Ir a contenido

Los propios viajeros se quejan de exceso de turistas en Barcelona

El 58% cree que son demasiados en las visitas turísticas y casi el 16,2% se aloja en pisos por días

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Turistas en la Casa Milà.

Turistas en la Casa Milà. / DANNY CAMINAL

Paradoja donde las haya, al propio turista le molesta tal vez tanto como al barcelonés estar rodeado de muchos visitantes. Así lo indica la encuesta sobre la actividad turística realizada durante el 2015 y cuyos resultados completos ha dado a conocer el ayuntamiento hoy domingo. Un 58% de los los viajeros alertan de que en la capital catalana hay demasiada gente para hacer visitas turísticas. Posiblemente sea por la focalización de sus intereses: el 89,1% afirman visitar el centro (de Colom al paseo de Gràcia), mientras que los que llegan al Born o la Barceloneta son un 69,2%.

El informe se basa en 6.000 entrevistas realizadas durante nueve meses en puntos turísticos y hoteles, y en sus resultados distingue la voz general de la de quienes se alojaron en hoteles, donde habitualmente el resultado es más abultado en gastos y nivel social y profesional del viajero. Según el cómputo global de encuestados, el 65% llega por motivos de ocio y solo el 22,2% por causas profesionales, aunque en los hoteles esta cifra se eleva al 35,7%, muy por debajo no obstante del 2006, cuando representaban la mitad. Esa proporción demuestra que el turismo que crece sin tregua -hasta un nuevo récord previsto para este año- es sobre todo vacacional o de escapadas.

Una vez en la capital catalana, algo menos de la mitad (47,6%) eligen un hotel para alojarse. En torno al 16,2% prefieren un apartamento turístico, mientras que otros tantos se hospedan en casa de amigos y familiares, un 10,4% lo hacen albergues u hostales y un 9,7% en otros alojamientos. En la elección de camas es prioritario el precio, sobre todo en los que eligen pisos o albergues, seguido por la comodidad.

Solo un 2,5% sufrieron algún delito

La misma encuesta ahonda en la seguridad del turista. Solo un 2,5% habría sido víctima de algún delito contra su seguridad personal, un 0,1% contra su vehículo. Casi una tercera parte no lo denunciaron. Cabe destacar que el percance estrella son los robos en el transporte público (casi una cuarta parte de los casos), seguidos por la Rambla (16,5%) y calles y pazas. Por zonas, el Gòtic es la más mencionada, casi a la par que las playas (7,5%). En el paseo de Gràcia los casos son mucho más anecdóticos. La inmensa mayoría de los que denuncian eligen las comisarías (93,8%), frente a una minoría que lo hacen en sus hoteles, donde es posible tramitar la denuncia en los últimos años.

El sondeo da idea del 'boom' de las pernoctaciones en viviendas particulares que se destinan al uso turístico, aunque se mantiene al mismo nivel que hace un año. Legalmente existen en la ciudad 9.706 pisos por días, de tamaño muy diversos. Pero se desconoce la cifra de ilegales, para alcanzar esa capacidad de acogida. Exceltur, que engloba a 23 empresas turísticas, señalaba hace un año en un informe que este tipo de alojamiento doblaba las plazas hoteleras, aunque la patronal de las viviendas por días rechazó esas cifras.  

El ayuntamiento destaca el hecho de que el 46,7% de los que duermen en un piso turístico declara saber que cumple las normas "legales" de la ciudad, aunque menos del 13% lo ha comprobado con el número de registro. Es más: por debajo de la mitad (44,4%) están preocupados sobre la legalidad o no de su cama.

PERFIL DEL VIAJERO

La radiografía de los ríos de turistas que recorren los puntos más conocidos de la ciudad se refleja estable en edad, 37,7 años, 60,4% de hombres y más de un 82% de extranjeros. Esta circunstancia es la que ha mantenido al turismo en auge en Barcelona, pese a la pérdida de viajeros del resto de España durante unos años. Según los resultados de la encuesta, dominan las nacionalidades europeas (francesa, británica, italiana y alemana), aunque según el Institut d'Estadística de Catalunya Idescat el año pasado se impusieron los estadounidenses. En global dieron un 8,6 de valoración a la ciudad, con la arquitectura (9,1) como asignatura más valorada.

CONTRA LA MASIFICACIÓN

El ayuntamiento ve en ese 58% de visitantes que se queja de "demasiada gente" para hacer visitas turísticas (un 26,8% están en desacuerdo) la ratificación de sus tesis sobre la "masificación" de la ciudad en ese ámbito. Por ello, el concejal de Turismo, Agustí Colom, se siente reafirmado en la "posición tomada por el gobierno municipal" para involucrarse más en su gestión y desarrollar medidas "como el plan especial de alojamiento turístico o la constitución del Consell de Turisme i Ciutat", destaca.

Los guiris interrogados también creen en un 39,9% de casos que la ciudad ostenta precios caros en relación a su calidad, aunque estén por debajo de otros destinos de primer nivel, como Londres o París. Su gasto medio es de unos 880 euros (incluido un 32,5% en el viaje, un 30,4% en alojarse y el resto en manutención, compras y actividades. Por ejemplo, la media que invierten para comer es de 16,2 euros, mientras que las cenas se elevan a más de 22. Un promedio, obviamente, que centrifuga los casos de quienes comen bocadillos o preparan cenas domésticas en los pisos turísticos, con el turismo de lujo que dispara el gasto en restaurantes de moda.

En dormir gastan casi el doble de la media (54,1 euros) si lo hacen en hoteles (99 euros al día), mientras que el 69,5% utiliza en algún momento el metro, seguido del 33,8% en el caso del taxi. Pasear e ir a la playa son las dos actividades favoritas, seguidas de los museos y las tiendas. En este último ámbito, hacen más gasto en la Rambla (23,7%), el Gòtic y el paseo de Gràcia, a distancia del Born o diversos centros comerciales. Y la Sagrada Família y las playas son otras de las visitas de rigor, como resulta evidente a simple vista. 

Temas: Turismo