"HAY QUE SACAR EL ORGULLO, PASAREMOS", DICE LAPORTA

Bayern-Barça, mucho más que un partido

Ter Stegen detiene un balón en el entrenamiento de Barça en el Allianz Arena de Múnich.

Ter Stegen detiene un balón en el entrenamiento de Barça en el Allianz Arena de Múnich. / FCBARCELONA

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Transitando por la cornisa anda el Barça en Europa desde hace años. La corona de Berlín ha envejecido tan pronto que seis años y medio más tarde parece que haya transcurrido una eternidad. En Múnich se juega mucho más que un partido de fútbol.

Andan en juego terribles consecuencias deportivas (no llegar a los octavos de final implicaría retornar a los duros años del gasparismo cuando Laporta, en el inicio de su primer mandato, junio del 2003, topó con un equipo que jugaba entonces la Copa de la UEFA) sino profundas secuelas económicas porque el club dejaría de ingresar 20 millones de euros.

"Hay que sacar el orgullo y la dignidad. Estoy confiado en que pasaremos", ha proclamado Joan Laporta, el presidente del Barça, justo antes de entrar en la comida oficial con los representantes del Bayern. "He hecho lo que se hace en las iglesias y la catedral de Múnich es muy bonita", ha revelado después de su visita matinal al templo alemán.

Aunque el verdadero problema anidaría, si el conjunto de Xavi no es capaz de ganar al Bayern (el camino más directo a los octavos) o se da un tropiezo del Benfica (le vale el empate o la derrota), en que el Barça se empequeñecería al máximo.

El pasado triunfal azulgrana resulta cada vez más lejano, asomándose al precipicio de perder un lugar que parecía fijo en la elite, mientras el presente ahoga a Xavi, que se presenta en Múnich, en la casa "de uno de los mejores equipos del mundo", como él mismo ha dicho, sin recursos ofensivos, desprovisto de Ansu.

Joan Laporta desciende del avión a su llegada a Munich donde el Barça se enfrentará al Bayern

/ FCB

El ‘factor Dembélé’

No se trata de "un milagro", como le preguntaron al técnico en una breve comparencia de prensa telemática (no duró ni un cuarto de hora), sino de ganar un partido en Europa, algo que el Barça de Koeman y Sergi solo ha logrado en dos de los cinco encuentros (ambos ante el Dinamo de Kiev).

"Tenemos por delante una etapa esplendorosa, pero esto requiere un tiempo"

Laporta, presidente del Barça

"¿Miedo? Estos partidos de cara o cruz siempre provocan respeto. Pero estoy deseando que llegue ya", ha dicho Laporta, convencido de que el Barça "sacará el orgullo y la dignidad y pasaremos la eliminatoria", ha subrayado el dirigente azulgrana. "Tenemos por delante una etapa esplendorosa, pero esto requiere un tiempo".

"Yo no veo que sea tan milagro ganar en Múnich, somos el Barça. La historia dice que el Barça no ha ganado nunca aquí, pero la historia también está para romperla"

Xavi, técnico del Barça

"¿Por qué no?" se preguntó el técnico antes de responderse a sí mismo. "Yo no veo que sea tan milagro ganar en Múnich, somos el Barça. La historia dice que el Barça no ha ganado nunca aquí, pero la historia también está para romperla", reclamó Xavi, convencido de que Dembélé "puede ser un jugador importantísimo que marque diferencias".

Dembélé entra en el Allianz Arena de Múnich para realizar el entrenamiento con el Barça.

/ FCBARCELONA

El problema es la tradicional irregularidad del Barcelona, esté quien esté en el banquillo (seis partidos de Champions, tres entrenadores distintos), mientras el Bayern, de la mano de Nagelsmann, el técnico que quiso fichar Laporta nada más ganar las elecciones, es un prodigio de extrema fiabilidad. Lo quiso el presidente azulgrana, pero no pudo porque no tenía los 25 millones de euros que abonó el club bávaro para quedárselo.

Xavi Hernández con el equipo técnico a su llegada a Munich

/ FCB

El Barça es un equipo sin gol. Al Bayern Múnich, en cambio, se le caen los goles allí por donde pasa. Nadie ha marcado tanto (suma 19 en cinco partidos) en esta Champions. Yno tiene tampoco Xavi un delantero tan certero comoLewandowski. "Hay que intentar sacarlo del área lo máximo posible porque ahí es definitivo", subrayó el técnico.

"Hay que tener paciencia"

Alejar al polaco de su hábitat natural (el área) es un objetivo fundamental para un Barça que jugará dos partidos en una misma noche. El de Múnich, obligado a quebrar una racha histórica, apelando el técnico a sus jugadores con un mensaje contundente:"Espero que no nos afecte psicológicamente las últimas derrotas", afirmó en alusión, aunque no las citó directamente, al 2-8 de Lisboa (agosto del 2020) y el 0-3 del Camp Nou (septiembre del 2021).

"Les digo a mis jugadores que la presión es para mí, yo estoy aquí para ayudarles"

Xavi, técnico del Barça

"Les digo a mis jugadores que la presión es para mí, yo estoy aquí para ayudarles", dijo Xavi, cuyo discurso fue completamente realista. "No es el mejor escenario, es una papeleta complicada. Pero lo intentaremos", proclamó el técnico. No piensa el Barça en ese posible descenso a la segunda división europea, con el drama económico que desencadenaría.

Noticias relacionadas

Asumiendo, además, Xavi que toda reconstrucción es un proceso complejo y dificultoso. "Hay trabajo, mucho trabajo por delante. Esto no es de un día para otro. Hay que tener paciencia", reclamó el técnico, quien no lleva ni un mes en el cargo, prisionero, como le sucedió en su día a Koeman, de una decadencia deportiva que lleva al Barça al borde de la cornisa en Múnich.