Ir a contenido

"JODER, ESTOY SUPERFELIZ", DICE

Ansu Fati es el goleador más joven de la Champions

El delantero bate el récord histórico de precocidad de Ofori-Quaye al anotar el 1-2 del Barça sobre el Inter a los 17 años y 40 días

"Nos encanta que el nuevo registro sea nuestro y que hayamos ganado con goles de dos jugadores de la cantera", destaca Valverde

Joan Domènech

Ansu Fati, aupado por Todibo, tras marcar el 1-2 del Barça sobre el Inter.

Ansu Fati, aupado por Todibo, tras marcar el 1-2 del Barça sobre el Inter. / luca bruno (ap)

Tenía tiempo hasta el 13 de mayo del 2020 para batir el récord del goleador más joven de la historia de la Champions. Pero Ansu Fati decidió reescribir la historia del fútbol el 10 diciembre del 2019 y arrebatar la marca que tenía Peter Ofori-Quaye con 17 años y 195 días. Ansu Fati estableció el nuevo registro de precocidad en 17 años y 40 días.

"Joder, estoy superfeliz", confesó el nuevo genio del Barça.  "Me quedé muy sorprendido porque el campo quedó en silencio", admitió Fati de las dificultades para asimir "todo lo que está pasando". Y la velocidad con que está pasando. 

El segundo récord

El récord de Ofori-Quaye (nacido el 21 de marzo de 1980) ha durado 22 años desde que marcara para el Olympiacos en un duelo de Champions ante el Rosenborg en octubre de 1997. Fue el gol del honor en una contundente derrota (5-1). Al futbolista ghanés le ha superado otro jugador africano, pero ese tanto ha sido mucho más valioso: ha dado el triunfo al Barça en el campo del Inter de Milán (1-2). Un triunfo innecesario, por cuanto los azulgranas ya estaban clasificados como primeros de grupo, aunque ha condenado a los italianos a la Liga Europa.

Todibo, el primero en felicitar a Fati. / ISABELLA BONOTTO (aFp)

"Cuando marqué, me quedé pensando: ¿qué acabo de hacer?", confiesa Ansu de un gol de dimensiones planetarias

Ansu Fati ha necesitado muy poco tiempo para convertirse en un referente histórico. Ya lo fue al debutar con 16 años en el primer equipo del Barça y erigirse, con un gol a Osasuna en El Sadar, en el más joven de la historia azulgrana que marcaba en la Liga (16 años y 298 días). Eso sucedió el 31 de agosto. Y aquel día arrebató el récord a Bojan Krkic.

1 minuto y 39 segundos después

Entró desde el banquillo, en el descanso, por Semedo, para enderezar un marcador que andaba torcido. Tardó 5 minutos en anotar el 1-1 de un cabezazo (m. 51). En San Siro entró más avanzado el encuentro (m. 84). Apenas 1 minuto y 39 segundos después de pisar el césped sustituyendo a Carles Pérez, Ansu Fati soltó un latigazo con la derecha muy ajustado al poste que hizo inútil la estirada de Handanovic y le envió a los libros de historia.

El anterior  registro era de Ofori-Quaye, que marcó con 17 años y 195 días

"Cuando marqué me quedé pensando: ¿qué acabo de hacer?", confesó, repitiendo la misma estupefacción que expresó en Pamplona, con el recordado tanto. En Milán, revivió el sueño, aunque el tanto adquirió una dimensión planetaria. 

Fati conecta el derechazo que batió a Handanovic. / LUCA BRUNO (ap)

"Ansu tiene un talento increíble", reconocía Carles Pérez, el otro goleador del Barça. En ellos dos se apoyó Valverde a inicios de Liga cuando coincidieron las lesiones de Messi y Suárez. Ambos respondieron con goles. Como en San Siro.

"Estoy muy feliz. Era mi debut en la Champions, y marcar en un estadio tan mítico como este es un sueño", explicó Pérez, que tras el encuentro se hizo una foto con Fati. Era un foto con mensaje: "Los dos somos un ejemplo para La Masia y la demostración de que el Barça confía en la cantera".

Doble felicitación

Lo refrendó Ernesto Valverde, que felicitó a Fati por su récord y a Pérez por su gol. "Era un partido complicado para el que jugara de inicio porque enfrente tenía defensas experimentados y un equipo al que no le suelen meter goles", destacó el entrenador. "Nos encanta que el récord sea nuestro y que hayamos ganado con goles de dos jugadores de la cantera", dijo Valverde como respuesta a las críticas que ha recibido por la escasas oportunidades que da a las jóvenes promesas.

Suárez y Fati se despiden del interista Lautaro. / MIGUEL MEDINA (AFp)

Valverde también reivindicó la seriedad y el compromiso del Barça con la competición. Lejos de viajar con la mentalidad de turista, compitió y se llevó los tres puntos con un once experimental. En la alineación y en el sistema táctico, que cambió por los jugadores que había elegido.

No faltó, claro, la pregunta sobre el clásico. "Lo llevamos jugando desde octubre", dijo para manifestar su hastío por el duelo del 18 de diciembre. "Espero que se dispute de manera normal y que la gente pueda reivindicar cosas. Tengamos más o menos dificultad para llegar al estadio, es hora de que se juegue".