Ir a contenido

EN BARCELONA

La Audiencia ordena imputar a policías acusados por maltratos en el CIE

El tribunal recrimina al juez instructor que cerrara de forma "prematura" la investigación

Los inmigrantes que presentaron la denuncia fueron expulsados sin tomarles declaración

J. G. Albalat

El CIE de la Zona Franca.

El CIE de la Zona Franca. / ELISENDA PONS

La Audiencia de Barcelona ha ordenado reabrir la investigación por supuestos malos tratos y lesiones de agentes de la Policía Nacional a tres migrantes ocurridos tras un intento de fuga el 16 de septiembre del 2017 en el Centro de Internamientos de Extranjeros (CIE) de Barcelona, sito en la Zona Franca. El tribunal recrimina al juez instructor que archivara de forma “prematura” el caso sin practicar todas las diligencias necesarias para aclarar lo sucedido. Por esta razón, ordena, entre otras diligencias, que se identifique a los agentes implicados y se les interrogue como imputados. También acuerda que se localice a los inmigrantes que denunciaron para que pueda declarar y que en su día fueron deportados y expulsados de España.

Los hechos se remontan a ese sábado 16 de septiembre. Los tres denunciantes se encontraban junto con más personas en una puerta con la intención de acceder al patio. Los agentes, según su versión, la abrieron “agresivamente y nerviosos” y empezaron a agredirles. Después, fueron distribuidos por la policía “violentamente” en una sala donde habitualmente les proporcionan la  medicación y en celdas de aislamiento. En la citada sala, los funcionarios apagaron la luz, les agredieron, al igual que hicieron durante su traslado, y los encerraron durante tres horas. Los inmigrantes exponen que después, dentro del lavabo, cinco policías les hicieron desnudar y les golpearon a gritos de “hijo de puta” y “putos moros”. Los partes médicos exponen que dos de los tres denunciantes presentaban hematomas en la cara y zona lumbar.

Intento de fuga

El jefe de seguridad del CIE, recoge la resolución de la Audiencia, justificó la actuación policial en un intento de fuga protagonizado por unos 30 internos de origen argelino que “se abalanzaron bruscamente” sobre los policías que estaban en la puerta de acceso al patio e intentaron agredirles con “objetos contundentes preparados de forma artesanal”. Y que se los inmigrantes se atrincheraron en la enfermería y en la sala de la Cruz Roja.

El juez archivó el caso el pasado mes de mayo al no haber podido localizar a los inmigrantes que presentaron la denuncia. La Audiencia de Barcelona, sin embargo, se queja de que “las únicas diligencias de investigación que se han practicado” son la aportación de los informes del propio CIE y las grabaciones de las cámaras de seguridad. Es decir, las pruebas provienen de la misma institución encargada de custodiar a los denunciantes y presuntamente donde ocurrieron los hechos. El carpetazo al caso se podría haber evitado si el juzgado de guardia ante el que se presentó la denuncia hubiera tomado declaración a los inmigrantes antes de su expulsión, según el abogado del colectivo Iridia, Andrés García Barrio. Por ahora, se ha conseguido encontrar en Argelia a uno de los afectados.