Ir a contenido

NUEVA LEGISLATURA EN BARCELONA

Ernest Maragall: "Colau se ha dejado comprar por Collboni y Valls"

El dirigente republicano ve "muy difícil" alcanzar acuerdos con el PSC como plantea Collboni

ERC hará oposición intentando "poner en evidencia" el pacto de gobierno en el ayuntamiento

ACN

Ernest Maragall, observado por Quim Forn, durante el pleno de investidura del Ayuntamiento de Barcelona.

Ernest Maragall, observado por Quim Forn, durante el pleno de investidura del Ayuntamiento de Barcelona. / JORDI COTRINA

"La señora Ada Colau no ha decidido nada, se ha dejado comprar por una voluntad explícitamente ajena compartida por Jaume Collboni y Manuel Valls". Así se ha expresado en declaraciones a Catalunya Ràdio el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, sobre el pacto para investir a Colau alcaldesa.

Maragall ha aludido a los contactos entre ERC y Barcelona en Comú para intentar alcanzar un acuerdo de gobierno antes de la investidura y ha criticado que los 'comunes' plantearon un equipo negociador "sin papeles ni propuestas", "únicamente dedicado a ganar tiempo al servicio de una decisión que ya estaba tomada". Una teoría sobre la que también ha abundado en declaraciones a TV-3.

El dirigente republicano ha admitido que quizás habrían tenido que allanar el camino para que hubiera sido posible un pacto entre ERC y los 'comunes' antes de las elecciones del 26-M. También ha avanzado cómo planteará la oposición: ERC presentará iniciativas que buscarán "poner en evidencia la contradicción" del pacto de gobierno. A su juicio, esa "contradicción" quedará pronto en evidencia.

Este mismo lunes, el socialista Jaume Collboni ponía a ERC como fuerza prioritaria para negociar acuerdos de gobierno. Un guante que no ha recogido Maragall, que ha afirmado que ve "muy difícil" entenderse en "prácticamente en nada con el PSC". Ha puesto una condición: "Hace falta que los socialistas hagan también movimientos en el Congreso".

Preguntado sobre la tensión vivida en la plaza de Sant Jaume entre independentistas y colauistas, Maragall ha condenado los insultos pero ha considerado que son la expresión de la "frustración".