DOS DESGRACIAS

Fati y Coutinho: el menisco lo rompe todo

  • Los dos delanteros del Barça, con una lesión parecida, corren el riesgo de perderse la temporada

  • Fati: operado en noviembre por el doctor Cugat de una rotura en el menisco interno de la rodilla izquierda

  • Coutinho: operado en enero por el doctor Monllau de una rotura en el menisco externo de la rodilla izquierda

  • Los dos jugadores han buscado otras opiniones médicas en la desesperación por su lenta recuperación

Coutinho felicita a Ansu Fati por su gol al Villarreal en el primer partido de Liga.

Coutinho felicita a Ansu Fati por su gol al Villarreal en el primer partido de Liga. / Joan Monfort

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Solo les separan los diez años de diferencia. Por lo demás, el calvario que viven es idéntico. La crucial temporada que iban a afrontar ambos ha saltado por los aires. El menisco, uno de sus respectivos meniscos, lo ha roto todo. Ni en las peores pesadillas podían imaginar que se pasarían la campaña en blanco, como las negras perspectivas sugieren ahora ante los graves problemas de su rehabilitación.  

Laporta acude a Sant Joan Despí a dar ánimos a Fati

La de Ansu Fati (18 años) era la temporada de la confirmación tras su espectacular irrupción en la campaña anterior (33 partidos, 8 goles) y la cadena de recórds que ligó: goleador más joven del Barça en la Liga y goleador más joven de la historia en la Champions y en la selección. Todo antes de ser mayor de edad.

Comenzaba el ejercicio con cinco goles en los primeros diez partidos. Había cambiado el entrenador, pero ni lo notó: seguía siendo titular, un privilegio merecidamente ganado. Pero llegó el undécimo ante el Betis. Se coló en el área, más rápido que Mandi, y el defensa verdiblanco le derribó. La ultima aportación de Ansu fue el penalti que Claudio Bravo paró a Antoine Griezmann.

Fati, dolorido, se queja de la rodilla tras la entrada de Mandi en el Barça-Betis de noviembre..

/ Javi Ferrandiz

El primer contratiempo

Dos días después (9 de noviembre), el joven futbolista guineano pasaba por el quirófano del doctor Ramon Cugat. Una eminencia en lesiones de rodilla que le suturó el menisco interno de la rodilla izquierda para preservárselo y evitar así futuras lesiones en la articulación. Estuvo cinco días ingresado, y esa tardanza en salir de la clínica fue el primero de los contratiempos. Que aún no se han acabado.

El miércoles, sin ir más lejos, Fati y su padre viajaron hasta Lyon (Francia) para visitar al doctor Bertrand Sonnery-Cottet, otro especialista, que le aconsejó retomar los entrenamientos a un ritmo progresivo para comprobar cómo respondía la rodilla izquierda y decidir, en función de eso, si debía ser operado de nuevo. Entre noviembre y marzo, pese al secretismo que ha rodeado la rehabilitación del delantero, trascendió que había sido intervenido otra vez. Para «un tratamiento biológico regenerativo en la rodilla», adujo el Barça en enero.

«Le hemos dado ánimos y estoy convencido que se recuperará bien», dijo Joan Laporta este viernes tras una visita a la ciudad deportiva de Sant Joan Despí, según declaró el presidente azulgrana a Cuatro.

Coutiho se duele de la rodilla tras lesionarse en el Barça-Eibar de diciembre.

/ Pau Barrena / Afp

Mismo caso, otras manos

El mismo desalentador panorama se dibuja para Coutinho (28 años), que volvía al Barça tras su cesión al Bayern de Múnich. La temporada de la redención será una temporada perdida. Duró más el brasileño que el guineano, lesionado el 30 de diciembre en el partido ante el Eibar y operado el 2 de enero tras 14 partidos y 3 goles.

Noticias relacionadas

El doctor Joan Carles Monllau reparó la rotura del menisco externo de la rodilla izquierda que se produjo Coutinho al intentar una finta sobre un rival. Tres meses de baja era el plazo diagnosticado para otro hombre récord: el fichaje más caro de la historia. Y, al igual que Fati, la desdicha le ha perseguido. Le persigue.

Coutinho ha buscado otra opinión por las inflamaciones que registraba la rodilla. Se desplazó más lejos. La del doctor belga Pieter d’Hoogue, que opera en Doha (Catar) que le habría aconsejado la extirpación de un quiste como causante de los derrames de líquido sinovial. El retraso en la rehabilitación impide aventurar cuándo reaparecerá.