15 ago 2020

Ir a contenido

tradiciones

Barcelona apuesta por reanimar el centro con su campaña de Navidad

La iluminación llega a Urquinaona, Via Laietana y Universitats, con actividades para promover el comercio

La plaza de Catalunya vuelve a ser escenario destacado, pero el Port Vell será la gran atracción de las fiestas

Patricia Castán

Luces en Pelai, recién colocadas, tras el desalojo de la acampada de Universitat.

Luces en Pelai, recién colocadas, tras el desalojo de la acampada de Universitat. / MANU MITRU

Fiel a la tradición de la 'era Colau', el ayuntamiento volverá este jueves a activar oficialmente la campaña de Navidad desde un barrio no céntrico, en este caso, en la plaza de Can Fabra, en Sant Andreu. La de este año será una edición de transición, de cara a un montaje más ambicioso el próximo año, como vienen reclamando los comerciantes del centro y la hostelería desde hace años. De momento, el consistorio ha tratado de apaciguar los ánimos de estos últimos mimando las calles que han sido escenario de conflicto tras la sentencia del 'procés', para tratar de dinamizar su actividad comercial. Es el caso de la plaza de Urquinaona, la Via Laietana y la plaza de la Universitat, que en este último caso se ornamenta por primera vez gracias a un acuerdo previo de los comerciantes de Pelai con la Fundació Tot Raval.

La Navidad de este año en Barcelona ofrece más horas de luces, ya que cada día se encenderán media hora antes (a las 17.30) y estarán encendidas hasta las 23.00 o las 00.00, según los días de la semana, hasta el 15 de diciembre; y hasta las 00.00 a partir de ese día, con horario especial hasta la 1.00 o las 2.00 en jornadas especiales, como Fin de Año. Desde el sector de comercio y servicios agradecen ese esfuerzo, aunque recuerdan que en otras ciudades españolas la illuminación ya se activó la semana pasada. En total, serán 100 kilómetros de viales adornados con leds.

Nuevamente, como ha destacado el primer teniente de alcalde, Joan Collboni, la Navidad llega a los 73 barrios a través de un millar de actividades. Pero además de los montajes de luz cofinanciados por las calles comerciales, el ayuntamiento ornamenta otros puntos sensibles pero sin masa comercial, como las zonas afectadas por el Plan de Barrios (de la Marina del Prat Vermell a puntos del Gòtic o la Rambla Prim, entre otros muchos). Uno de los objetivos es incentivar el comercio de proximidad, que también tendrán carteles y adhesivos con una campaña de comunicación específica que recuerda a las antiguas felicitaciones de oficios "mágicos", de la entrenadora de 'tions' al que envuelve regalos).

En Via Laietana, Urquinaona y Universitat, las calles más afectadas por las recientes protestas, habrá iluminación este año, con el reto de devolver la sensación de normalidad y reanimar tanto la actividad comercial como a sus residentes. El ayuntamiento también ha querido dar brillo a la superilla de Sant Antoni, y vuelve a actuar (sin mediar el comercio) en calles de ciudad como la Gran Via, Aragó o el Paral·lel. Todas se encenderán la tarde del 28, aunque el acto central de Sant Andreu contará con un espectáculo a cargo de Dagoll Dagom.

Bus por la ruta iluminada

Entre las novedades que se aportan a este año de transición, con un equipo de gobierno tan reciente que no ha dado tiempo de fraguar una mejora más profunda de la campaña, destaca también que el bus turístico nocturno ofrecerá recorridos por las calles iluminadas, tanto para visitantes como para barceloneses, en horario familiar. 

El ayuntamiento ha avanzado también que en la línea de los últimos años, la Nochevieja se volverá a celebrar en la avenida de Maria Cristina con un espectáculo de agua y fuego, y un montaje a cargo de la compañía francesa Groupe F, que utilizará 125 lanzadoras de fuego.

En cuanto a ferias, la de Santa Llúcia despega ante la Catedral el 29 de noviembre, y la de Reyes de la Gran Via llega el 20 de diciembre. La Fàbrica dels Reis, en Fabra i Coats, volverá a ser el paraíso de los más pequeños desde el 29 de diciembre.

La plaza de Catalunya, escenario habitual de actividad, contará con una instalación artística de estrellas, donde se plantea un universo de plástico con efectos sonoros y poesía, donde los espectáculos sensibilizan con el medio ambiente. Habrá conejos gigantes iluminados, montajes con las fuentes, y muchas sorpresas y actividades familiares. 

La gran novedad del año, y posiblemente más espectacular es el montaje que impulsa el Port de Barcelona en el Portal de la Pau, con árbol gigante (31 metros y el mayor de Catalunya) noria, mercadillo, belén flotante, juegos, gastronomía y actuaciones, en este caso a partir del 5 de diciembre.

Sobre los belenes, el teniente de alcalde de Cultura, Joan Subirats ha señalado que «ganan por 2 a 1» los tradicionales, de los que habrá uno en el monasterio de Pedralbes y otro a cargo de la Associació de Pessebristes de Catalunya, en el museo Marés, mientras que el de la plaza Sant Jaume (en los últimos años rodeado de polémica) será "más conceptual" y podrá verse a partir del día 29. Será un montaje sobre cajas de recuerdos que se redescubren por Navidad, con elementos simbólicos pero que recordarán las diferentes formas de vivir las fiestas, enfatiza el consistorio. También habrá un abeto de 15 metros

En los barrios, la lista de actividades va del teatro de calle a la música, magia, circo y demás. Al igual que en los mercados municipales, que se suman a la fiesta.

Comercio y hostelería piden una comisión organizadora para mejorar la campaña

El comercio de los ejes integrados en Barcelona Oberta, así como los gremios de Restauración y Hoteles de Barcelona llevan años reivindicando una campaña más potente en Barcelona, en lo que a iluminación y escenarios principales se refiere. Reclaman una comisión  público- privada para prepararla con meses de antelación y que tenga más proyección turística, además de una organización que no depenga del voluntarismo de los vendedores asociados. Collboni asume las mejoras para el 2020.