01 abr 2020

Ir a contenido

MOVILIDAD Y SEGURIDAD VIAL

Todas las vías secundarias de Barcelona serán zona 30 a partir del 1 de marzo

La medida, acompañada de radares y señales, persigue reducir la siniestralidad y la gravedad de los accidentes

Las calles afectadas soportan un grueso menor de vehículos y cumplen una función de carácter local

Luis Benavides

El eje Creu Coberta-Sants, donde la velocidad pasa a ser de 30 km/hora.

El eje Creu Coberta-Sants, donde la velocidad pasa a ser de 30 km/hora. / ÁLVARO MONGE

A partir del domingo, 1 de marzo, se establece el límite de velocidad a 30 kilómetros por hora en todas las vías de la red secundaria de la ciudad de Barcelona, incluyendo aquellas que tengan más de un carril o más de un carril por sentido. Con esta medida, el ayuntamiento calcula que se sumarán 112 kilómetros más de calles pacificadas, alcanzando el 68% del total de calzadas. El cambio irá acompañado de un paquete de actuaciones físicas para garantizar el cumplimiento de la medida como señales verticales y horizontales, pasos de peatones elevados, resaltes, trazados no lineales y radares, tanto pedagógicos como sancionadores.

Por red secundaria se entienden las vías que soportan un grueso menor de vehículos y cumple una función de carácter local y vecinal. La red básica, en cambio, está configurada por un conjunto de calles con un mayor volumen de tráfico al conectar distritos y que son vía de paso para el transporte público.

En una segunda fase, a lo largo del 2021, se irán añadiendo arterias como la Via Laietana, Travessera de Gràcia, Torras i Bages, Diputació, Consell de Cent, Mandri, carretera del Carmel, avenida Mare de Déu de Montserrat, Pi i Molist, Almogàvers y Taulat, entre otras. En total, otros 100 kilómetros más. Esta medida es “indispensable para abordar la reducción de la siniestralidad y de la gravedad de las lesiones”, subrayan fuentes municipales, que basándose en los indicadores de gravedad de las lesiones de la Guàrdia Urbana. Según estos estudios, en los atropellos que se producen a  50 km/hora hay un 45% de mortalidad, y desciende hasta un 5% si la velocidad es de 30 km/hora. 

Freno al vehículo privado

Barcelona también se ha marcado como objetivo echar el freno al vehículo privado con iniciativas como ‘Obrim carrers’ (Abrimos calles), que consiste en cortar el tráfico en vías troncales de la ciudad el primer finde de cada mes, como ya sucede en Gran de Gràcia y Via Laietana.

Estas restricciones de vehículos se harán los sábados entre las 17.00 y las 21.00 horas, y los domingos entre las 10.00 y las 15.00 horas. La medida empezó el primer fin de semana de febrero por la tarde en Gran de Gràcia –entre la plaza de Nicolàs Salmerón y la calle de Nil Fabra- y Via Laietana –entre la plaza de Urquinaona y la plaza de Antonio López. Este fin de semana se añadirán dos nuevos cortes de tráfico: el eje Creu Coberta-Carrer de Sants -entre plaza de Espanya y la calle de Munné, que también es zona 30 desde hoy, 24 de febrero-, sin circulación el sábado por la tarde, y la calle de Aragón –entre Tarragona y la avenida de Meridiana-, libre de coches y motos el domingo por la mañana.

La medida 'Obrim Carrers' irá acompañada de una campaña informativa para explicar las afectaciones y movilidad en transporte público. El gobierno de Colau quiere acabar con las que considera "autopistas urbanas" y presenta estos llamativos cambios de uso del asfalta como el gérmen de futuros proyecto de transformación que permitan adecuar las vías al servicio de las personas, con la salud como prioridad. Estos cortes están en la línea de otras ya en marcha como las supermanzanas y el plan para blindar las escuelas de los siniestros viales ('Protejamos la escuela'). 

Los comercios del eje, a favor

Las asociaciones de comerciantes afectadas, Sants 'Establiments Units' y Associació de Comerciants Creu Coberta, aplauden las dos medidas, tanto la reducción de la velocidad como el corte el primer finde de cada mes.  "Nosotros hacía tiempo que pedíamos pacificar el tramo entre la plaza de Espanya y la calle de Sants. Creemos que puede ser muy positivo como medida de sensibilización y convertirá en el eje en una vía comercial mucho más tranquila y amable, que no puede parecer una carretera nacional", explica a este diario el presidente de los comerciantes de Creu Coberta,  Lluís Llanas, también vicepresidente del Consejo Sectorial de Comercio del distrito de Sants-Montjuïc.  La gerente de Sants 'Establiments Units', Casandra Prieto, considera el corte una buena oportunidad para recuperar las calles y darles otros usos más saludables. "Hemos contactado con entidades deportivas y culturales del distrito y ofreceremos juegos, talleres y actividades durante toda la mañana", ha explicado Prieto, portavoz de 200 establecimientos.

Solo por el eje Creu Coberta-Carrer de Sants pasan cada día unos 9.700 vehículos en sentido montaña y 8.500 en sentido mar, según los datos del ayuntamiento, que ya ha colocado 45 señales verticales de 30 kilómetros por hora la vía en los dos sentidos de circulación. También se ha pintado el límite de velocidad en la calzada -que suma 516 metros cuadrados de superficie- y ajustado la programación semafórica a la nueva velocidad priorizando el paso del transporte público. El consistorio calcula que con el corte de las cuatro vías el primer fin de semana de marzo dejarán de circular más de 100 mil vehículos por una superficie de unos 209 metros cuadrados que pasarán a tener un uso ciudadano. El número de vías aumentará de manera progresiva este año hasta sumar un total de 10 calles principales de la ciudad, una por distrito.