al final del túnel".

Las ampliaciones de terrazas y nuevas licencias se pueden solicitar desde el jueves pasado y se ubicarán prioritariamente en la calzada, en espacios hasta ahora ocupados por vehículos privados.

El gremio considera que, al establecerse un plazo orientativo de 15 días hábiles para otorgar o denegar las autorizaciones parece que "no se llegará a tiempo para al fase 1".

Desde el Gremio de Restauración se ha pedido a la Generalitat que eleve al 50 % el aforo interior permitido durante la fase 2, como se ha hecho en otras comunidades.

En un primer momento, el Gobierno hablaba solo del 30 %, que se amplió al 40 % cuando los primeros territorios pasaron a fase 2.

Pese a ello, el gremio considera que "con aforos tan limitados, no sale a cuenta reabrir" y que ahora lo que se necesita es reactivar el sector y recuperar el funcionamiento ordinario del negocio lo antes posible.