Ir a contenido

pleno extraordinario

La oposición reprueba a Colau por su gestión de la crisis de los narcopisos

Todos los grupos menos la CUP censuran la labor del gobierno municipal en Ciutat Vella

El pleno sobre el distrito se zanja en menos de media hora entre reproches

Toni Sust

Protesta de vecinos del Raval en el pleno extraordinario sobre Ciutat Vella.

Protesta de vecinos del Raval en el pleno extraordinario sobre Ciutat Vella. / CARLOS MONTAÑÉS

La crisis de los narcopisos le ha costado este viernes a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ser reprobada por el plenario por su gestión en Ciutat Vella. Ha sucedido en un pleno extraordinario celebrado este viernes, que pidió el PSC para abordar la labor del consistorio en el distrito y cuya convocatoria recabó el apoyo de todos los grupos menos la CUP y, obviamente, Barcelona en Comú.

Más allá de la reprobación, poco más: el pleno extraordinario se ha zanjado en 27 minutos en los que los grupos se han reafirmado en sus posiciones: la oposición, menos la CUP, ha acusado a Colau y a la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, de perder el control sobre el distrito y, en particular, sobre el Raval. El gobierno ha esgrimido sus actuaciones en seguridad contra los puntos invadidos por las mafias del narcotráfico y, en general, sus iniciativas en el distrito.

La oposición ha denunciado la degradación de la zona y la presión que los narcopisos suponen para los vecinos, varios de los cuales han seguido el debate desde la tribuna. El exalcalde Xavier Trias ha afirmado que no es fácil combatir los males que azotan a Ciutat Vella: “Pero la alcaldesa y la concejala tienen la obligación clarísima de evitar que eso se cronifique. Esta es su responsabilidad”. La presidenta del grupo de Ciutadans, Carina Mejías, ha acusado al gobierno de Colau de ser el responsable de la situación: “Este gobierno ha provocado todo esto, permitiendo las ocupaciones ilegales y abandonando a los vecinos”.

Los turnos se iban sucediendo y los discursos se quedaban en críticas ya conocidas. El popular Alberto Fernández Díaz ha pedido ir más allá de la reprobación de la alcaldesa y ha emplazado a los grupos a consensuar y presentar en un pleno futuro un paquete de medidas para Ciutat Vella. Por ERC, Alfred Bosch, que ha dicho sentirse afectado por la situación como concejal y como vecino del distrito, ha afirmado que está contra la especulación que denuncia el gobierno, pero ha advertido: “El mejor regalo que podemos hacer a los especuladores es permitir la degradación del barrio”.

Las 34 medidas de Collboni

El socialista Jaume Collboni ha aludido a las 34 medidas que propuso este jueves, que ha entregado a la concejala Pin para que los estudie. Y ha dedicado su intervención a subrayar que Ciutat Vella salió del agujero gracias a la gestión de los gobiernos del PSC: “Ahora solo hay medidas paliativas. Ponen una tirita donde hay un tumor. El corazón de la ciudad tiene que estar sano si queremos una ciudad sana”. Collboni ha reprochado a Pin que no exista un plan para Ciutat Vella.

Y en su réplica, la concejala ha citado varias de las iniciativas desarrolladas en el distrito durante lo que va de mandato. “No puede decir que no haya un plan. Aceptamos la reprobación y seguiremos trabajando por los vecinos”.    

Al final, reprobación aprobada con los votos de los grupos ya citados, con la abstención del concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, menos la CUP. La concejala anticapitalista Maria Rovira ha considerado el pleno extraordinario “una falta de respeto a los vecinos”. Se entiende que por considerar que algunos de los grupos que lo pidieron han estimulado políticas que han perjudicado a los vecinos que ahora dicen defender.

Precampaña y campaña

Antes de ser reprobada por Ciutat Vella, Colau podría haberlo sido por su gestión en general de la ciudad. Lo ha intentado el grupo del PP, en el pleno ordinario que ha precedido al de los narcopisos. La iniciativa, defendida por Fernández Díaz, no ha prosperado. No por falta de acuerdo con la tesis por parte de algunos grupos, como ha recalcado el concejal del PDECat Jaume Ciurana, al igual que Jordi Coronas, de ERC, y la socialista Carmen Andrés. Los tres se han mostrado críticos con la gestión de Colau.

La cuestión es que los rivales de la alcaldesa preferían, en su mayoría, que fuera reprobada por un aspecto concreto y claro, como es la crisis de los narcopisos. No así Ciutadans, que sí ha votado a favor de la propuesta de Fernández Díaz, derrotada por el voto contrario de Barcelona en Comú y la CUP, y la abstención del resto.

 Colau ha respondido este turno de intervenciones, que ha achacado al tempranísimo inicio de la precampaña. “Me gustaría rebatir esto”, ha dicho Colau sobre las críticas recibidas en el primer pleno de la jornada. Ha recordado que en el pleno de este viernes se ha aprobado el ‘Espai Barça’ y la nueva bocana del puerto. Ha citado el inicio de obras en la Meridiana y el reinicio en las Glòries, el cierre de la Modelo, la llegada del metro a la Marina, el inicio de la construcción de 4.000 pisos. En definitiva, ha denunciado el ambiente de precampaña y se ha sumado a ella. “Ustedes solo piensan en atacar y desgastar y la ciudad no les interesa”, ha asegurado.

Fernández Díaz ha afirmado que la iniciativa no ha prosperado gracias a “un pacto no escrito” entre Colau y Trias. Según él, el exalcalde “ha agradecido los servicios prestados” a su sucesora. Se supone que por no desairar al independentismo. Una acusación que ha causado sorpresa general.

0 Comentarios
cargando