2 PARTIDOS, 5 DE LOS NIÑOS

Los goles vienen del Barca B, que no de La Masia

Nico celebra el decisivo 3-2 al Barça en el Camp Nou ante el Elche.

Nico celebra el decisivo 3-2 al Barça en el Camp Nou ante el Elche. / Jordi Cotrina

6
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

La necesidad aprieta a Xavi. Y ahoga al Barça, un equipo donde el gol ha sido esta temporada un bien escaso. Un producto caro, al que le resultaba casi imposible adquirir, despojado de su mayor tesoro (Messi), cedido Griezmann en el último día de mercado. No, no era una frase hecha. Ni mucho menos.

El equipo no tenía gol. Tuvo durante años y años, le sobraban tantos que vivía en la opulencia retratada en el tridente formado por Messi-Suárez-Neymar. Aquellos tiempos repletos de glamour y lujo, hasta excesivos, dieron paso a tiempos de miseria y hambre. Xavi, sorprendido como anda porque "el modelo se ha perdido" en ese tránsito, pagó esa grave deficiencia, como antes le ocurrió también a Koeman.

Y como la necesidad aprieta, ahora, pero no entierra, halló la solución donde siempre está, por mucho que se haya olvidado. Si no hay dinero fuera mira en tu casa. En algún cajón encontrarás lo que necesitas para ir tirando. Aunque sea malviviendo.

Sin Ansu, sin Pedri

Con Ansu lesionado (ni un minuto ha jugado aún con Xavi) y Pedri recogiendo premios con smoking y pajarita, mientras sus músculos se recomponen tras un primer año celestial pero devastador para su cuerpo, giró la vista el técnico hacia el Estadi Johan Cruyff. Allí estaba el remedio a sus crónicos problemas con el gol.

Gavi, Nico y Jutglà, los autores de los tres goles del Barça al Elche, en el vestuario del Camp Nou.

/ FCBARCELONA

En sus primeros cinco partidos, el drama era constante. 450 minutos, 4 goles y dos fueron de penalti. El síntoma de la más profunda decadencia. Y tres de esos tantos fueron al Villarreal lo que da la verdadera dimensión del caos ofensivo. Seco se quedó el Barça ante el Betis, Benfica y Bayern. Memphis, con dos goles, uno de penalti, Frenkie de Jong y Coutinho, también de penalti, firmaron esas obras. Cuatro de los jugadores que forman la clase media y clase alta. Una minucia. 

"No había marcado ni un gol en Segunda B y ahora llevo dos con el Barça"

Nico, jugador del Barça

Una minucia porque han llegado los jóvenes para demostrar que al gol se puede llegar de maneras mucho más simples y, sobre todo, más baratas. En los dos últimos encuentros, el Barça ha logrado cinco y ninguno de penalti. Todos proceden del Barça B, que no de La Masia. Nico se ha destapado de manera sorprendente. Incluso para él.

Nico suelta el derechazo que le da el triunfo al Barça sobre el Elche en el Camp Nou (3-2).

/ Jordi Cotrina

"No había marcado ni un gol en Segunda B y ahora llevo dos", dijo el centrocampista, de 19 años, que rubricó el decisivo 3-2 sobre el Elche en un tempestuoso momento donde el Camp Nou se asomaba, de nuevo, al abismo.

 Gavi, con 17 años y 135 días, es el tercer goleador más joven de la historia del Barça tras Ansu (16 años y 304 días) y Bojan Krkic (17 años y 53 días)

Dos de Nico, uno de Abde (20), fichado este pasado verano del Hércules por dos millones de euros, uno de Gavi (17) y otro de Jutglà (22), un delantero a quien el Espanyol decidió no renovar para su filial hace apenas seis meses.

Gavi besa el escudo tras marcar al Elche su primer gol con el Barça.

/ FCBARCELONA

Cohabitan, por lo tanto, dos mundos en esos jóvenes fichados para el Barça B que ahora están solucionando papeletas serias, muy serias, al Barça. Cohabitan los productos trabajados a fuego lento, tipo Nico. Pudo irse este pasado verano, libre como estaba (acababa su contrato el 30 de junio del 2021), tentado por muchas ofertas. Pero decidió quedarse.

