BARÇA-HUESCA ESTE LUNES

Koeman: "Todo el mundo está enchufado y se nota en el campo"

  • El técnico azulgrana atribuye a la buena predisposición de sus jugadores la progresión en la Liga

  • El once barcelonista se situará a cuatro puntos del Atlético si vence al Huesca este lunes

  • El entrenador holandés elogia la actuación de sus hombres ante el PSG y lamenta el mismo defecto de siempre.

  • "Lo máximo que puede pedir un entrenador a sus jugadores es el partido de París, pero, claro, con más efectividad", dice

Ronald Koeman chilla en el Parque de los Príncipes durante el partido ante el PSG.

Ronald Koeman chilla en el Parque de los Príncipes durante el partido ante el PSG. / Gonzalo Fuertes / Reuters

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Ronald Koeman está contento con el desarrollo de la temporada y la actitud que observa en sus jugadores. Por más que se hayan escapado dos títulos (la Supercopa y la Champions), quedan dos: la final de Copa y la Liga, que el Barça empieza a ver cercana. El Atlético está a tiro: una victoria sobre el Huesca este lunes por la noche acercaría a los azulgranas a 4 puntos. La diferencia llegó a ser de 11 puntos.

 «Todos están enchufados y eso se nota en el campo», dijo el entrenador, orgulloso de la respuesta de la plantilla y de su labor, que con el tiempo ha situado al Barça a un lugar más adecuado a su categoría: arriba, en disposición de pelear por el título.

Están enchufados los titulares, porque juegan; los jóvenes, que «se merecen los elogios, son justos, y tienen un gran futuro»; los «mayores» también, por «la entregar y la energía» que aportan e incluso los lesionados por la dedicación que demuestran al querer regresar los más pronto posible al equipo. Mencionó Koeman a Sergi Roberto, que recayó poco después de reaparecer; lo mismo le pasó a Araujo, a quien espera alinear este lunes -se entrenó con normalidad-, y a Piqué, de nuevo en la enfermería tras reaparecer con urgencia en la ida del PSG.

Pjanic, Griezmann, Araujo, Dest y Busquets, en el entrenamiento.

/ FCB

El pero de siempre

Pervivía en la mente del entrenador el satisfactorio recuerdo más inmediato del equipo: el partido de París, aunque el empate quedó muy lejos del resultado necesario para remontar. «Lo máximo que puede pedir un entrenador a sus jugadores es el partido de París», admitió Koeman, elogioso por el abrumador primer tiempo, aunque añadió un «pero». El pero de toda la temporada: la falta de efectividad. Un defecto que se repitió en el Parque de los Príncipes.

«Hemos perdido muchos puntos por no tener la efectividad que ha de tener un equipo como el Barcelona»,

Ronald Koeman / Entrenador del Barça

«Me dijeron que en el 6-1 no tuvieron la cantidad de oportunidades que creamos nosotros», dijo, para subrayar la capacidad ofensiva de su equipo y, a la vez, la dimensión del problema. Le dijeron bien: en el célebre 6-1 (16-17), el Barça remató 17 veces, 7 entre los tres palos, y metió 6 goles. Aquel PSG chutó 7 veces (3 bien), con un gol. El miércoles, el Barça conectó 20 tiros (10 bien) y dejó a los parisinos con 5 oportunidades (3).

Araujo, Riqui, Dembélé, Messi y Griezmann, en un rondo del entrenamiento de este domingo.

/ FCB

El Atlético, sin debilidades

Noticias relacionadas

«Hemos perdido muchos puntos por no tener la efectividad que ha de tener un equipo como el Barcelona», denunció. Reconocía el técnico azulgrana que esta falta de acierto también condenó al Atlético ante el Getafe, dando a entender que no reconoce debilidades en el líder pese a que solo ha ganado tres de los últimos ocho partidos.

Tampoco quería vender la piel del oso antes de cazarlo, aunque el Huesca no es precisamente el más temible de la Liga. «Son los últimos, pero he visto partidos suyos y no será fácil», valoró Koeman, que se ha abonado al ritmo del «partido a partido», sin querer adentrarse aún en el futuro que le espera a él y al club con la llegada de Joan Laporta. Han hablado ya "cortito y de varias cosas" cuando coincidieron en el vuelo y la estancia en París, pero ambos esperan a profundizar en la planificación deportiva a partir de que se celebre la toma de posesión este próximo miércoles.