Ir a contenido

Socio ocasional

El PDECat pacta las ordenanzas funerarias con Colau

El acuerdo supone blindar la gratuidad de los entierros para barceloneses sin recursos

Los exconvergentes mantienen su oposición al proyecto de una funeraria pública

Toni Sust

Ada Colau y Xavier Trias.

Ada Colau y Xavier Trias. / FERRAN NADEU

Una semana después de echar del PSC del gobierno municipal de Barcelona, Ada Colau ha encontrado a un nuevo socio, aunque sea ocasional. El grupo Demòcrata, el PDECat en el consistorio, el rival principal de la alcaldesa , ha anunciado este jueves un acuerdo con Barcelona en Comú sobre los servicios funerarios. Colau intenta desde hace tiempo recabar apoyos para la creación de una funeraria municipal, con la que quiere rebajar las tarifas del sector, que el consistorio cifra en una media de 6.400 euros por entierro. El sector lo rebaja a la mitad.

La concejala del grupo Demòcrata Sònia Recasens ha anunciado el pacto, que supondrá garantizar la gratuidad del servicio funerario para los barceloneses sin recursos o una bonificación del coste, en función de su situación de precariedad. Unas 2.000 familias podrían beneficiarse de las nuevas condiciones. Recasens ha explicado que el pacto con Barcelona en Comú supone el apoyo del grupo de Xavier Trias a las nuevas ordenanzas de servicios funerarios y de cementerio, que se votarán este viernes en el pleno municipal.

Bonificación de un 30%

El resultado del acuerdo será un decreto que establece las nuevas condiciones para acceder a un entierro de forma gratuita. Hasta ahora, era necesario no disponer de bienes patrimoniales y estar por debajo del doble del salario mínimo interprofesional. Recasens ha afirmado que eso dejaba fuera a muchas familias que no pueden asumir el coste. En adelante, el indicador empleado será el Indicador de Renta Suficiente de Catalunya (IRSC), fijado por el Parlament y que para el 2017 es de 569,17 euros mensuales y 7.967,73 euros anuales.

Quien tenga unos recursos equivalentes al resultado de multiplicar el IRSC por 0,6 contará con un entierro gratuito. Quien dispone de ingresos iguales a IRSC multiplicado por uno, accederá a una bonificación del 30% y deberá asumir solo el 70% del coste. La medida está prevista para difuntos que hayan fallecido en Barcelona. En el caso de que alguien reúna las condiciones y sea enterrado en la capital catalana pero no haya fallecido en ella, solo podrá lograr la bonificación. La concejala ha subrayado que la previsión es que el decreto este vigente de forma inminente, en enero del 2018.

Ni empresa ni venta de Mémora

Recasens ha asegurado que existe un “oligopolio” en el sector funerario que reduce la competencia, y ha agregado que ampliarla podría contribuir a la rebaja de tarifas, pero ha advertido de que el grupo Demòcrata sigue sin compartir los planes de Colau de crear una empresa funeraria pública y de vender antes, porque sería preceptivo para crear la nueva sociedad, del 15% de Mémora que es de propiedad municipal. Son puntos que también se votarán en el pleno y que no contarán con el voto a favor de los exconvergentes. En cuanto a la aprobación de las nuevas ordenanzas, prosperarán: Barcelona en Comú y el Grupo Demòcrata suman exactamente los 21 concejales que marcan la mayoría absoluta en el plenario. Además, también ERC votará a favor. Los republicanos mantienen su rechazo a la funeraria, que volverá a ‘morir’ en el pleno si no es retirada del orden del día, por considerar que la previsión de que tenga seis velatorios apenas tendría efecto en el mercado y no ayudaría a rebajar tarifas. 

El ayuntamiento no es la única administración que considera que los entierros son demasiado caros. La Generalitat planea impulsar una regulación que abra los 150 tanatorios de titularidad pública que hay en Catalunya a más operadores, que no requiera poseer un tanatorio. El objetivo es lograr con ello una reducción de un 30% en el coste.

0 Comentarios
cargando