28 feb 2020

Ir a contenido

de autopista a paseo

La Meridiana perderá dos carriles hasta Fabra i Puig

La remodelación de esta parte de la vía costará 46,6 millones de euros y supondrá ganar 13.000 metros cuadrados de espacio verde

Las obras empezarán en septiembre y acabarán en el 2023, luego se atacará el tramo de la avenida hasta el nudo de la Trinitat

Natàlia Farré

Simulación del resultado de las obras de la Meridiana. 

Simulación del resultado de las obras de la Meridiana. 

La transformación de la Meridiana de autopista urbana a corredor verde sigue su curso. El objetivo no ofrece dudas: conseguir un paseo tan amable para los peatones como desapacible para los coches, desde la plaza de las Glòries hasta el mismísimo nudo de la Trinitat. Si en el último mandato municipal se ejecutó la primera fase de dicha mutación, desde el inicio de la avenida hasta Mallorca, ahora se atacará el tramo que llega a Fabra i Puig, la segunda fase. Dos carriles menos para los vehículos, uno por sentido, y 10 metros más para aquellos que usan la tracción humana para desplazarse.

Al mismo tiempo que se estudiará la tercera fase, la que pasa por la remodelación de la Meridiana hasta el nudo de la Trinitat, una empresa mucho más compleja que requiere un gran trabajo previo y el acuerdo de dos Administraciones, pues el ayuntamiento solo tiene competencias hasta el puente de Sarajevo. A partir de la infraestructura que une Trinitat Nova con Trinitat Vella actúa la Generalitat, ya que esta parte no se considera ámbito urbano sino de carretera. Así lo explicó ayer la teniente alcalde de urbanismo, Janet Sanz, y así lo acordó el lunes el consistorio con los vecinos. 

Adiós a las barreras New Jersey

La inversión total de esta segunda fase suma 46,6 millones de euros y 2.870 metros de vía. A razón de 6,6 millones para la primera parte de la actuación, la que llegará hasta Josep Estivill, y  que ya tiene proyecto ejecutivo y calendario aprobados. La piqueta empezará a actuar en septiembre  para retirarse en otoño del 2021. Los otros 40 millones se invertirán en el tramo restante hasta alcanzar Fabra i Puig. La redacción de esta parte del proyecto se licitará en febrero y su ejecución se prevé entre principios del 2022 y finales del 2023. 

Justo a punto para acabar el mandato municipal con un buen tramo de Meridiana ganada a los coche en favor de los vecinos que, dicho sea de paso, llevan años, décadas, reclamándolo. De hecho, desde que se acabó la última reforma de la avenida, en 1995, una transformación que supo a poco porque la calle, aunque menos, siguió manteniendo su carácter de autopista urbana.

La transformación actual es un "proyecto estratégico" en el  contexto municipal de cambiar el modelo de ciudad, un modelo que pasa por "sustituir los coches por personas y espacios verdes" en el ámbito urbano, tanto para "combatir la emergencia climática como para conseguir una ciudad más humana y amable", según el mantra de Sanz. Así que adiós a las barreras New Jersey y bienvenida al doble arbolado. Se plantarán 450 árboles nuevos y se crearán parterres. En total el verde ganará 13.000 metros cuadrados. Y lo más importante, se pasará de los ocho carriles actuales para coches a seis: tres de entrada y tres de salida, a razón de dos para el vehículo privado y uno para el transporte público por sentido. Ello supone reducir en 10 metros el ancho de calzada. 

Tres años de proyecto en estudio

Será la misma sección que tiene el tramo ya reformado y que incluye un espacio central con un amplio carril bicicleta bidireccional y sitio para los peatones. Y nodos de interconexión para vincular barrios ahora fracturados por la herida en el urbanismo que supone la actual Meridiana. Con ello, Navas y Sagrera se recoserán a partir de la transformación de las plazas Ferran Reyes y Maria Soteras.  

Más complicado será salvar los obstáculos –falta de aceras, desniveles, cajón ferroviario y demás– que la vía presenta desde Fabra i Puig hasta el nudo de la Trinitat. Pero quedan tres años por delante para estudiarlo.