24 feb 2020

Ir a contenido

la crisis del alquiler

Más de 200 personas protagonizan una masiva ocupación contra el fondo inmobiliario Azora

El Sindicat de Llogaters acompaña a un vecino que iba a renovar su contrato de alquiler con una subida del 70%

Gemma Tramullas

Acción sorpresa del Sindicat de Llogaters contra el fondo buitre Azora, este lunes.

Acción sorpresa del Sindicat de Llogaters contra el fondo buitre Azora, este lunes. / ÁLVARO MONGE

Más de 200 personas se  presentaron este lunes en las oficinas de la gestora del fondo de inversión inmobiliario Azora en Poblenou para ‘acompañar’ a un inquilino que tenía cita para renovar su contrato de alquiler con una subida del 70%. El objetivo de la acción sorpresa era reivindicar una negociación colectiva para las 250 familias de seis bloques afectados por las subidas de Azora. Se trata de una de las ocupaciones más masivas en la historia de las entidades de lucha por un alquiler justo, que no tenían ninguna intención de abandonar las oficinas hasta conseguir un compromiso de la empresa para sentarse a negociar. Los Mossos iniciaron el desalojo a las 18.30 horas.

José Luis Pellimacci paga 1.050 euros de alquiler por su vivienda en un bloque de Badalona, uno de los seis edificios propiedad de Azora que están afectados por las masivas subidas. En su caso, la subida para poder renovar el contrato es del 70%, lo que significaría pagar 1.780 euros. Obviamente, la renovación no llegó a firmarse.

Carme Abellán es una de las vecinas y activistas que ayer acompañaron a José Luis a negociar su contrato. Lleva nueve años viviendo en el mismo bloque de Badalona y paga 950 euros al mes. Su contrato vence en noviembre y, en línea con las subidas impuestas a otros vecinos, tendría que pagar 1.800 para poder quedarse en su casa.

“Cuando buscaba piso de alquiler –explica Carmen- pensé que esta promoción sería más segura que alquilarle el piso a un propietario privado porque eran 90 viviendas de la inmobiliaria Solvia, del Banc de Sabadell. Creía que echar a 90 familias sería más difícil que echar a una sola”. El año pasado, Solvia vendió el bloque de Badalona a Azora.

"Gracias al Estado"

Azora tiene 15.000 viviendas en toda España. La reivindicación de este lunes persigue la paralización de las subidas y la negociación colectiva de los contratos para 250 familias que viven en seis bloques de Barcelona (uno de ellos de protección oficial), L’Hospitalet, Terrassa, Badalona y Granollers. “Azora ha acaparado miles de viviendas gracias al Estado”, denunciaba ayer Jaime Palomera, portavoz del Sindicat de Llogateres.

Palomera denunciaba irregularidades, como que  los inquilinos no puedan ver el contrato hasta la hora de firmar, por lo que les resulta imposible asesorarse previamente. Además, las subidas interanuales que propone Lazora estarín fuera de la ley porque no están vinculadas al IPC.