26 feb 2020

Ir a contenido

JORNADA SOLIDARIA

El Barça reparte sonrisas

La plantilla azulgrana entrena con las puertas abiertas y luego visita a los niños ingresados en los hospitales

Joan Domènech

Frenkie de Jong firma una camiseta que sostienen Samuel Umtiti y Josep Maria Bartomeu, el presidente del Barça, en el Hospital de Nens.

Frenkie de Jong firma una camiseta que sostienen Samuel Umtiti y Josep Maria Bartomeu, el presidente del Barça, en el Hospital de Nens.

No debían estar de humor después de dejar escapar dos puntos en el epílogo del derbi, pero tuvieron que hacer una breve reflexión para calibrar qué era lo más importante. Y lo más importante no era digerir otro tropiezo con mala cara, sino transmitir y repartir alegría. Y felicidad. Porque hay mucha gente peor que unos futbolistas que han empatado un partido.

Y a ellos, a quienes están muy lejos del estándar de felicidad, debían consagrar la jornada. La de la visita anual de los jugadores del Barça por los hospitales, anticipándose a la también esperada y deseada llegada de los Reyes Magos. Una tradición junto con el entrenamiento de puertas abiertas, ahora que todos son cerrados, que se trasladó al estadio Johan Cruyff. El Miniestadi ya no existe, derruido. La menor capacidad del nuevo campo redujo la asistencia a 5.668 personas, contó el club.

De Jong disimuló su disgusto por la roja en el Hospital de Nens al lado de Umtiti y Bartomeu

Un ejemplo a seguir

"Es muy bonito poder compartir momentos con nuestra africion, son ellos los que nos dan fuerzas cuando las cosas van mal", explicó Antoine Griezmann, que vivía su primera experiencia solidaria con el Barça. Igual que Junior Firpo. "Espero que los niños hayan disfrutado", dijo el exlateral del Betis, a quien la jornada le parecía "una idea genial, todos los clubs deberían hacer esto".

Los titulares (excepto Rakitic) hicieron una sesión más liviana que el resto. El entrenamiento fue de pago (3 euros), y la recaudación se entregará al Hospital Sant Joan de Déu, uno de los recintos a los que asistió una representación azulgrana.

Messi y Suárez, con los pacientes de casa Ronald McDonald. / LLUÍS GENÉ (AFP)

Messi y Suárez fueron juntos como siempre, Riqui Puig ascendió por un día y Dembélé no visitó

Una de las más numerosas por el volumen de pacientes infantiles. Allí acudieron Busquets, Junior, Todibo, Fati y Griezmann. Cinco fueron también los jugadores que acudieron al Vall d’Hebron: Neto, Iñaki Peña, Piqué, Semedo y Arthur.

Frenkie de Jong rumió su disgusto por la expulsión con Umtiti y el presidente Josep Maria Bartomeu en el Hospital de Nens. Messi y Luis Suárez, juntos como siempre, fueron a la Casa Ronald McDonald. Y a Riqui Puig, por un día, le ascendieron al primer equipo. Acompañó a Carles Pérez al Cottolengo Padre Alegre. El nombre de Ousmane Dembélé no apareció en ningún centro hospitalario.