Ir a contenido

TRAS SU REMODELACIÓN

El jardín de la finca Muñoz Ramonet abre sus puertas al público desde este domingo

A partir de las 11.00 horas, este nuevo espacio verde ofrecerá una fiesta con diversas actividades

Vista de los jardines de la finca de Muñoz Ramonet, antes de su remodelación.

Vista de los jardines de la finca de Muñoz Ramonet, antes de su remodelación. / ALBERT BERTRAN

Barcelona abre al público este domingo el jardín histórico de la finca Muñoz Ramonet con una fiesta repleta de actividades desde las 11.00 horas. A partir del lunes, este nuevo espacio verde que gana la ciudad, en la calle de Muntaner, 282 (Sarrià-Sant Gervasi) estará abierto todos los días de la semana desde las 10 de la mañana hasta el anochecer.

Tras un litigio de más de 15 años, en julio del 2013 las herederas de Julio Muñoz Ramonet entregaron las llaves de la finca al Ayuntamiento de Barcelona en cumplimiento de un fallo del Tribunal Supremo (TS). En el 2015 el consistorio empezó los trabajos de mejora de las instalaciones del jardín, del sistema de riego y el alumbrado, en unos trabajos que incluían también la recuperación del diseño y la vegetación originales ideados por Jean-Claude-Nicolas Forestier en 1916 y por Joan Mirambell en 1956.

Las actuaciones han consistido principalmente en la mejora de la accesibilidad en todas las zonas de paseo del jardín, la remodelación de las instalaciones para su modernización y la reconversión de la piscina en estanque. En los dos estanques que había previamente en el jardín, típico de la burguesía catalana del siglo XX, se ha actuado siguiendo los criterios de biodiversidad adecuados para el funcionamiento de estanques naturalizados.

La configuración inicial de muros y escaleras históricas se ha mantenido por su valor patrimonial, y la renovación de la vegetación ha respetado el carácter original del jardín.

Originariamente, la casa era del marqués de Alella Ferran Fabra i Puig, industrial téxtil propietario de la empresa de hilos Fabra i Coats, y encargó el jardín de su nueva residencia al diseñador francés Jean-Claude-Nicolas Forestier (1861-1930) conservador de los parques de París y uno de los paisajistas internacionales más reconocidos.

PAISAJISTA DE PARÍS

La propuesta final de Forestier dividía los espacios del jardín en tres terrazas, y al morir el marqués en 1945 sus nietas vendieron la finca a los hermanos Muñoz Ramonet, que encargaron la remodelación del jardín al diseñador Joan Mirambell, quien introdujo cambios en la estructura.

En la recuperación del jardín, la Fundació Muñoz Ramonet ha pretendido mantener el espíritu del proyecto de Forestier respetando las modificaciones introducidas por Mirambell.

0 Comentarios
cargando