Ir a contenido

infraestructuras

El tren llegará a la terminal T-1 de El Prat con 8 años de retraso

El nuevo ramal, que también parará en la T-2, tardará 19 minutos en cubrir el trayecto

CARMEN JANÉ / BARCELONA

Obras del acceso ferroviario al aeropuerto de El Prat . 

Obras del acceso ferroviario al aeropuerto de El Prat .  / JULIO CARBO

Más de ocho años después del primer anuncio, el Gobierno ha vuelto a reiterar que el tren finalmente llegará a la terminal 1 del aeropuerto de El Prat con un nuevo ramal que enlazará la estación de Sants con la T1 en apenas 19 minutos, pasando antes por la T2. La obra, de doble vía, sustituirá en un futuro al actual ramal de vía única que enlaza la estación de El Prat solo con la T2 y beneficiará, según sus promotores, a entre siete y nueve millones de pasajeros al año.

El nuevo trayecto que permitirá a los trenes de Rodalies acabar en la T1 requerirá la construcción de un nuevo tramo de 4,5 kilómetros entre la salida del túnel de la estación de El Prat y la terminal 1, que atravesará por debajo la pista principal del aeropuerto. El túnel tendrá una longitud de 3,3 kilómetros, de los que 2.830 metros se excavarán con tuneladora.

TUNELADORA

Así lo anunciaron la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que este viernes visitaron las obras que se realizan bajo la pista del aeropuerto para poder instalar la tuneladora a partir de la primera quincena de abril.

La máquina, "de características similares a las que se utilizaron para la construcción de los túneles de Barcelona, Girona y Montcada i Reixac" en las obras del AVE Madrid-Barcelona-Frontera francesa, se prevé que esté perforando a partir de septiembre y que acabe sus trabajos a finales del 2018.

Entonces comenzará una segunda fase de obras para instalar vías y todo el resto de infraestructuras y que aún no tiene calendario cerrado. La obra incluye una nueva estación en la T2 y otra en la T1, que ya tiene el espacio reservado desde que se planeó la terminal junto a la actual estación de la línea 9, que entró en servicio hace ahora un año.

SIN TREN

La T1, que concentra actualmente la mayoría de los vuelos, solo es accesible ahora en autobús y en metro, con la línea 9 sud que se inauguró hace un año y que tarda más de media hora desde su origen, en Zona Universitària, y 25 minutos desde Torrassa, la última conexión con la línea 1.

Los viajeros que llegan en tren, sin embargo, se quedan en la terminal 2 y desde allí deben tomar una de las lanzadera gratuitas que enlazan las dos terminales de pasajeros, o tomar el metro.

Las obras del nuevo ramal no tienen aún fecha de finalización. La tuneladora, "muy singular" y "ya usada en las obras del AVE" según el ministro, llegará durante la primera quincena del mes de abril y será montada en verano para entrar en servicio a partir de septiembre.

La parte de El Prat, sin embargo, está ya en marcha, con “casi el 25% construido”, según el ministro. Los trabajos están ahora enla terminal 2, donde se han tenido que desviar servicios cerca del aparcamiento para construir la nueva estación.

PRIMER ANUNCIO

Las obras ahora en marcha ya fueron anunciadas en el 2009, con un presupuesto casi idéntico al actual, de 285 millones de euros, y las realizarán una UTE compuesta por Copcisa, Ferrovial-Agroman y Sacyr.

Para escenificar que, como dijo Saenz de Santamaría, “el compromiso del Gobierno de España para favorecer a los ciudadanos de Catalunya”, los dos altos cargos se han rodeado de representantes del aeropuerto, el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, Adif y las  empresas constructoras. El ‘conseller’ de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, no acudió, según fuentes de su departamento, “porque no había sido invitado”.

La vicepresidenta también recordó la oferta al Govern de “un nuevo plan de Cercanías” y de impulsar a Catalunya en los Presupuestos Generales del Estado a través de la I+D+I.