Gavi es obra de la captación, astuta e inteligente del Barça en Andalucía, a quien su talento salvaje le ha permitido protagonizar una irrupción descomunal. "Estoy muy contento por mi primer gol" contó el joven, de 17 años y 135 días, que se ha colado en la historia tras Ansu (16 años y 304 días) y Bojan Krkic (17 años y 53 días) como el tercer goleador más joven del Barça.

"Este niño es una máquina"

"Este niño es una máquina", decía eufórico Araujo camino del vestuario del Camp Nou tras el sufrido triunfo sobre el Elche. Iba el central uruguayo detrás del joven andaluz que puso patas arriba el Camp Nou, que terminó coreando su nombre, entregado a su irreverencia y desparpajo que ha sido una aparición luminosa en momentos tan críticos para el Barça-

Abde en la volea del segundo gol azulgrana

/ .

Abde, en cambio, es una apuesta de club para reforzar el Barça B. Apuesta que se pudo hacer porque la venta de Ilaix Moriba (15 millones de euros) al Leipzig dejó liquidez para contratar al descarado extremo marroquí. También escogió el club a Jutglà, un delantero que ha transitado carreteras secundarias antes de ser elegido por el Espanyol para su cantera donde se formó como delantero polivalente.

Un extremo disfrazado de 'nueve'

Es extremo y no un nueve puro aunque debutara como titular en el Camp Nou en el centro del ataque (mide 1.75 m), pero está acostumbrado a pelearse con centrales expertos, que hacen del oficio de defender una cuestión casi de vida o muerte deportiva.

Acostumbrado como está Jutglà desde su época en el primer equipo del Sant Andreu, allí lo cedió el club perico, a pelear con tipos más grandes que él. Estuvo también en el Valencia en ese período de formación, pero no se lo quedaron porque volvió al Espanyol B, donde jugó dos temporadas antes de enfilar su ruta hacia el Estadi Johan Cruyff.

"Al acabar el entrenamiento, Xavi me dijo: ‘Hoy juegas, eh! ¡No debes hacer nada del otro mundo! ¡Has de hacer lo que sabes hacer y por lo que estás aquí!"

Jutglà, jugador del Barça B

"Al acabar el entrenamiento del sábado , Xavi se acercó y me dijo: ‘Hoy juegas, eh! ¡No debes hacer nada del otro mundo! ¡Has de hacer lo que sabes hacer y por lo que estás aquí! Tienes que generar ocasiones para el equipo, para ti y estirar el equipo al máximo", admitió asombrado el delantero nacido en Sant Julià de Vilatorta.

Jutglà cabecea el 1-0 al Elche en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

En una semana, dos partidos y tres goles con el primer equipo azulgrana. Viaje a Arabia Saudí y gol a Boca. Retorno al Camp Nou, cabezazo y gol (el primero de córner de esta temporada) después de arrancar el encuentro contra el Elche con un tanto anulado por fuera de juego. "Yo venía aquí para sumar, soy jugador del Barça B, ese es mi equipo", recalcó tras recordar que siguió las órdenes de Xavi. Disciplinado como siempre ha sido así. Y terco porque el final de su etapa en el Espanyol, que duró hasta nueve temporadas, no le desanimó.

En una semana, Jutglà ha marcado tres goles (uno anulado) en su estreno con el Barça tras ser descartado por el Espanyol

Noticias relacionadas

"Me dijo que atacara el primer palo en el córner y eso es lo que hice"; dijo Jutglà. "A mi, Xavi me dijo que encarara y yo encaro", reveló Abde la semana pasada en Pamplona.

El mensaje de Xavi cala en los jóvenes

El técnico ve como su mensaje cala a la primera entre los jóvenes, procedentes todo del Johan Cruyff, aunque algunos no hayan ni pisado La Masia. Con los niños todo va bien, el problema ahora son los otros, abandonado y perdido el modelo que ahora intenta recuperar desesperadamente Xavi.

Los goles del Barça de Xavi

Cuatro tantos en los cinco primeros partidos

Barça-Espanyol (1-0)

Memphis (penalti)

Barça-Benfica (0-0)

Villarreal-Barça (1-3)

De Jong, Memphis, Coutinho (penalti)

Barça-Betis (0-1)

Bayern-Barça (3-0)

Cinco tantos en los dos últimos encuentros

Osasuna-Barça (2-2)

Nico, Abde

Barça-Elche (3-2)

Jutglà, Gavi y Nico