Ir a contenido

BARCELONEANDO

Los 'indepes' que vienen del frío

Los finlandeses ya han empezado a festejar la independencia en Catalunya. "Solo independencia de Finlandia", puntualizan. Este año festejan el centenario de su país

Ana Sánchez

Un momento del sorteo tras la cena finlandesa que se montó el viernes pasado en Les Corts. Fue el primer evento en Barcelona del año del centenario de Finlandia.

Un momento del sorteo tras la cena finlandesa que se montó el viernes pasado en Les Corts. Fue el primer evento en Barcelona del año del centenario de Finlandia. / FERRAN NADEU

Hay más rubios por metro cuadrado que en la Casa Lannister de ‘Juego de tronos’. Aquí son las morenas las que levantan sospechas de tinte. Casi todos han estado a 35 grados bajo cero y conocen a Papá Noel en persona. “Hombre, claro”, dicen con tono ofendido de obviedad. Nadie replica con un “vale”. En finés significa “mentira”.

“Suomi: 2.606 km”, indica una señal. Es la distancia que hay entre Barcelona y Helsinki en línea recta. Suomi es como se dice Finlandia en plan nativo.

Finlandia es ese país nórdico de donde salen los Nokia, los ‘angry birds’, el sistema operativo Linux y los pilotos de F-1. ¿La Santísima Trinidad del ‘made in Finland’? “Papá Noel, la sauna y el tango”, sueltan de carrerilla Salla y Tarja. “Dicen que los finlandeses llevaron el tango a Argentina”, añaden entre risitas como si fueran de Bilbao. El chiste está basado en hechos reales: existe una variante de “tango de Finlandia”.

UNOS 2.000 FINLANDESES EN CATALUNYA

En este oasis rubio platino hoy se menciona la independencia tanto como en el Govern. “Esto no se puede hacer ahora –les dijeron con sorna-: ¡una fiesta de la independencia en Catalunya!”. “Solo independencia de Finlandia”, puntualiza riendo Timo Olavi. Es uno de los organizadores que hay detrás del grupo de Facebook Suomi Finland 100 en Catalunya. Lo crearon en febrero para celebrar entre 'expats' el centenario de la independencia de Finlandia.

Finlandia es el 5º país más feliz del mundo, la 5ª mejor educación del informe Pisa. ¿Por qué se quedan? "Por el sol", responden 

Hay unos 2.000 finlandeses en Catalunya, calcula el cónsul honorario, Albert Ginjaume. ¿Que por qué vienen? Finlandia es el 5º país más feliz del mundo, la 5ª mejor educación del informe Pisa. “Por el sol”, coinciden todos. La semana pasada se congeló una fuente en Helsinki.

Hoy es el primer evento del año: cena finlandesa. “Syödään yhdessä” repiten los carteles. Significa “comemos juntos”. “Juntos” es el lema del centenario, explica Kirsi, otra organizadora. El 20 de mayo irán también juntos a Puigcerdá a practicar marcha nórdica, que es un invento finlandés, dice. Habrá más comidas, quizá cine, hasta el día de la fiesta nacional: 6 de diciembre.

Aún no son las siete –hora de cenar en Finlandia- y ya hay una veintena de personas sentadas a la mesa. Empiezan a servir ‘sima’: agua con limón, azúcar, pasas, levadura. Las mesas se llenan enseguida: iban a ser 50 personas, han venido 150. Muchas parejas mixtas de finlandeses y catalanes. Todos se suelen relacionar virtualmente en el grupo de Facebook “katalonian suomalaiset” (finlandeses que viven en Catalunya). Hay casi 1.700 miembros.

Beben 6 cafés al día, saben dónde comprar pan de centeno y hasta han encontrado un par de bares donde ver hockey sobre hielo

De un primer vistazo destaca ¿una finlandesa morena? “Es teñido”, responde Katariina. “Para tener camuflaje”, se ríe. Katariina vino a estudiar y ya lleva 4 años. En Barcelona sigue bebiendo 6 cafés al día –los finlandeses están entre los mayores consumidores de café-, sabe dónde comprar pan de centeno y hasta ha encontrado un par de bares donde ver hockey sobre hielo. “En 2 semanas empieza el mundial”, anuncia.

SALMÓN AHUMADO AL ESTILO FINLANDÉS EN SITGES

El convite es en Coocció, una cocina de alquiler que hoy dirige el chef Jani Paasikoski. De primero, hay salmón, claro. Es de Järvi Soikkeli, que desde hace 3 años lo ahúma al estilo finlandés en Sitges. Comparte plato con dos pasteles de Carelia con ‘munavoi’ (huevos con mantequilla). “Es lo que más extrañas cuando estás en el extranjero”, asegura Kirsi. La comida y también la sauna, añade con nostalgia un grupito de treintañeras.

FERRAN NADEU

Primer plato: salmón ahumado al estilo finlandés en Sitges y dos pasteles de Carelia con ‘munavoi’ (huevos con mantequilla).

Llega el plato estrella: sopa de salmón. Se acompaña con un pan de centeno crujiente que todos untan con ¿más mantequilla? “Sí –se ríe Kirsi-. Es lo que hay”. A medida que coges confianza, te van dejando tan helado como en su tierra. Lo mismo te cuentan que es de su pueblo el mejor francotirador de la historia -Simo Häyhä, La Muerte Blanca- o que ponen en casa papel de váter con motivos navideños. 

A las 21 horas ya están con el café. A las diez apenas quedan los organizadores y un grupito moreno. Irina es catalana. Su marido, también, pero se casaron en Finlandia. “Lo mejor que he hecho en mi vida –dice ella-: eso y mi hijo”. Le puso nombre finlandés: Ari.

Por mucho que hayas puesto la oreja, no habrás pillado ni una palabra en finés. Es uno de los idiomas más complicados según los ránkings. Sobre todo si te dicen cómo llaman a los mecánicos de aviones con motor de turbina. “Lentokonesuihkuturbiinimoottoriapumekaanikkoaliupseerioppilas”. Es una de las palabras más largas del mundo. Todos la repiten del tirón sin inmutarse -¡61 letras!- y en frío, claro.   

0 Comentarios
cargando