Ir a contenido

CONSTITUCIÓN DEL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Colau, reelegida con los votos del PSC y tres de Valls en un 'día triste'

La alcaldesa es investida visiblemente afectada por la fórmula con la que lo ha logrado

Anuncia que propondrá colgar de nuevo el lazo amarillo en la fachada del ayuntamiento

Toni Sust

Colau repite como alcaldesa de Barcelona con los apoyos de PSC y Cs. / JORDI COTRINA (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Ada Colau ha sido reelegida este sábado como alcaldesa de Barcelona. Ha sumado los 21 votos de la mayoría absoluta: 10 de Barcelona en Comú, ocho del PSC y otros tres decisivos, los de Manuel Valls, Celestino Corbacho y Eva Parera, tres de los concejales del grupo de Valls. Los otros tres, se entiende que por presiones de Ciutadans, han votado en blanco. De esta forma, Colau se ha impuesto a Ernest Maragall, que empató con ella a 10 concejales en las elecciones del 26 de mayo pero las ganó por 4.800 votos y hubiera sido investido como alcalde sin una mayoría absoluta alternativa.

Colau entra así, junto con Pasqual Maragall y Joan Clos, en el club de los alcaldes de la ciudad con segundo mandato en el periodo democrático, y es la primera que logra gobernar sin haber ganado las municipales. Será alcaldesa hasta el 2023, y cumplirá así el propósito que se marcó en el 2015, cuando consideró que necesitaba un mínimo de dos mandatos para desarrollar su programa. Si su militancia lo avalara, podría aspirar a un tercero.

De boda a funeral

Son buenas noticias para Colau, pero nadie lo diría. Porque su investidura ha estado marcada por el evidente descontento, un cierto abatimiento y una clara pugna por evitar las lágrimas por parte de la alcaldesa, que no ha ocultado su estado de ánimo: “Es un honor para mí ser alcaldesa cuatro años más, pero hoy no es un día exactamente feliz”. Y ha apelado de nuevo al tripartito que no logró cerrar con ERC y el PSC.

“Es un honor para mí ser alcaldesa cuatro años más, pero hoy no es un día exactamente feliz”

Ada Colau

Para entendernos, ha sido como si en una boda la novia pidiera un micrófono para explicar que ella, en realidad, no quería casarse con la persona con la que se está casando y que vaya engorro y vaya bajón, pero que no tenía otra opción. ¿Qué cara pondría el novio o la novia? Si trasladamos el ejemplo al Saló de Cent, el contrayente era el socialista Jaume Collboni, que en principio ha capeado bien el feo. El socialista ha defendido la fórmula: “Este gobierno tendrá toda la legitimidad democrática, como cualquier otro. Quiero reconocerle a Valls su respeto y su generosidad”.

El exprimer ministro francés era el padrino de boda en esta ceremonia. No en vano ha recordado que su papel era más que relevante: “Sin nuestra decisión valerosa, usted no sería alcaldesa”. Y a Maragall le ha correspondido el rol amargo del padre de la novia que ve como esta se junta con quien él considera indeseable.

“Presos políticos”

“Quiero empezar con una reflexión honesta. Esta es una investidura difícil, que se produce de una manera que no hubiéramos imaginado”, ha dicho Colau, que ha empezado entonces a hacer gestos que parecían dirigidos a la pareja con la que finalmente no se casa. Porque si bien ha saludado con un beso a los que la han hecho alcaldesa, Collboni y Valls, ha precisado sobre los votos del segundo: “Se los agradezco, pero no los hemos ido a buscar. No es la forma en la que nos hubiera gustado llegar a la alcaldía”.

“Este gobierno tendrá toda la legitimidad democrática. Quiero reconocerle a Valls su respeto y su generosidad”

Jaume Collboni

Y además, Colau ha dedicado parte de su discurso a dar a entender que no dejará esa posición intermedia que tanto molesta a sus rivales, en la que condena el ‘procés’ pero respalda a sus responsables. Ha advertido de que propondrá en la junta de portavoces colocar de nuevo el lazo amarillo en la fachada, algo que ha justificado así: “La existencia de presos políticos es una situación excepcional que no se debe normalizar”.

Ha hecho un esfuerzo especial para mostrarse cariñosa con Joaquim Forncuya presencia en el Saló de Cent ha sido una de las sensaciones del día. Todos, o casi todos, intentaban saludarle, y se diría que el exteniente de alcalde, y ahora de nuevo concejal, trataba de conservar las imágenes en la retina antes de que se lo llevaran de nuevo a la cárcel.

 Volviendo a la boda, los invitados han demostrado una división palpable en el Saló de Cent. Se ha notado especialmente cuando había alusiones a Forn, que generaban aplausos y gritos de “¡libertad!”, y a causa de algunas intervenciones: cuando Valls ha negado que en España haya presos políticos se ha llevado un abucheo de campeonato. Colau ha pedido respeto para los oradores.

Niñas de Barcelona

La alcaldesa ha enviado un mensaje a las mujeres, “y sobre todo a las niñas”: “Hemos venido a mandar y a ocupar todos los espacios de poder”. “Asumo un reto muy grande. Mayor que el de hace cuatro años”. A ver si después del viaje de novios está más contenta.