Ir a contenido

Icono de la ciudad

La Sagrada Família quedará blindada como "un aeropuerto" a final de año

El acceso al templo se hará por dos nuevos edificios con más medidas de seguridad

El proyecto se empezó hace dos años siguiendo recomendaciones de los Mossos

Cristina Savall / Barcelona

En el acceso al templo que se encuentra en la calle Marina se están construyendo dos nuevos edificios para ubicar escáners.

En el acceso al templo que se encuentra en la calle Marina se están construyendo dos nuevos edificios para ubicar escáners. / DANNY CAMINAL

Detectores de metales manuales y vigilancia de bolsos visual es lo que actualmente se encuentran todas las personas cuando acceden a las taquillas de la basílica de la Sagrada Família, contra la que pretendían atentar los yihadistas de Ripoll que cometieron los ataques de la Rambla y Cambrils. No obstante, a finales de año, el sistema de seguridad del templo será mucho más eficaz con la implantación de escáners y de arcos detectores de metales, al igual que los de los "aeropuertos internacionales o los del mismo Vaticano", en palabras de Marc Martínez, jefe de seguridad del templo. Para ello se están construyendo, desde hace nueve meses, ante la calle de Marina por debajo de la fachada del Naixement, dos edificios que mejorarán los controles en los accesos de los feligreses y de los visitantes, que en el 2016 volvieron a marcar un récord con 4.561.848 entradas. 

El responsable de seguridad de la Sagrada Família informa de que el proyecto comenzó hace dos años siguiendo recomendaciones de los Mossos d'Esquadra. "Serán dos construcciones a pie de calle, pero por debajo de la fachada, a la que se accede por unas escaleras", detalla Martínez, que indica que ya nadie entrará por otro lugar que no sea ese y que con esta medida se conseguirá cierta pacificación de las calles que rodean la basílica.

Ya en el 2015, el punto de venta de entradas se trasladó dentro del propio recinto para evitar las aglomeraciones que se formaban en el exterior, que habían generado protestas por parte de los vecinos. También se incrementó la venta de tíquets por internet con horarios pautados. Todo ello significó un antes y un después.

"Somos conscientes del icono que representa la Sagrada Família. Tenemos implantado un sistema de seguridad con alta tecnología, también con el asesoramiento de los Mossos, que se ha intensificado después de los atentados, al igual que en las calles de Barcelona", precisa el director de seguridad.

Monumento imprescindible

El 72% de los visitantes del templo, tres de cada cuatro, van a verlo porque lo consideran un monumento imprescindible de Barcelona. "Las otras personas lo hacen motivados por intereses religiosos, arquitectónicos o atraídos por el carisma de Antoni Gaudí", se especifica en una encuesta encargada por el patronato de la Sagrada Família, que recuerda que TripAdvisor asegura que esta basílica es el primer lugar del mundo que ha registrado más de 100.000 opiniones en su página web. "Está por delante de la Torre Eiffel y del Coliseo de Roma. Es el monumento más comentado en internet", destaca el estudio.

Los franceses lideran el listado de visitas por nacionalidades con un 12% del total, seguidos muy de cerca por los norteamericanos. Los italianos se sitúan en tercer lugar con el 8,5% y en el cuarto, los japoneses (6,5%). Los españoles, la mitad de ellos procedentes de Catalunya, representan más del 6% de las entradas vendidas.

0 Comentarios
cargando