Ir a contenido

regulación compleja

Otra sentencia tumba el veto inicial a los pisos turísticos en Barcelona

El fallo del TSJC no es firme pero cuestiona la moratoria previa al plan de Colau

Abre la puerta a otros particulares que no lograron tener licencia hace años y recurrieron

Patricia Castán

Turistas accediendo a un bloque de pisos turísticos en Barcelona.

Turistas accediendo a un bloque de pisos turísticos en Barcelona. / ÁLVARO MONGE

La ingeniería que puso en marcha el Ayuntamiento de Barcelona para poner coto primero a las viviendas de uso turístico y luego a todo el alojamiento es tan compleja que el alud de demandas en contra interpuestas por unos y otros están haciendo brecha en algunos de sus cimientos jurídicos. A las varias sentencias que se han dado a conocer en los últimos días contra el plan especial urbanístico de alojamiento turístico (PEUAT) de Barcelona hay que sumar una de hace un par de semanas que tumba en este caso la moratoria que impuso Barcelona antes de regular los pisos turísticos con el plan PEHUT, y posteriormente con el más ambicioso PEUAT, implantado en el 2017.


La base del caso es muy técnica, pero abre el grifo a otros muchos que también lidera el abogado especializado Marc Pertíñez basados en la misma estrategia. Esta primera sentencia favorable arranca con la historia de un particular que en marzo del 2016 intentó poner en marcha un piso turístico que fuera legal. Varias suspensiones municipales encadenadas lo impedían, mientras se elaboraban los mencionados dos planes, que se aprobarían en los meses siguientes. 

Cambios en la normativa

El exalcalde Xavier Trias fue quien primero suspendió las comunicaciones previas de actividad turística, actuación que el letrado de este caso también ve ilegal por ser incompatible con la ley urbanismo que solo permite suspender licencias pero no comunicaciones ni declaraciones responsables. Pero en el 2015, ya en el mandato de Ada Colau, fue cuando el Govern había variado el procedimiento mediante la ley 16/2015 de simplificación administrativa y bastaba con una declaración responsable como paso previo para lograr un número de registro de actividad legal. No obstante, la moratoria no se amplió a este nuevo régimen. Y aunque los ayuntamientos pueden regular con ordenanzas la licencia final, Pertíñez alega que en ese momento  no había plan que prohibiese efectivamente las nuevas habilitaciones fuera de Ciutat Vella, cuyo plan de usos del 2013 también anuló (en firme) el TSJC. 

El abogado puso una demanda al respecto, que perdió en primera instancia. Apeló al Superior de Justícia de Catalunya, que ahora le ha dado la razón. Es decir, considera que, fallo en mano, su defendido podría abrir su piso turístico de forma legal.

Se trata de una sentencia no firme que puede ser recurrida, pero cuyos argumentos se han utilizado en otras demandas similares, pendientes de fallo. «Vi que podía haber un error en la estrategia prohibitiva del ayuntamiento y tras hablar con algunos clientes presentamos diversas declaraciones responsables -para abrir pisos turísticos- , considerando que no estaban afectadas por la suspensión».

A las pocas semanas, el PEHUT puso coto a las licencias, pero no antes, valora Pertíñez, quien ve esta sentencia «muy esperanzadora» para otros recursos en este sentido, y para otros muchos  de particulares que intentan obtener licencias frente el plan que regulaba los pisos turísticos. Su bufet, Pertíñez-Romagosa, también trabaja en diversos procedimientos contra el PEUAT, al considerar que las prohibiciones de nuevas actividades de vivienda turística impulsadas en los distintos planes serían «contrarias a derecho».

Opina que el consistorio lleva años actuando «de forma reaccionaria contra el derecho comunitario (en alusión a la directiva de servicios del 2006 de la UE) haciendo como si no existiese o defraudándolo» y omitiendo los aspectos económicos.

Las consecuencias que pueda tener este precedente son aún difíciles de evaluar, en un momento en que el TSJC ha disparado una batería de sentencias que debilitan el PEUAT, joya de la corona de la gestión de Colau del Turismo, aunque el consistorio insiste en que no se pone en duda la validez jurídica de esta herramienta y que otras sentencias le avalan.

Cascada de casos

El miércoles se dio a conocer la existencia de al menos dos fallos del TSJC contra la integridad del plan de alojamientos. Una -de un conocido grupo hotelero que ha pedido privacidad- provocó un comunicado de satisfacción por parte del Gremi d’Hotels de Barcelona, mientras que poco después trascendió la de Olivia Hotels en el mismo sentido.

El gremio mantiene que conoce una decena de casos más (algunas solo afectan a algunos puntos del PEUAT, como el que obliga a reducir plazas en el caso de rehabilitaciones estructurales de hoteles existentes), pero no dará detalles hasta conocer el fallo a su propia demanda , que seguía el mismo patrón.