13 jul 2020

Ir a contenido

CRISIS GLOBAL

Los bomberos de Colau entran en las residencias de Barcelona

El cuerpo está desinfectando este sábado el geriátrico en el que ya han muerto 20 ancianos con coronavirus

"Nuestros mayores no podían esperar", ha señalado la alcaldesa, quien insiste en pedir un plan a la Generalitat

Helena López / Beatriz Pérez

Actuación en la residencia de Barcelona en la que han muerto 20 ancianos.

Actuación en la residencia de Barcelona en la que han muerto 20 ancianos.

Los bomberos de Barcelona han empezado la mañana de este sábado a desinfectar la Residencia Casa Asil, en el barrio de Sant Andreu, una de las que está sufriendo de manera más cruel la pandemia. Tras sus paredes ya han muerto 20 de sus 220 residentes, y se espera que en las próximas horas puedan ser más. Así lo ha señalado el concejal de Seguridad, Albert Batlle, desde la puerta del equipamiento, donde los bomberos han encontrado a "personas muertas, personas sedadas y personas sin síntomas compartiendo espacios", según ha explicado el jefe de unidad de los bomberos de la ciudad, Antonio Cabeza. El bombero relata que una decena de efectivos del cuerpo están separado a personas contagiadas y a personas que no lo están por plantas antes para proceder a la limpieza y desinfección integral del lugar. "Un trabajo muy duro", ha definido Cabeza, quien confía en que durante el día de hoy acabarán con la desinfección de todo el centro, de cinco plantas.

Batlle subraya que el conjunto de efectivos tanto de los bomberos, 500 profesionales, como los 2.800 la Guardia Urbana están "a disposición de la emergencia que está viviendo el país". "Hemos empezado aquí, y en los próximos días seguiremos con el resto", ha avanzado.

"Nuestras residencias no podían esperar más", ha sentenciado la alcaldesa Ada Colau en un mensaje publicado en sus redes sociales. Voces cercanas al equipo de gobierno municipal destacan la buena sintonía de trabajo con el departamento de Salut, que trabajan de la mano desde el primer día, pero la mala con el de Asuntos Sociales, de la que depende la red de residencias. En esa misma línea, el concejal de Seguridad señala que están trabajando en las extensiones de los cuatro grandes hospitales de la ciudad. "Estamos habilitando el pabellón olímpico de Vall d'Hebron como extensión del hospital, estamos a punto de entrar en el polideportivo del Guinardó, para ampliar el de Sant Pau, estamos haciendo obras en otro polideportivo del Front Marítim para ampliar el del Mar, y una sala de un hotel céntrico para el Clínic", ha detallado el edil, recordando que todo ese trabajando lo están haciendo los bomberos de Barcelona, quien también trasladarán a los enfermos cuando sea necesario. 

Emergencia funeraria  

El edil ha puesto también sobre la mesa otra línea de trabajo, la desarrollada para hacer frente a la emergencia funeraria. "Hay un incremento importante del número de defunciones en la ciudad, lo que comporta un incremento en la logística, en el traslado de los difuntos", ha proseguido el edil. Desde hace algunos días los bomberos de la ciudad, además, están ayudando a transportar los cadávares a los cementirios del Montjuïc y Collserola.

Plan urgente

El Ayuntamiento de Barcelona pidió la noche del viernes a la Generalitat que active "de forma inmediata" un plan de actuación e intervención urgente en las residencias de ancianos públicas y privadas que hay en la ciudad y que refuerce los actuales dispositivos, que son de su competencia. "El consistorio constata que los esfuerzos actuales del departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias han quedado insuficientes y ofrece todos los servicios municipales disponibles para reforzarlos. Esta actuación se considera imprescindible, dado que las residencias para personas mayores son uno de los equipamientos asistenciales donde se está constatando presencia de casos positivos para COVID-19", señalaron en una nota de prensa.

Actuación este sábado en la Casa Asil de Sant Andreu. / el periódico

La actual situación de las residencias de la ciudad ha llevado a algunas de ellas a solicitar directamente la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME), después de no recibir respuesta por parte de la Generalitat. El ayuntamiento asegura también estar recibiendo numerosas comunicaciones que constatan una situación de abandono por parte del departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, e incluso algunas familias se han puesto en contacto con el consistorio para trasladar su gran preocupación por las personas residentes que viven y por el personal asistencial que trabaja.

255 residencias

En Barcelona hay actualmente 255 residencias para personas mayores. De éstas, 15 son titularidad de la Generalitat y cuatro municipales, aunque su gran mayoría cuenta con plazas concertadas por la administración pública catalana.

Según el mismo comunicado del consistorio, en el caso de las cuatro residencias que son titularidad municipal ya han desplegado "desde hace días" planes de contingencia específicos para poder atender en buenas condiciones las situaciones que se puedan producir. Se hace un seguimiento diario y, a fecha de hoy, se ha podido comprobar que no existe ningún caso positivo de COVID-19 entre las personas usuarias de estos equipamientos. Aparte de estos cuatro equipamientos, el Ayuntamiento de Barcelona ha organizado un equipo específico y, desde los 10 distritos de la ciudad, se llama diariamente a las residencias para conocer su situación.

La respuesta de la Generalitat

En rueda de prensa la tarde de este sábado, la 'consellera' Meritxell Budó ha asegurado que están en proceso de contratación de 70 profesionales para residencias de personas mayores, "más otras 83 que ya han contratado de refuerzo".

La portavoz del Govern ha hecho también un llamamiento a todos los profesionales del sector a que se apunten en la bolsa de trabajo y ha señalado que habilitarán hoteles para 160 personas mayores en residencias que ya han sido diagnosticadas. "Pacientes de los 16 centros de Barcelona en situación prioritaria de alerta sanitaria se realojarán en tres hoteles de Barcelona y el área metropolitana con el objetivo de sacar a las personas enfermas con síntomas que no puedan ser bien tratadas en las residencias", ha zanjado.