Ir a contenido

Barcelona Regional pondrá en manos de la Fiscalía su gestión bajo en la época de CiU

El consejo de administración de la agencia ve dudoso el gasto de dos millones de euros durante el mandato de Trias

El exalcalde convergente insinúa que el organismo ha rechazado facultar a Colau para presentar una querella

Xabi Barrena Toni Sust

Willy Muller, entonces director general de Barcelona Regional, en septiembre del 2011.

Willy Muller, entonces director general de Barcelona Regional, en septiembre del 2011. / ELISENDA PONS

El consejo de administración de Barcelona Regional, agencia que depende del Ayuntamiento de Barcelona, ha decidido este lunes poner en manos de la fiscalía la gestión llevada a cabo en la misma empresa durante el tiempo en que CiU estuvo al frente (2011-15).

El consejo, presidido por Ada Colau y en el que toman parte varios alcaldes metropolitanos y representantes del Adif, del aeropuerto y del puerto, entre otros, ha analizado la auditoría de las cuentas de este periodo.

La decisión de realizar una auditoría fue tomada por el propio consejo de administración tras la publicación en EL PERIÓDICO de una serie de informaciones que apuntaban presuntas prácticas irregulares a cargo del presidente de BR, Antoni Vives, y su director general, Willy Müller. La fiscalía ya empezó diligencias en algunos de los casos y, en uno de ellos, archivó la causa. 

Sin embargo, en la Fiscalía sigue estando abierto el expediente creado a raíz del expediente informativo que realizó el ayuntamiento y que permitió, por ejemplo, detectar la presencia de dos asalariados, Antoni Miguel Cerveró, 'Leslie', y Jesús Arévalo, que a pesar de ingresar sus honorarios no quedaba demostrado que hubieran tenido relación laboral alguna con BR. Tanto el excantante de Los Sírex y exconcejal con CiU como el exalcalde de Cervelló (tambien de la federación) han prestado ya declaración ante la Fiscalía, según apuntan fuentes judiciales.

En la auditoría, cuyo contenido también avanzó este diario, se tildaba de “anti-económico” el destino de dos millones de euros en proyectos de BR en el extranjero. En este capital también se incluían 200.000 euros en gastos de representación. En el análisis del 56% de las facturas emitidas se encontraron gastos de alojamiento en hoteles de Moscú a 900 euros la noche, comidas en día festivo (no laborable, por tanto, en principio exento de ser abonado con la tarjeta de la agencia) e, incluso, entradas a Port Aventura por un valor de 150 euros.

BR, por tanto, se abstiene de pedir un análisis jurídico de la auditoría, para ver si las prácticas podían encajar en alguna categoría penal, y deja en manos del fiscal la cuestión. Reservándose, en todo caso, la opción, más tarde, de presentar una querella contra los antiguos gestores de la agencia metropolitana.

Las claves de la noticia

  • Proyectos "antieconómicos" Según la auditoría que conoció ayer el consejo de administración de Barcelona Regional, bajo la gestión de CiU, es decir entre otoño del 2011 y primavera del 2015, la agencia metropolitana se gastó dos millones de euros en proyectos claramente «antieconómicos» y ruinosos en el extranjero. 1.
  • A escondidas El estudio indica que la agencia metropolitana llevó a cabo esas actividades no solamente a espaldas del Ayuntamiento de Barcelona y del Área Metropolitana de Barcelona, administraciones que le dan sustento, sino también a los órganos de gobierno de la propia Barcelona Regional..
  • Investigación Tras analizar un informe del ayuntamiento en el que se señalaban presuntas irregularidades, la Fiscalía de Barcelona decidió abrir diligencias. Según el consistorio, las presuntas irregularidades de Barcelona Regional se habían producido en la contratación de empresas, de personal y en la actuación internacional.

EL CONSISTORIO

Por parte del ayuntamiento, la teniente de alcalde Janet Sanz ha relatado que el consejo de administración ha decidido “por unanimidad” trasladar los resultados de la auditoría a fiscalía. Sanz ha precisado que no se ha tomado por ahora la decisión de iniciar acciones legales contra los presuntos responsables en concepto de reparación de daños o depuración de responsabilidades, y que se esperará a las conclusiones de la fiscalía para decidir si se actúa judicialmente.

“Ahora sabemos qué dice la auditoría pero es necesario un análisis jurídico sobre las implicaciones”, ha precisado. Sanz ha anunciado que el próximo jueves a mediodía se reunirá con representantes de los grupos del ayuntamiento para darles toda la información de la auditoría.

TRIAS: “UNA AUDITORÍA DE PARTE”

Después ha comparecido el exalcalde Xavier Trias, que, precisamente, ha empezado lamentando que el grupo de CiU no tenga todavía la auditoría, pese a que el viernes le envió una carta a Colau solicitándola. Trias se ha mostrado indignado y ha calificado el estudio encargado por el ayuntamiento como “una auditoría de parte, hecha por encargo, para hacer daño”.

Sobre el traslado de los datos a la fiscalía, se ha mostrado de acuerdo: “Está bien, que la fiscalía lo estudie. Ofrecemos la máxima colaboración para aclarar qué es Barcelona Regional y para qué ha servido”. También ha insinuado que el consejo ha rechazado la posibilidad de facultar a Colau para que presentara una denuncia por las presuntas irregularidades: "Ha intentado tomar una serie de decisiones que no han podido salir adelante. Ha querido mezclar política y gestión y miembros del consejo se han negado”. Fuentes conocedoras de la reunión sostienen que ella misma ha pospuesto esa posibilidad a la espera de las conclusiones de fiscalía.

El exalcalde ha asegurado que la gestión de BR ha sido “muy buena” y que hasta cuatro auditorías previas lo confirman. También ha asegurado que si hay proyectos que no han sido rentables es porque se han abandonado.