27 oct 2020

Ir a contenido

La cripta de la Sagrada Família en 360 grados

El templo modernista acogerá un órgano realizado en París en 1890 por la prestigiosa firma Cavaillé-Coll

El Periódico

La cripta de la Sagrada Família perdió su órgano durante la guerra civil, al igual que la mayoría de templos de la ciudad fue quemado al inicio de la contienda. Desde entonces, lucía uno sencillo; pero a partir del otoño del 2020 podrá presumir de tener un ‘stradivarius’ de los órganos: uno manufacturado por Aristide  Cavaillé-Coll en 1890 en París. La pieza, que pasa por ser uno de los mejores órganos románticos del mundo, ha sido donada al templo por la Congregación de Religioses del Sagrat Cor. Necesita una restauración, y al micromecenazgo apelan desde la basílica para sufragar los 150.000 euros que cuesta su puesta a punto.

El nuevo órgano será una de las joyas de la cripta pero no la única, ahí descansa su arquitecto, Antoni Gaudí, en una de las siete capillas que tiene el recinto -todas dedicadas a la Sagrada Família-, concretamente en la de la Virgen del Carmen. Destacan, también, en el espacio: la clave de la bóveda central, con un relieve policromado dedicado a la Anunciación, obra de Joan Flotats; el altar, presidido por un retablo  de la Sagrada Familia, elaborado inicialmente para el oratorio de la casa Batlló, y el mosaico romano que la circunda, obra de Mario Maragliano y con representaciones de la viña y el trigo, símbolos de la Eucaristía.

La cripta es uno de los pocos elementos del templo que Gaudí vio terminado en vida. Aunque el primer diseño no lo proyectó el modernista sino Francisco de Paula del Villar y Lozano. El arquitecto diocesano imaginó una cripta monumental y oscura pero solo llegó a levantar los cimientos y parte de las columnas, pues en 1883 dimitió por discrepancias con los promotores del templo, y Gaudí le tomó el relevo. Hizo cambios, como aumentar la altura de las bóvedas y cambiar los capiteles por unos más floridos y vegetales. También la iluminó: abrió grandes ventanales y excavó un foso perimetral en todo el entorno para mejorar la iluminación natural.