21 oct 2020

Ir a contenido

EL PROYECTO DE KOEMAN

El Barça se reconstruye desde la defensa

Koeman parte de la necesidad de apuntalar la última línea para corregir la fragilidad que mostró durante toda la temporada

Las dudas sobre los laterales se extienden a los centrales: el club quiere fichar uno aunque ya hay cinco en la plantilla

Joan Domènech

Gerard Piqué, en el entrenamiento del martes.

Gerard Piqué, en el entrenamiento del martes. / fc barcelona

El cambio que operará el Barça de Ronald Koeman se verá desde el primer día. Será bien visible, aunque seguramente provisional. El Barça ensayará en los amistosos, y comenzará la competición con Neto bajo los palos porque Ter Stegen está lesionado. Las diferencias con el equipo que debería quedar enterrado para siempre bajo la pesada losa del 2-8 deberán extenderse a otras demarcaciones y a todas las líneas. 

El estrepitoso 2-8 no solo certificó el indisimulable final de un ciclo, sino que incidió en uno de los grandes problemas que afectó al Barça: la fragilidad defensiva. El equipo que comandaron Ernesto Valverde y Quique Setién encajó un gol por partido en la Liga (38 en 38 partidos), el tercer peor promedio de los últimos años. El que le emparentó con el Barça de Rijkaard, el último que se quedó sin ganar ningún título.

El Barça de Tito Vilanova recibió dos goles más (40), pero esa sustancia diferencia, esa lacra, se equilibró con los goles marcados. El de Rijkaard anotó 76 y encajó 43; el de Setién, 86 y 38. El de Tito marcó 115.

El tercer fichaje

Recuperar una defensa solvente es el objetivo de Koeman en el campo de entrenamiento mientras el foco de la secretaría técnica busca por el mercado un delantero centro (Memphis Depay y Lautaro Martínez son los principales candidatos) y un centrocampista (Georginio Wijnaldum es el preferido). La adquisición de un central (el joven Eric Garcia) es otra de las pretensiones azulgrana.  

Neto (5 partidos en el último curso), empezará la Liga por la lesión de Ter Stegen, de baja hasta noviembre

Por la defensa empezará a trabajar Koeman, en correspondencia al puesto que ocupó y en el que se consagró en Holanda (campeón de Europa con el PSV y con la selección) y con el Barça (cuatro Ligas y el gol de Wembley).

Nada puede hacer el técnico para acelerar la recuperación de Marc-André ter Stegen, que se operó a mediados de agosto del tendón rotuliano de la pierna derecha y cuya reaparicion se prevé para noviembre. El club y Koeman confían en Neto, adquirido -intercambiado- con Cillesen el verano pasado.

Jordi Alba, en el enrenamiento matinal del miércoles. / FC bArceLONA

Laterales bajo sospecha

El problema, deducen, no está en la portería (Neto jugó cinco partido en el último curso), sino en la defensa. Nelson Semedo es titular discutido, soterradamente colocado en el mercado. Jordi Alba salva su continuidad por la ausencia de un recambio de garantías, aunque el club pretende revisar a la baja su contrato. Junior Firpo no ha ofrecido competencia. El club pensaba incluirlo en la operación del fichaje de Lautaro, pero el Inter ha optado por el veterano Kolarov (34 años), del Roma.

Umtiti recibió el alta del covid-19; aún falta el de la rodilla izquierda

Moussa Wagué, en la banda derecha, tampoco amenazó a Semedo, por lo que fue cedido al Niza y Sergi Roberto tuvo que volver a la condena de la defensa, cuando se le quería utilizar de interior. Juan Miranda, el tercer lateral izquierdo, fue cedido sin suerte al Schalke 04 (12 partidos jugados).

También se dejó marchar al Schalke a Jean-Clair Todibo, hipotético recambio como central de Gerard Piqué. Luego lo fue Ronald Araujo, del Barça B, par dar algún respiro a la pareja de centrales, porque Samuel Umtiti estuvo más en la enfermería que en el terreno de juego. Ahora está en el mercado. 

Semedo, De Jong y Fati, durante el calentamiento. / FC BARCELONA

Alta de Umtiti

Piqué dio los primeros síntomas de ineficacia. No tanto por su resistencia física (jugó 45 partidos de 51, como Ter Stegen, dos menos que Griezmann) sino porque no llegó a todo: vio 15 tarjetas y cumplió tres ciclos de amonestaciones. Lenglet fue expulsado dos veces.

Umtiti recibió una de las dos altas médicas: la relacionada con el positivo de covid-19. Falta la más importante: la que indique que se ha recuperado de la  lesión que arrastra desde hace dos temporadas en el cartílago de la rodilla izquierda.