01 oct 2020

Ir a contenido

REIVINDICACIÓN POPULAR EN NOU BARRIS

La pista de 'skate' olvidada

Jóvenes de Roquetes exigen al municipio la reforma de la instalación de la Via Fàvencia

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

La pista de skate de Via Favència fue, como pasa casi siempre en los barrios obreros de la ciudad, fruto de una reivindicación vecinal. Surgió de la lucha por la cobertura de la Ronda de Dalt, cuya construcción dividía al barrio. La movilización ciudadana forzó a cubrir la carretera y la losa que cubría la misma dio lugar a varios equipamientos deportivos, entre ellos la pista de skate, punto de encuentro de los jóvenes de Roquetes desde aquel lejano 1992.

«El ayuntamiento hizo la pista y luego se olvidó. Desde entonces, tanto el mantenimiento como la gestión del espacio ha ido a cargo de los chavales. El skate nos ha servido todo este tiempo como herramienta de transformación social. Ha hecho que los jóvenes se impliquen en el barrio, en la conservación del espacio público...», asegura Carlos, educador social del Kasal de Joves de Roquetes.

Ayer por la tarde, la jornada de mantenimiento de las pistas, en la que los chicos de barrio rellenan con cemento los agujeros causados en el asfalto por sus piruetas y pintan la piscina, tenía un carácter distinto. Ayer no solo cuidaban el equipamiento, algo que hacen de forma regular, sino que la acción tenía un mensaje claro: «Queremos una pista nueva». El Ayuntamiento de Barcelona se comprometió hace ahora un año, en el furor de los X Games, a hacer tres pistas de skate en la ciudad: ampliar la de la Mar Bella, reformar por completo la de Via Favència y hacer una tercera, nueva, en Les Corts. La primera se inauguró por todo lo alto hace un par de semanas y la última ya está lista, a punto de cortar la cinta. De la suya, por el momento, llevan meses sin tener noticias.

El anuncio de la reforma integral de la pista de Via Favència llegó después de otra acción de protesta de los jóvenes de Roquetes, después de que dos policías pretendieran multar -finalmente se logró parar la sanción- a dos chavales por intervenir en el espacio público cuando estaban trabajando en una de las rampas construidas por ellos en el 2003. Además de la promesa de reformar las pistas -«el arquitecto que las hizo, se lució. De las tres pistas, hay dos en las que jamás se ha podido patinar», contaba el año pasado Albert, un usuario de las pistas, miembro de asociación DEH-, los jóvenes arrancaron al municipio el compromiso de que contaría con ellos para elaborar el proyecto del equipamiento, compromiso que se cumplió.

Entre octubre y noviembre del año pasado tuvieron varias reuniones técnicas con los arquitectos encargados del proyecto. Les indicaron sus necesidades y les hicieron peticiones como que respetaran la curva que habían creado ellos mismos con sus manos, por su valor sentimental y casi de memoria histórica. Todo pintaba muy bien. El proceso participativo fue muy concurrido y el proyecto salido de él gustaba a todos. El problema está en que, desde noviembre, no han vuelto a tener noticias ni de los arquitectos, ni del municipio, mientras han visto cómo se inauguraba la súper pista de la Mar Bella, y cómo en la de Les

Corts está todo a punto. «Los jóvenes de Nou Barris lo tenemos claro, si fuéramos un barrio para guiris o con poder adquisitivo ya tendríamos un skate park de 5.000 metros cuadrados inaugurado», denuncian los jóvenes en un comunicado.

Fuentes municipales aseguran que las pistas de la Mar Bella y Les Corts se han hecho antes porque sus proyectos estaban hechos con anterioridad y «solo quedaba hacer las obras». Indican también que se está ultimando el proyecto ejecutivo para las de Via Favència, cuyas obras «podrían empezar a finales de año para estar listas antes del primer trimestre del 2015». En Roquetes toman nota. No se les pasará la fecha. A ellos seguro que no.