Ir a contenido

En el 2020

Los trabajadores con sueldos más bajos podrán usar vehículos contaminantes en Barcelona

La medida va dirigida a los que ingresen menos de 8.000 euros y acrediten que para trabajar necesitan usar un vehículo

Luis Benavides

Los autónomos que ingresen menos de 8.000 euros anuales podrán circular durante el 2020 por la Zona de Bajas Emisiones en Barcelona. Así lo explica el concejal de Transición energética y emergencia climática del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia. / RICARD CUGAT / VÍDEO: BLANCA BLAY / ACN

Los trabajadores autónomos que ingresen menos de 8.000 euros anuales y que acrediten que necesitan su vehículo para el ejercicio de su actividad profesional estarán exentos durante el 2020 de la prohibición a los coches más contaminantes de circular por la Zona de Bajas Emisiones del ámbito Rondes de Barcelona, norma que se aplicará los días laborables a partir del 1 de enero.

Esta es una de las alegaciones, a petición del grupo municipal de ERC, que esta tarde se ha tratado en la Comisión de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona. Con esta moratoria de un año para las personas vulnerables, concretamente las que puedan demostrar unos ingresos económicos inferiores al IMPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) más un 10% y que necesitan el vehículo, los republicanos no se opondrán al texto definitivo en el pleno de diciembre. 

La teniente de alcalde de Ecología y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha anunciado que la propuesta presentada por el gobierno municipal de BComú y PSC ya cuenta con los votos suficientes para que la nueva ordenanza vaya al pleno y sea aprobada, pues ERC y BCNxCanvi se han sumado al acuerdo. “Ya podemos anunciar que tenemos los votos suficientes, necesarios, para que entre en el pleno del 20 de diciembre”, ha destacado Sanz, quien ha definido la medida como un “acuerdo de país” y no renuncia a conseguir un apoyo "todavía más amplio". Con todo, durante la comisión de movilidad toda la oposición han querido dejar constancia de su disconformidad con algunos detalles de la medida, tanto de forma como de contenido, y han preferido reservar su voto hasta el pleno programado para el próximo 20 de diciembre.

Medida urgente

La capital catalana, ha explicado la teniente de alcalde, tiene “tres veces más tráfico que la ciudad de Londres, donde ya tienen medidas de este tipo. Era urgente que nos pusiéramos en marcha. Han sido cuatro años desarrollando un acuerdo que por fin llega a su recta final y, por tanto, cumplir con el calendario que nos habíamos marcado”, ha añadido, quien ha puntualizado que será necesario poner en marcha más medidas y la máxima implicación de la Generalitat y el Gobierno. “Necesitamos otras medidas que están en manos de otras administraciones superiores como que se acabe la línea 9 del Metro, que Rodalies funcione mejor, con más frecuencia y sin parones; más carriles VAO y que puerto y aeropuesrto también presenten sus zonas de bajas emisiones”, enumeró Sanz.

Según los cálculos del consistorio, la puesta en marcha de la ZBE evitará que 50.000 vehículos contaminantes entren en la ciudad los días laborables, hasta 125.000 en cuatro años, y con esta medida esperan reducir en un 6% las emisiones de CO2 y en un 15% las de NO2. 

Alegaciones y nuevas exenciones

La ordenanza municipal que regulará la medida anticontaminación estrella del consistorio ha recibido 1.815 alegaciones por parte de 130 personas físicass o jurídicas, de las cuales se han aceptado el 45% de la presentadas, según ha explicado el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia. “Para nosotros era importante no perder el objeto (de la medida), cumplir con un marco europeo y unas recomendaciones de la OMS”, ha subrayado el concejal.

Tras la resolución de estas alegaciones, también se han introducido otros puntos como una ampliación de la lista y tipología de vehículos exentos durante un primer año. Son vehículos que prestan "servicios singulares y que podrán entrar de forma esporádica en la Zona de Bajas Emisiones", detallan fuentes municipales. Así, se añaden a la lista de vehículos exentos de la prohibición de transitar por el área restringida los vehículos blindados, las unidades móviles de radio y televisión, los vehículos laboratorio, vehículos con cámaras frigoríficas como los llamados 'food trucks' y hormigoneras, entre otros.

Las sanciones leves finalmente serán de 100 euros y no de 200, como se detalló en la propuesta inicial. Las sanciones graves finalmente se establecen en 200 euros y las muy graves, en 500 euros. La ordenanza fija la reiteración en 90 minutos. Pasado este tiempo, un coche sancionado puede ser sancionado otra vez. "Es el tiempo máximo en cruzar Barcelona y si pasan 90 minutos contará como un segundo trayecto", ha detallado Badia. 

Críticas en la comisión

El concejal de Ciutadans José Corbacho ha lamentado durante la comisión que no se hayan aceptado "ni una" de las alegaciones presentadas por su partido. Sus propuestas, dijo con sorna, debieron quedar en el 65% de propuestas descartadas. Entre otras, que las inmediaciones del Hospital del Mar y del Vall d'Hebron quedaran fuera del área restringida para facilitar el acceso en caso de urgencia desde fuera de la ciudad. El primero está pegado a la montaña y el segundo está frente al mar, recordó Corbacho. 

Otro partido que se ha mostrado muy crítico con el equipo de gobierno ha sido el Partido Popular. Su concejal Óscar Ramírez aseguró en la comisión que "no se han hech los deberes" sino que la medida llega de "manera precipitada, sin preparar a los barceloneses, ni el parque móvil ni incrementando el transporte público para adaptarse a la nueva demanda". Badia ha respondido de manera tajante recordando que la medida se ha trabajado durante cuatro años, se anunció en el 2017 y hay una moratoria de un año. El concejal de Transición Energética sí ha admitido que el principal reto es mejorar los servicios de Rodalies, Ferrocarrils y Tranvía, piezas clave en el transporte interurbano