Ir a contenido

CONFLICTO URBANÍSTICO

Un juez suspende cautelarmente la ordenación de terrazas en el entorno de la Sagrada Família

Los nueve operadores afectados volverán a instalar las mesas que habían tenido que eliminar

El auto apunta que la medida podría provocar consecuencias económicas "irreparables" para los negocios

Patricia Castán

Una terraza en los alrededores de la Sagrada Família.

Una terraza en los alrededores de la Sagrada Família. / DANNY CAMINAL

El conflicto de las terrazas llegó a su fin el pasado mes de diciembre, cuando el ayuntamiento acordó una modificación de su ordenanza que integra las demandas del Gremi de Restauració de Barcelona. Pero los tentáculos vigentes de la polémica ordenanza original, en forma de otra treintena de ordenaciones singulares para puntos señalados de la ciudad, están siendo amputados judicialmente. Si hace unos meses una sentencia dio la razón a los negocios de la calle de Blai, ahora es el juzgado contencioso-administrativo número 4 de Barcelona el que ha suspendido cautelarmente la ejecución de la ordenación singular de terrazas del entorno de la Sagrada Família.

Así lo había solicitado la patronal de los restauradores hasta que termine el proceso judicial en marcha. Y este podría finalizar declarando su ilegalidad. El mismo gremio se ha ofrecido a pactar con el ayuntamiento una ordenación específica que preserve las actuales terrazas y tenga en cuenta las restricciones de tráfico que se han adoptado en las últimas semanas en el entorno del templo, que afectan a las calles de Marina y Sardenya. 

El auto afecta a titulares de nueve terrazas, que tras recibir las correspondientes notificaciones tuvieron que retirar sus mesas. A partir de ahora pueden volver a instalarlas, lo que la mayoría hará mañana martes, ya que las tenían guardadas en almacenes, explican a este diario fuentes del gremio.

Para la patronal la suspensión cautelar abre la puerta a revisar el caso de otras ordenaciones singulares importantes que también fueron impugnadas, como la de la rambla del Poblenou.

En modificación de la ordenación pactada se estableció también que los casos singulares en tramitación quedaban anulados, mientras que los aprobados (como el caso de la Sagrada Família) se podían revertir en dos años. Pero la decisión judicial ha acelerado esa marcha atrás

Negocios amenazados

Según el juez, la ejecución de la ordenanza tiene efectos "radicales" sobre los restauradores en su facturación. Enfatiza que el entorno de la Sagrada Família es un espacio "eminentemente turístico", por lo que la supresión de las terrazas supone una reducción de los ingresos y de los lugares de trabajo. Además, en caso de una sentencia favorable sería "muy difícil" que los operadores recuperaran el nivel de negocio previo a la supresión, considera.

0 Comentarios
cargando