Ir a contenido

reunión del plenario

BCN anula los expedientes franquistas contra empleados municipales

Colau aplaza la votación del contrato de limpieza por no tener asegurada su aprobación

El plenario da su luz verde definitiva al 'Espai Barça', cuyas obras empezarán en el 2019

Toni Sust

Ada Colau, durante un pleno municipal.

Ada Colau, durante un pleno municipal. / DANNY CAMINAL

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este viernes la anulación de los expedientes franquistas de depuración que se abrieron contra 1.700 trabajadores municipales después de la guerra civil. Una iniciativa que iba acompañado de un segundo punto: la retirada póstuma de la medalla de oro del ayuntamiento al primer alcalde de la etapa franquista, Miquel Mateu.

Todos los grupos han votado a favor de la anulación de los expedientes, una iniciativa que acuñó ERC, y todos menos el PP, que se ha abstenido, han avalado la retirada de la medalla a Mateu. La depuración alcanzó, entre muchos otros, al director y el subdirector de la banda municipal de música.

“Nuevos inquisidores”

El debate sobre este punto ha registrado alguna diferencia previsible. El concejal del PDECat Jaume Ciurana, ha advertido de que en la actualidad existen “nuevos inquisidores”, en alusión al Gobierno del PP, y ha llamado a rehabilitar en el futuro a miembros de la Generalitat que han sido destituidos “por sus ideas” al amparo del artículo 155.

El presidente del grupo del PP, Alberto Fernández Díaz, ha calificado la comparación de “infamia e indignidad inaceptable”. Una posición que el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha considerado “grave”. Pisarello ha sido el encargado de defender la iniciativa: “Rehabilitamos a los 1.600 servidores públicos que fueron depurados por la dictadura y retiramos los honores al alcalde que los represalió”. El concejal de ERC Jordi Coronas ha solicitado que la rehabilitación de los depurados se vea acompañada por un acto de desagravio en el Saló de Cent.

Contrato en negociación

La alcaldesa, Ada Colau, ha anunciado la retirada del orden del día de la aprobación del nuevo contrato de limpieza, el punto más relevante del pleno, porque no contaba con el apoyo necesario para sacarla adelante. El PDECat y el PSC han pedido más tiempo para estudiar el proyecto, aunque todo apunta a que al final habrá acuerdo.

En lo que sí ha habido consenso es en la decisión de dar la luz verde definitiva al proyecto del ‘Espai Barça’, la reorganización del entorno del Camp Nou, que ha costado años, mandatos, concretar y que ha contado con un amplio apoyo de los grupos.

La transformación del área, que se iniciará en el 2019, tendrá un coste de 125,2 millones de euros, que asumirá el club, y supondrá romper la barrera física que el estadio suponía para los vecinos y ganar 32.000 metros cuadrados de zonas verdes. Los trabajos se harán en los veranos del 2019, el 2020, el 2021 y el 2022, e incluirán la reforma del propio Camp Nou.

La CUP, en contra

La propuesta ha contado con un amplio apoyo, pero no unánime, como ha subrayado la concejal de la CUP María José Lecha, que ha anunciado el voto contrario de su grupo y ha subrayado que no es cierto que todos los vecinos estén satisfechos con la iniciativa y que varias asociaciones están en contra. El resto de grupos ha votado a favor.

0 Comentarios
cargando