Ir a contenido

INFORME

El RACC alerta que la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona podría colapsar el transporte público

La entidad asegura que algunas líneas de Rodalies ya superan el 100% de su capacidad en horas puntas

Luis Benavides

El RACC asegura que con la Zona de Bajas Emisiones unas 9.000 personas se añadirán a un transporte público al límite. En la foto, Marc Fíguls y Josep Mateu, del RACC. / FOTO Y VÍDEO: JORDI BATALLER / ACN

El 34 % de los conductores afectados por la entrada en vigor el próximo 1 de enero de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en el interior de las Rondes de Barcelona asegura que se desplazará en transporte público, mientras que el 27 % afirma que continuará moviéndose en vehículo privado. Estos datos se desprenden de una encuesta del RACC realizada a 400 conductores de vehículos sin distintivo ambiental e incluida en el informe 'Análisis de la capacidad del transporte público en los accesos de Barcelona'.

Según el informe, 134.000 conductores y ocupantes de vehículos privados que entran y salen a diario de Barcelona tenían un vehículo privado sin etiqueta en el 2017 y deberán buscar una alternativa de movilidad. El transporte público es la alternativa recomendada por las administraciones impulsoras de la medida anticontaminación estrella de la ciudad (Ayuntamiento, Àrea Metropolitana de Barcelona y Generalitat), si bien el RACC alerta de la congestión en ciertas líneas, principalmente Rodalies de Catalunya (Renfe).  En total, analizan 42 de las 50 líneas de transporte público con acceso a Barcelona entre Ferrocarrils (FGC), Rodalies y Bus Exprés.

Líneas saturadas

El RACC urge a la Generalitat a reforzar algunas líneas y mejorar el servicio en general en previsión de un trasvase importante del coche privado a la red de Rodalies. En concreto, la entidad alerta que las líneas R1, R2, R2 Sud, R3 y R4 de Rodalies superan el 100% de la capacidad en hora punta por la mañana. La línea de Terrassa de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya también "supera sus capacidad total" entre las 8.30 y las 9.00 horas. Así, "pide a las administraciones medidas para incrementar la capacida del transporte público interurbano de conexión entre Barcelona y el entorno metropolitano, una gestión inteligente de las infraestructuras viarias y ferroviarias y la eficiencia en el uso del vehículo privado". 

El RACC ha analizado las 24 líneas del Bus Exprés y concluye que es el  sistema de transporte público que "menos incidencias presenta". Se han observado, no obstante, ocupaciones del 75% de media entre las 7.30 y las 9.30 horas. El corredor del Maresme, detalla el informe, es el que tiene más demanda en las dos horas punta pues han observado un 84% del total de  plazas ocupadas. El menos utilizado es el corredor del Vallès Occidental con un 33% de plazas libres en el mismo periodo de tiempo. 

Los afectados responden

El 53 % de los afectados que se desplazan en el interior de Barcelona son potenciales usuarios de transporte público, de los cuales un 34% lo tiene claro y un 19 % muestran su indecisión. Mientras, un 18%  de los conductores afectados sostiene que comprará un coche o moto nuevos con etiqueta de la DGT para seguir transitando por la capitala catalana en el 2020. 

En cuanto a las personas que se mueven a diario entre Barcelona y el área metropolitana, el 48 % asegura que sustituirá su vehículo contaminante por el transporte público; un 4 % combinará coche, tren y aparcamientos disuasorios ('Park & Ride'), y el 35 % seguirá entrando y saliendo de Barcelona en vehículo privado.

El RACC asegura que el 39,6% de la población afectada prevé acogerse a la T-Verde, la tarjeta de transporte gratuito y viajes ilimitados con validez de tres años que podrán solicitar los vecinos del área metropolitana que hayan dado de baja y desguazado un vehículo sin etiqueta ambiental. Más del 30%, añade el estudio, desconoce la existencia de esta tarjeta.