Ir a contenido

Una problemática social

Batlle plantea el "retorno" a su país de los menas que viven en las calles de Barcelona

Fuentes municipales matizan que solo se plantea en casos que los niños quieran volver a Marruecos con sus familias

Varias entidades sociales y grupos de la oposición critican la propuesta por ser contraria a la legalidad y los derechos humanos

Elisenda Colell / J.G. Albalat

Unos niños duermen sobre los bancos de la iglesia de Santa Anna, en el barrio Gòtic de Barcelona.

Unos niños duermen sobre los bancos de la iglesia de Santa Anna, en el barrio Gòtic de Barcelona. / FERRAN NADEU

El flamante teniente de alcaldía de Seguridad de Barcelona, ​​Albert Batlle, ha puesto sobre la mesa este lunes el "retorno asistido" de los menores extranjeros no acompañados que viven en la calle de Barcelona. Varias entidades y asociaciones, además de partidos políticos, han criticado la propuesta por ser contraria de los derechos de los niños migrantes.

En declaraciones a SER Catalunya, Batlle ha argumentado que la legislación "habla siempre del interés superior del menor". "¿Y cuál es el interés superior? Tener un entorno social, familiar y comunitario. Un niño siempre estará mejor con su familia, por problemática que pueda ser, que viviendo en los Jardins de Sant Pau o el Pou de la Figuera ", ha continuado.

Batlle aseguró que el término "expulsión" no forma parte de su vocabulario, y ha insistido en "retornos asistidos", porque "una cosa es enviarlos y otra es que este regreso sea acompañado". Aunque Batlle también ha planteado que se trabaje en la inserción social y formativa para que los menores puedan tener oportunidades en Barcelona.

"Estos retornos son ilegales", sostiene Albert Parés, abogado especialista en menores migrados además de presidente de la asociación Noves Vies. Según la ley, en el caso de los menores extranjeros no acompañados el retorno solo es planteable si los niños están de acuerdo. Y muchos de ellos, entrevistados por EL PERIÓDICO, prefieren malvivir en la ciudad antes de volver con sus familias. Fuentes municipales insisten que lo que ha planteado el teniente de alcalde es que se trabaje con los menores que quieran volver con sus familias para ayudarles a volver a casa, en ningún caso, insiste, su objetivo pasaría por obligarles a irse si no lo quieren. 

Son varias las entidades que han atacado a Batlle, y a su vez a la alcaldesa Colau, por estas palabras.  La asociación Exmenas ha tachado de "irresponsables" las declaraciones de Batlle, y han avisado que el retorno asistido no va a frenar a los jóvenes que "migran para tener un futuro mejor". Han pedido a la alcadesa Ada Colau que Barcelona sea una ciudad de acogida, no de retorno. "Esperamos que los discursos que lleva haciendo hace años en favor de la inmigración no queden ahora en papel mojado".

También se ha quejado la ONG Sos Racisme. "El retono asistido al qual se refiere es deportación enmarcada en el racismo institucional", ha lamentado la entidad a través de las redes sociales.

También el jefe de la oposición de Barcelona, Ernest Maragall, ha criticado estas palabras de Batlle. Según el líder republicano, este posicionamiento demuestra el "desplazamiento hacia la derecha" que vive el Ayuntamiento de Barcelona. Maragall ha insistido que devolver los jóvenes a su país "no es la solución" para los chicos, sinó que se debe optar por fórmulas más "participativas e inclusivas".

Hace tres semanas que varias ONG, entre ellas SOS Racisme, protestaron contra un posible plan de deportación en el que estaría trabajando la Generalitat a través de la conselleria d'Afers Socials. Según ellos, se llamaria proyecto Al Amal, y se estraría gestando entre las conselleries de Exteriors y Afers Socials con absoluta discreción y obscurantismo. 

Usándolos para robar

La policía está investigando si hay personas que se estén aprovechando de estos niños de la calle para que roben por ellos, como ya han señalado varias entidades sociales. La fiscal jefe de Barcelona, Concha Talón, ha explicado que se está investigando si existen grupos de adultos que captan a esos menores para que delincan para ellos. Una investigación que se ha iniciado a raíz de varias reuniones con los mandos de la Guàrdia Urbana y los Mossos. Por ahora, las pesquisas son a nivel policial y muy incipientes, aún no hay resultados.

Archivada la denuncia de las comisarías

La Fiscalía de Barcelona, asimismo, ha archivado unas diligencias que abrió ante la aglomeraciones de menores migrantes en las comisarías. El motivo del archivo ha sido en constatar que la Generalitat carecía de medios suficientes para atenderlos a todos y que no se cometió ninguna infracción penal.