06 abr 2020

Ir a contenido

regulación cuestionada

El TSJC anula íntegramente el plan que limita el alojamiento turístico en Barcelona

Varias sentencias dan la razón a grupos hoteleros, que celebran que se abra un camino para "replantear" la regulación

El fallo no tendrá de momento efectos prácticos porque el ayuntamiento puede recurrirla para que decida el Supremo

Patricia Castán / Jesús G. Albalat

Terraza del Hotel Olivia de Barcelona.

Terraza del Hotel Olivia de Barcelona. / RICARD CUGAT

Varias sentencias han llovido en los dos últimos días, en tromba, para debilitar el ambicioso plan especial urbanístico de alojamiento turístico de Barcelona (PEUAT), que además de ordenar el sector puso coto al crecimiento de camas en la ciudad. Casi una decena de fallos del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), según la patronal hotelera, anulan íntegra o parcialmente la controvertida normativa. En algunos casos, la anulación total se argumenta en base a la falta de una evaluación económica del plan. Para el Gremi d'Hotels de Barcelona, que ha sido muy crítico con algunos de los cotos impuestos sobre el sector, se trata de una victoria cuando menos "moral", porque es de prever que el ayuntamiento recurra (tiene 30 días hábiles para hacerlo) y el Tribunal Supremo tarde al menos un par de años en pronunciarse. Es decir, que el candado sigue echado, pero la justicia abre el camino a "replantear" el PEUAT.

En algunos casos las sentencias favorables a la industria hotelera afectan tan solo a uno de los puntos más controvertidos del plan, el que obliga a reducir en un 20% la capacidad de los hoteles ya construidos que se rehabiliten cuando los trabajos sean estructurales. Para el gremio y los operadores, esta medida contribuía a envejecer la planta hotelera, al poner trabas económicas a las reformas integrales. Durante los dos últimos años se han sucedido las demandas, unas 160, aunque el ayuntamiento ha dado a conocer puntualmente alguna sentencia que le era favorable. Incluso los grupos de la oposición municipal han cuestionado los puntos relativos a las reformas en los establecimientos existentes, empezando por el PSC, ahora socio de Ada Colau en el gobierno.

Memoria económica

Fuentes del sector apuntan que las argumentaciones en las demandas eran dispares y se sumaban a otras que aludían a planes de usos previos o a la moratoria hotelera impuesta antes del PEUAT. Sin embargo, las que ahondaron en las bases del plan y la falta de una memoria económica (con las repercusiones que conllevará frenar el crecimiento de plazas o las posibles indemnizaciones al respecto), o en el previsible envejecimiento de la planta de alojamiento local, son las que están teniendo ahora una batería de sentencias a favor. El ayuntamiento replica que en los fallos no se cuestiona jurídicamente este instrumento regulador, que se convirtió en una de las principales apuestas del pasado mandato de Colau.

A efectos prácticos, nada va a cambiar de momento en el panorama barcelonés. Imposible abrir más alojamiento en puntos calientes como Ciutat Vella (zona de decrecimiento), y serias restricciones (de densidad y distancia) para abrirlo en los barrios periféricos donde se permite. No obstante, Manel Casals, director general de la patronal hotelera, cree que la victoria moral es "importantísima" porque más allá de que el ayuntamiento presente recurso de casación en las próximas semanas y de lo que el Supremo decida en un plazo que puede ser de años, se "marca el camino que tendrá que seguir el necesario replanteamiento del actual PEUAT por parte del gobierno municipal".

Varapalo judicial

Una de las sentencias, a la que ha tenido acceso este diario, afecta a Olivia Hotels: el TSJC estima el recurso presentado por esta compañía y anula no solo el PEUAT, sino también su disposición transitoria, que fija la reducción mencionada del 20% ante rehabilitaciones. El tribunal de Sección Tercera de la Sala Contencioso-Administrativo alega la inexistencia de una evaluación económica y financiera para ejecutar esta regulación.

En este sentido, la sentencia precisa: "Nos hallamos ante un supuesto caracterizado por la concurrencia de una memoria en que consta un sucinto informe de sostenibilidad económica", prácticamente "limitado" a negar la procedencia de dicha evaluación y a ceñir el coste de elaboración de proyectos y las tasas de determinados procedimientos administrativos.

El tribunal sostiene que "si se tiene en cuenta la real y nada ociosa entidad de la ordenación establecida" para hacer frente "a los miles de supuestos" que esta norma regula, no puede "pasarse por alto" la falta, "por su inexistencia", de una evaluación económica y financiera concreta para ejecutar la planificación.

En definitiva, inciden los magistrados, "sin necesidad de la expresión de cantidades precisas y concretas", si se requiere que "se colmen", cuanto menos, las exigencias de "rigor" de algunos extremos. En concreto, citan que debe contemplarse "las previsiones del capital preciso exigido para el desarrollo del plan" y que se detallen "las fuentes de financiación de las actuaciones" que se deben realizar. "Esto es, que lo que se requiere (…) es una evaluación económica, lógica y ponderada" de las acciones a efectuar, "sin necesidad de proceder a la especificación de las concretas indemnizaciones".

Sin esta componente económica, argumenta la resolución, lo que "no procede es reconocer al planeamiento urbanístico que sea una ordenación en el aire, mera apariencia, fuente de inseguridad jurídica y de desprestigio normativo o que nazca en el puro vacío". Por tanto, según el TSJC, debe exigirse una "realista vocación de ejecución y de real materialización".  

Ajustes en la ordenación

El sector hotelero, junto con el de los apartamentos turísticos, se ha quejado reiteradamente de que sus alegaciones durante la redacción del plan fueron desoídas y considera que la justicia les da la razón. En ningún caso pretenden dinamitar el plan en su conjunto porque es ya una idea compartida que el crecimiento sin tregua era insostenible en la ciudad y especialmente en las áreas más saturadas de viajeros. Por no hablar de cómo el coto al alojamiento ha acabado revalorizando las licencias actuales (y aumentado su negocio), ante las prohibiciones.

Casals confía en tener más fuerza ahora al sentarse con el ayuntamiento a hablar de ajustes en el plan especial, cara a "preservar la excelencia" y evitar el bloqueo a proyectos importantes que se han quedado en el camino, desde Fours Seasons hasta Hyatt. Desde el ayuntamiento, la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, enfatizó este miércoles que el plan para poder regular la actividad turística de la ciudad "no está en duda a nivel jurídico" e insistido en que otras sentencias les "avalan". Aseguró que su concejalía está estudiando ahora posibles puntos a "revisar" de la ordenación.

En cuanto a las sentencias sobre el punto 15.4, que alude a las reducciones de plazas por rehabilitaciones y que según el TSJC contraviene la ley catalana de urbanismo, Sanz precisó que tampoco tienen efectos inmediatos, por lo que la normativa se mantendrá de momento "en vigencia".