SÚBITO FALLECIMIENTO

La muerte de Francesc Arnau impacta al fútbol

  • El exportero del Barça, que ejercía de director deportivo del Oviedo, fue hallado sin vida en circunstancias que se investigan.

  • Su desaparición, a los 46 años, desató innumerables muestras de dolor de cuantos le conocieron 

Arnau despeja un balón en un partido del Barça en el Camp Nou.

Arnau despeja un balón en un partido del Barça en el Camp Nou. / EP

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Francesc Arnau causó un impacto en el mundo del fútbol cuando iba a oficiarse la última jornada de la Liga, la más trascendental por decisiva en el reparto de premios y castigos a toda una temporada. Todo perdía relevancia con el fallecimiento repentino, inesperado, del exportero del Barça, de 46 años, –su cuerpo fue hallado junto a un acceso ferroviario en Oviedo en circunstancias que se investigan– y, sobre todo, por la talla humana que le distinguió.

Arnau estaba ejerciendo de director deportivo del Oviedo desde 2019 y el viernes había participado en reuniones preparatorias para la próxima campaña, con el primer equipo azulón ya salvado en Segunda. Horas más tarde, por la noche, fue hallado su cuerpo sin vida, dejando viuda y dos hijos. El Oviedo aplazó su partido frente al Mirandés, así como todos los partidos que iban a disputar todos los equipos del club.

Arnau charla con Luis Enrique.

/ EP

Tan pronto se conoció la noticia, no cesaron las reacciones de dolor y pesar de todas aquellas personas que conocieron a Arnau durante su dilatada trayectoria en el Barça (desde la cantera hasta el primer equipo), el Málaga (defendió la portería desde 2001 a 2011 y luego fue ejecutivo de la cantera y director deportivo hasta 2018) y el Oviedo. Aunque no pertenecieran a ninguna de las tres entidades, como hicieron, por ejemplo, el Real Madrid y el Sporting.

‘Arni’ debutó en un Barça-Atlético en 1996 pero su sonada eclosión fue ante el Arsenal en Wembley (2-4) en una espectacular noche

El cuarto portero

Arnau (Les Planes d’Hostoles, Girona, 23 de marzo de 1975) debutó con el Barça el 19 de noviembre de 1996 frente al Atlético de Madrid (3-3), a los 21 años en ausencia de los tres porteros del primer equipo: Vítor Baia había marchado con su selección, Carlos Busquets estaba enfermo, y Julen Lopetegui, de baja por lesión. Tardó dos temporadas en firmar las dos siguientes apariciones, hasta su sonada eclosión en el templo de Wembley y en la Champions: frente al Arsenal, con victoria del Barça (2-4). «Yo tenía mucha confianza antes de empezar, pero se lo tenía que demostrar a los demás», dijo Arnau al final del encuentro.

Van Gaal le dio la titularidad para forzar la reacción de Ruud Hesp, titular hasta entonces. «Van Gaal tiene derecho a cambiar. Un portero tiene que ganar puntos y yo no lo he hecho», aceptó el meta holandés. Arni, como le llamaba Frans Hoek, el entrenador de porteros, permaneció bajo los palos hasta febrero, tras una derrota en el Bernabéu, en la que Van Gaal recuperó a Hesp.

Noticias relacionadas

En la temporada siguiente (00-01), una desgracia cerró su etapa azulgrana: se rompió el ligamento lateral interno de la rodilla derecha frente al Brujas, y no volvió a jugar. En junio fue traspasado al Málaga, donde defedió el marco blanquiazul durante diez temporadas. Hasta el 21 de mayo de 2011, frente al Barça, en la Rosaleda. Fue su último partido. Se despidió entre lágrimas. Ahora lloran los demás.