Ir a contenido

PLENO MUNICIPAL

Barcelona repudia a Pujol y Cristina de Borbón y distingue a Muriel Casals

El ayuntamiento otorga la medalla de oro a la fallecida, retira la de la infanta y acepta la renuncia del 'expresident' al reconocimiento

Toni Sust

Ada Colau y Laia Ortiz, en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona.

Ada Colau y Laia Ortiz, en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona. / JULIO CARBÓ

Tres medallas de oro de las que entrega la ciudad de Barcelona a sus más honorables vecinos han sido noticia en el pleno del ayuntamiento de este viernes. El consistorio ha aprobado distinguir con la medalla a la fallecida Muriel Casals, presidenta de Òmnium Cultural, retirársela a Cristina de Borbón, que la recibió en 1997, y aceptar la renuncia al reconocimiento por parte del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, a quien se le dio en 1992.

Es la aprobación final de decisiones que ya se habían tomado en la comisión de Presidencia, y que han dado pie a matices, aunque ha primado el consenso salvo en un caso. La medalla de oro concedida a Casals, propuesta por CiU y ERC, ha contado con el apoyo de todos los grupos menos Ciutadans, que se ha abstenido, y el PP, que ha votado en contra.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha defendido la trayectoria de “defensa de la lengua y la cultura catalanas” de Casals y ha considerado adecuado que se la reconozca el mismo día en que se retiran galones a Pujol: “Son dos casos contrapuestos en Catalunya”. La alcaldesa, Ada Colau, por su parte, ha subrayado: "La recordaremos con una sonrisa".

El exalcalde Xavier Trias ha elogiado a Casals, a quien ha calificado como “una persona que quería a los demás y que se hacía querer. Su capacidad de diálogo le hizo ganarse a mucha gente, especialmente, gente que no pensaba como ella”.

Luz verde a la reducción a cinco de los domingos de tiendas abiertas 

El pleno municipal ha aprobado este viernes definitivamente el acuerdo con el sector del comercio por el que el consistorio permitirá que las tiendas abran en domingo en cinco ocasiones: los días 8, 15 y 22 de mayo y 2 y 9 de octubre. El horario de apertura permitido será de 12.00 a 20.00 horas, lo que supone retrasar apertura y cierre dos horas, ya que el año pasado el consistorio dejaba abrir de 10.00 a 18.00. El consistorio anunció inicialmente su intención de reducir de 10 a cuatro los domingos previstos para la apertura de los comercios, aunque finalmente ha accedido a que sea uno más, cinco. El acuerdo se ha aprobado con los votos favorables de Barcelona En Comú, ERC, el PSC y las abstenciones de CiU y la CUP.

RECHAZO DE CIUTADANS Y DEL PP

Tanto la jefa de filas de C’S en el consistorio, Carina Mejías, como el del PP, Alberto Fernández Díaz, han rechazado distinguir a Casals por ser alguien vinculado con “una ideología” y por su independentismo, y no por su aportación en otros campos. Ciutadans se ha abstenido y el PP ha votado en contra, si bien Fernández ha distinguido a la persona de su crítica y ha calificado a Casals de “afable y dialogante”. Las prisas, ha dicho, no tienen sentido en un proceso que debería ser dialogado.

También Josep Garganté, de la CUP, ha considerado que no era necesario acordar tan deprisa la medalla, algo que a su juicio corresponde más a entidades que a los partidos políticos, pero su grupo ha votado a favor. El republicano Alfred Bosch, que ha calificado a Casals de "barcelonesa y barcelonista", ha recordado que solía reunirse con ella. También el socialista Jaume Collboni se ha sumado a la defensa de la distinción a Casals.

DISCÍPULO DOLIDO

En el caso de Pujol se aceptaba la entrega física de la medalla que el propio premiado hizo en el 2014. Tras su confesión, el grupo del PSC en el ayuntamiento le hizo llegar una carta reclamando la devolusión de la medalla. Trias convenció al 'expresident' de que era mejor que renunciara voluntariamente para evitar que se le retirara la distinción. 

Este ha intervenido en nombre del grupo de CiU, pero en realidad ha hablado como heredero dolido de Pujol, bajo cuyo mando desarrolló el principal tramo de su trayectoria política: “Es un tema complejo, que me emociona y me afecta personalmente. Para mi Pujol ha sido una gran persona, lo he querido, ha hecho transformaciones en nuestro país, pero es cierto que el propio Pujol ha hecho un reconocimiento publico de haber tenido una actitud poco digna, y eso comporta perder la medalla. En la vida, hay que ser ejemplar”.

Trias ha añadido, eso sí, la consideración de que el acto de aceptación de la medalla entregada por el expresidente no era necesaria: "El acto de hoy sobraba".

No ha habido diferencias en el voto: todos han apoyado la degradación. También en el caso de la revocación de la entrega de la medalla a Cristina de Borbón -solicitada por ERC-, que no llegó a renunciar a la distinción. Sí ha habido cierto debate, porque Pisarello ha aprovechado la crítica a la infanta para defender los valores republicanos, lo que ha hecho que Fernández Díaz, al igual que Mejías, hiciera una encendida defensa de la monarquía española. Fernández ha recordado el apoyo de la Corona a los Juegos Olímpicos de Barcelona. Mejías ha afirmado: "Lamentamos que se use un caso para cuestionar la monarquía parlamentaria". "La infanta Cristina tiene que volver a ser la ciudadana Cristina de Borbón", ha proclamado Pisarello.

Garganté ha vuelto a hacer gala de su vocación de 'showman' y ha recordado una canción que ya citó cuando se debatió la retirada de medallas tiempo atrás. Basada en una canción popular e interpretada por el grupo Mesclat, la canción contiene el verso 'Si el rei vol corona, corona li darem: que vingui a Barcelona i el coll li tallarem'. Lo dijo en enero y la polémica fue considerable. Por eso, este viernes Garganté ha apostado fuerte por ello: "Voy a leer la canción entera".