Ir a contenido

reacciones

Los comerciantes lamentan que las medidas contra el 'top manta' lleguen "tan tarde"

Piden que el plan integral que liderará el ayuntamiento en el Portal de la Pau tenga continuidad postelectoral y sea firme

Patricia Castán

Top manta en el litoral de Barcelona.

Top manta en el litoral de Barcelona.

Cualquier acción es necesaria o bienvenida, pero "llega tarde", se queja el sector del comercio barcelonés tras el anuncio de una ofensiva contra la práctica del 'top manta' enquistada en el litoral. El anuncio del ayuntamiento, que liderará un plan integral para combatir su presencia en el frente marítimo -como avanzó ayer EL PERIÓDICO-, ha sido recibido con reproches y suspicacias, en tanto a que los comerciantes se temen que se quede en una mera acción "electoralista". En cualquier caso, en los últimos días se aprecian más redadas de Guardia Urbana y policía portuaria para frenar este fenómeno social, opinan en la zona.

El operativo diseñado desde el consistorio con la complicidad de otros cuerpos policiales busca seguir el modelo que ya se probó con éxito hace unas semanas en el intercambiador ferroviario de la plaza de Catalunya, donde la venta ilegal ambulante ha desaparecido de momento gracias a la presencia de seguridad preventiva. Policía de cuerpos públicos (los primeros días intensivamente y cada vez más espaciadamente) junto a vigilentes de Renfe y TMB (con presencia multiplicada) toman posiciones desde primera hora para evitar que se asienten las mantas.

Esta es la misma estrategia diseñada para el litoral, aunque con la implicación de la policía del Port, ya confirmada, y la negociación para integrar a los Mossos en marcha. La extensión de 'top manta' es allí tan amplia que el operativo se irá desarrollando por tramos, según el espacio público vaya siendo liberado, como explicaron a este diario los comisionados de Seguridad y de Economía Social, Amadeu Recasens y Álvaro Porro, respectivamente.

Suspicacias y dudas

Tras conocer la noticia, el presidente de Barcelona Oberta, que aúna a los ejes comerciales más céntricos y turísticos de la ciudad, ha lamentado "la tardanza" en afrontar esta problemática de convivencia en la vía pública. "Llevamos muchos meses asfixiados y pidiendo soluciones. Que lleguen ahora justo con las elcciones es una tomadura de pelo", opina el empresario. "Es oportunismo descarado", argumenta, ante los problemas de diálogo al respecto que han tenido con el gobierno municipal de Ada Colau durante todo este mandato.

Como ya hiciese ayer desde estas páginas Fermín Villar, presidente de la Plataforma de Afectados por el Top Manta, Jené insiste en que cualquier medida ha de ir mucho más allá de los comicios. Y duda que se resuelva el problema "porque no hay hoja de ruta sino improvisación", opina.

Desde el Mercat Colom de 'brocanters' junto al Portal de la Pau, la primera zona donde se erradicarán las mantas, Héctor Izuel, su presidente, lanza la misma opinión. "Llega bastante más tarde de lo esperado. No había voluntad política para actuar, y ahora la intención es mediática. Lo que está claro es que las actuaciones deben mantenerse en el tiempo", opina. Su facturación ha bajado de un 30 a un 50%, se queja. 

Este fin de semana, como en los días anteriores, la mayor presencia de agentes en la zona ya ha frenado algo la afluencia de manteros, aseguran los operadores, en el tramo más próximo a Colom. No obstante, el ayuntamiento afirma que se trata de operaciones rutinarias y que no ha iniciado aún una mayor presión.