Ir a contenido

VARADAS EN LA ARENA

Miles de medusas velero invaden las playas de Barcelona

El ayuntamiento no limita el baño porque afirma que no son urticantes ni peligrosas

Eliminará todos los ejemplares muertos durante la habitual limpieza nocturna

PATRICIA CASTÁN

No son peligrosas pero el Ayuntamiento ya ha comenzado a limpiar las playas. / XAVIER GONZÁLEZ / ATLAS VÍDEO

Hace quince días causaron sorpresa en la Costa Brava, cuando miles de medusas velero, de un azul intenso, se amontonaban en varias playas. Siguiendo las corrientes marinas, estos hidrozoos, que nunca habían sido vistos en colonías tan grandes en el litoral catalán, llegaron tímidamente a algunos tramos de las playas barcelonesas la semana pasada. Pero ha sido este fin de semana cuando han invadido grandes tramos de playa para estupor de bañistas y paseantes.  El ayuntamiento no ha cortado accesos a la zona ni al baño porque la especie no es urticante ni peligrosa, según destacan.

Decenas de miles de ejemplares cubrían la arena y el primer tramo de agua de la playa desde la tarde de ayer sábado. En la Barceloneta era impactante. La escena se ha repitido hoy domingo, aunque el consistorio no ha activado ningún operativo especial al respecto. Fuentes municipales han precisado que los animales muertos están siendo retirados en el habitual operativo de limpieza nocturna del litoral local. 

Detalle de las medusas azules, en la Barceloneta.  / XAVIER GONZÁLEZ

Tampoco en la Costa Brava se tomaron medidas especiales porque ni pican ni resultan contaminantes. Su inesperada llegada se atribuyó entonces al viento de componente sur y garbí, junto con las corrientes. En la Mar Bella, como mínimo, se pudieron ver algunos ejemplares el fin de semana pasado.

Inofensivos para los humanos

Su colorido y forma resulta chocante para muchos bañistas en Catalunya, ya que es una especie habitual de la costa oeste de Estados Unidos. Se la conoce como Velella velella o velero, por su forma. Estos cnidarios miden por lo general unos siete centímetros de largo y se distinguen por una pequeña vela que levanta el viento y los impulsa sobre la superficie del mar. Según sople el viento, quedan varadas en las playas. Son carnívoros, pero inofensivos para los humanos. 

0 Comentarios
cargando