Ir a contenido

PROTESTA TRAS EL ENCIErRO EN LA ESCOLA MASSANA

Acampada en la plaza de Sant Jaume a favor de los inmigrantes

Un centenar de personas piden flexibilizar requisitos para poder trabajar

Óscar Hernández

Inmigrantes piden que se flexibilicen los requisitos para conseguir permisos en España, esta tarde en la plaza de Sant Jaume.

Inmigrantes piden que se flexibilicen los requisitos para conseguir permisos en España, esta tarde en la plaza de Sant Jaume. / Joan Cortadellas

Un centenar de personas se concentraron ayer por la tarde en la plaza de Sant Jaume dispuestas a pasar la noche en tiendas de campaña para pedir papeles para todos los inmigrantes que carecen de permisos de trabajo y residencia pese a encontrarse en Catalunya. Los manifestantes trajeron tiendas de campaña dispuestos a pasar toda la noche frente al Ayuntamiento y la Generalitat en una vigilia reivindicativa.

"Los ciudadanos deben saber y entender que hay personas excluidas que como no tienen el derecho al voto son marginadas", explicó Nuria Falconi, de Papeles para Todos, una de las entidades vinculadas al encierro de una treintena de inmigrantes sin documentación española en la antigua Escola Massana, desde hace más de dos meses, para pedir la regularización de los inmigrantes que lo necesiten.

"Reclamamos que se retire el requisito de un contrato de trabajo para  pedir el permiso de residencia. Les exigen empleo y ubicación, un empadronamiento, y es imposible, es una tranpa más", añadió Falconi.

Encierros

El encierro de la Escola Massana tiene réplicas en otros municipios como Blanes, en el que participa Óscar Martínez, desempleado de 38 años de esa localidad de La Selva y que anoche también estaba en la plaza de Sant Jaume. "Hay que ayudarles porque han cruzado el charco para algo. En Blanes 14 personas estamos encerradas en una iglesia para pedir papeles", explicó.

Ibrahim Oumoihou, de 48 años, marroquí y presidente de Cornellà sense Fronteres, también participó en la vigilia reivindicativa. "Hay gente que lleva muchos años en Catalunya y nos piden ayuda. Les exigen un contrato laboral que no pueden conseguir. Y hay casos como el de una madre marroquí cuyo hijo nació aquí hace siete años y tampoco puede ser español", contó.

En el inicio de la protesta, a las siete de la tarde (debe finalizar a las siete de la mañana de hoy), se leyeron varios manifiestos y luego se cantaron canciones. Una decena de pancartas lucían lemas como No cerremos los ojos, cerremos los CIE y La ley de extranjería mata. A la protesta apenas se sumaron transeúntes:La mayoría la observaban con indiferencia. Sí había media docena de Yayoflautas. "Nos apuntamos a todas las reivindicaciones sociales que podemos y esta es necesaria", explicó Felipa, quien rehusó decir su apellido.

0 Comentarios
cargando