Ir a contenido

BARCELONEANDO

El Tinder de las mascotas

A Carlos Sobera le daría un ictus de tanto levantar la ceja. ¿Un 'First dates' de animales? En Social Animals buscan pareja perros, gatos y hasta una rata

Ana Sánchez

Bimba y Dutty, los perros blancos de este vídeo, se conocieron vía app: Social Animals una nueva red social busca pareja, para mascotas. / VÍDEOLAB GRUPO Z

Es su tercera cita. Han vuelto a quedar en el Turó Park. Se conocieron hace ocho días como se conoce desde hace años la humanidad con móvil: a través de una app. Está claro que no ha sido por Tinder: es su tercera quedada y aún no han tenido sexo. Aunque se habla del tema ya desde los chats.

Ella se llama Bimba; él, Dutty. Los dos van siempre con la lengua fuera. Así que llegan a la cita con un humor de perros. Es decir: que se saludan moviendo la cola y se huelen el trasero a modo de dos besos. En cuanto Bimba se descuida, Dutty se le abalanza en medio del parque. Ella replica a lo Bisbal: sí, los perros también saben hacer la cobra. "Es muy lanzado", justifica a Bimba Lourdes, su dueña. "Es inquieto", disculpa a Dutty David, su propietario. Pero parece que el flechazo fructificará: habrá sexo pronto, a poder ser con futuros perritos. "Yo creo que dos citas más y me convence", se ríe Lourdes.  

Un 'First dates' en formato peludo

Bimba y Dutty son dos bichones malteses, esos mini perros blancos con aspecto de cachorros y mirada del gato de Shrek. Hace 15 días que ponen ojitos en una app de contactos. De contactos animales. Social Animals, se llama esta red social de mascotas. Vendría a ser un Tinder en formato peludo. "Exacto", responde Elena Batista, la ideóloga de la app. “Un First dates de perros –añade-. De perros, de caballos…, porque también hay caballos dados de alta", apunta. Aquí buscan pareja perros y gatos, sobre todo, pero también serpientes, peces, lagartos, gallinas, burros, hasta una rata. A Carlos Sobera le daría un ictus de tanto levantar la ceja.

Elena, la ideóloga de Social Animals, enseña la 'app' en su móvil. Al lado, Lourdes, con Bimba en brazos, y David, con Dutty. Hoy es la tercera cita de los perros a través de esta red social de mascotas. RICARD CUGAT

Elena tiene mascotas, claro: un San Bernardo y cuatro gallinas también con perfil en la app. Dos son sedosas japonesas. "Las llamo Victorio & Lucchino –se ríe-, porque tienen los pelos así". Enseña una foto y sí: tienen las plumas más cardadas que el moño de Amy Winehouse. "Las otras son Thelma y Louise", añade. Será porque le echan huevos: son ponedoras.

Puedes colgar fotos, dar 'likes', comentar, chatear por privado y seguir a otra mascota. La 'app' también incluye agenda y tablón de anuncios

"Vi que en las redes empezaba a haber mucho movimiento de animales –recuerda Elena-. Y pensé: ‘Sería chulo tener un espacio solo para ellos’". Así creó Social Animals. Funciona igual que cualquier otra red social. Te bajas la app, te registras y das de alta tu perfil. Pero aquí además puedes añadir todas las mascotas que tengas. "Cada una tiene su ficha", explica Elena. "Te puedes dar de alta de forma particular –añade-, como una cuenta oficial, si eres una cara conocida, o como asociación". A partir de ahí, puedes colgar fotos con pulsión de instagrammer, dar likes, comentar, chatear por privado y seguir a otra mascota con la agilidad de Rastreator comparando seguros. Incluye una agenda para recordar vacunas y demás fechas importantes del animal, y tablón de anuncios. "Se pueden anunciar pérdidas, adopciones, buscar animales en tu barrio", detalla Elena. "En un futuro habrá más servicios", adelanta. "Habrá un apartado de protectoras de animales y también estamos trabajando para que se puedan hacer consultas online con el veterinario". Además, tendrán un blog: cada mes colgarán una entrevista con un famoso con mascota.

"Los animales no son rencorosos"

Apenas lleva en funcionamiento 20 días y se han apuntado 150 usuarios (humanos) y unas 160 mascotas. Es más fácil que cualquier app de contactos (a dos patas), aseguran. "Es más objetivo –apunta Lourdes, la dueña de Bimba-: buscas un animal que se parezca al que tienes y que viva cerca de donde tú vives". ¿Las ventajas? Que aquí los animales no se evaporan de golpe como los humanos: no hacen ni 'ghosting', ni ‘icing’, ni otras ‘gilipollecing’. "Los animales no son rencorosos", apunta Elena.

¿Los dueños de las mascotas aprovechan para ligar también? "Nosotros no -insiste Lourdes en cuanto puede, ella está casada-, pero quizá haya parejas que sí que surjan", se encoge de hombros. David asiente. "Yo no la he utilizado –él está soltero-, pero habrá gente que sí lo haga. Al ir conociendo al perro, vas conociendo también a la otra persona".

Dutty vuelve a abalanzarse sobre Bimba. Esta vez, ella se deja olisquear. "Yo creo que será una relación duradera", dicen sus dueños con tono paternal. "Nos pondremos de acuerdo con la custodia de los perritos –añade Lourdes-. Podría ser compartida", se ríen. ¿Que qué piensan sus perros de la app? "¡Guau!", exclaman los dos.