Ir a contenido

En El Prat

Empiezan en El Prat las obras del túnel de Sants a la T-1 del aeropuerto

El nuevo tramo tendrá 4,5 kilómetros, 3,4 soterrados, y un presupuesto de 285 millones

Fomento calcula que el itinerario entre la estación y El Prat se hará en 19 minutos

Toni Sust / Barcelona

Trabajos de la tuneladora que el miércoles empezó a perforar en El Prat el túnel que llegará hasta la T-1. / CARLOS MONTAÑÉS

Trabajos de la tuneladora que el miércoles empezó a perforar en El Prat el túnel que llegará hasta la T-1.
La tuneladora que ha empezado a perforar el túnel que desde el El Prat  llegará hasta la T-1.

/

La tuneladora que excava gran parte del nuevo acceso ferroviario entre la estación de Sants y las terminales del Aeropuerto de El Prat empezó a trabajar la noche del miércoles. Con la perforación, Adif inició un proyecto que culminará con la llegada del tren a la Terminal 1.

El acceso de Sants a la T-2 y la T-1 tendrá una longitud de 4,5 kilómetros, de los que 3,4 kilómetros discurrirán de forma soterrada. En total, 2,8 kilómetros se excavarán con la tuneladora.  El presupuesto es de 285 millones de euros y el Ministerio de Fomento calcula que una vez en funcionamiento el trayecto de los viajeros entre Sants y la T-1 (primero se llegará a la T-2) tendrá una duración de 19 minutos. El Gobierno prevé que entre 7 y 9 millones de personas utilicen la nueva línea.

La tuneladora empezó a trabajar el miércoles en El Prat y tardará de 6 a 7 meses en completar su cometido.  Después vendrá la colocación de vías, catenarias y señalizaciones. Esta fase concluirá a finales del 2018. No hay una fecha prevista para la entrada en funcionamiento del nuevo acceso. Fomento cifraba meses atrás en un 25% los trabajos ya realizados, por valor de unos 60 de los 285 millones de euros del coste total.

La obra sustituirá al actual ramal de vía única que enlaza la estación de El Prat solo con la T2. El nuevo trazado es una plataforma ferroviaria de doble vía electrificada que comenzará en el paso por debajo de la autovía C-31 de la línea ferroviaria que va de Barcelona a Vilanova i la Geltrú (Garraf) y concluirá en la estación prevista debajo de la Terminal 1 del aeropuerto. Además de esa estación, Fomento hará una intermodal en la T-2, lo que llevará a la desaparición de la actual estación de cercanías y de la pasarela que la conecta con la terminal.

El túnel, dos tramos

El túnel que se empezó a perforar el miércoles pasará por debajo de la C-31, de la línea 9 del metro, de la T-2 y de la pista principal de la T-1. El túnel tendrá un diámetro de 10,6 metros y una profundidad máxima de 25,8 metros, con dos tramos. El primero,  con una longitud de 1.364 metros, que concluye en la estación intermodal prevista en la T-2, y el segundo, con 1.466 metros, hasta la T-1.

En total, 134.000 metros cúbicos de tierra serán tratados para su compactación. Se emplearán unas 24.000 toneladas de acero y 48.700 metros cúbicos de hormigón.  La tuneladora utilizada es del tipo EPB, Escudo de Presión de Tierras: dispone de una cabeza giratoria equipada con instrumentos de corte, aberturas por donde se extrae la tierra excavada. Al avanzar, la tuneladora va colocando las dovelas: piezas que forman la estructura circular de hormigón, de las que se colocarán 2.855.

La tuneladora pesa 2.230 toneladas y mide 99 metros. Cuenta con un diámetro de excavación de 10,6 metros. La cabeza de corte, la parte que gira para perforar, consta de 22 motores con una potencia de 4.000 kilovatios.

Casi una década de retraso

La conexión entre la estación de Sants y la T-1 llegará casi una década después de lo previsto. En el 2009, se anunció el proyecto con las mismas características del que ahora está en elaboración.